¿La Atlántida fue encontrada gracias a Google Earth?

¿La Atlántida fue encontrada gracias a Google Earth?

- en Curiosidades y rarezas, Videos
653
57

Atlántida, el continente sumergido

Hace unos dí­as, utilizando la nueva versión de Google Earth -que ahora permite una detallada exploración de los océanos- el británico Bernie Bamford detectó una inusual formación sumamente regular al oeste de las islas Canarias, con el aspecto de una ciudad sumergida. ¿Se trataba acaso de la mí­tica Atlántida?

La noticia circuló por Internet a gran velocidad, y muchos usuarios de Google Earth se dedicaron a observar el fenómeno con sus propios ojos, y también a comentarlo profusamente. Las especulaciones que circularon por la Red fueron innumerables, pero por supuesto, la teorí­a que más fuerza habí­a adquirido era que la estructura sumergida no era mi más ni menos que la representación de los restos de la legendaria Atlántida, la isla que fue devorada por las aguas luego de un maremoto, según cuentan las leyendas.

¿La Atlántida fue encontrada gracias a Google Earth?

La imagen observada por el ingeniero aeronáutico Bernie Bamford -y que cualquier usuario del software Google Earth puede ver también si se ubica al oeste de Africa- es la que se encuentra aquí­ arriba. Se trata de una serie de «canales» sumamente regulares, que de ninguna manera podrí­an haberse producido por procesos naturales. Su disposición recuerda a la de las calles de una ciudad. ¿La Atlántida, tal vez? La imaginación de la gente se encendió ante la posibilidad de haber descubierto la ubicación de uno de los mitos más famosos de nuestra Historia.

¿La Atlántida fue encontrada gracias a Google Earth?

Por supuesto, no podí­a pasar mucho tiempo sin que aparezca una explicación razonable, y la respuesta al enigma provino precisamente de Google, a través de su blog oficial. Para la decepción de los amantes de los fenómenos sobrenaturales, las lí­neas que atravesaban el fondo del mar con tanta regularidad, son en realidad marcas de sonar producidas por los buques que rastrean las profundidades oceánicas. Estos rastreos se ejecutan en un patrón en forma de cuadrí­cula, lo que en este caso contribuyó a alimentar las expectativas del descubrimiento de la Altántida.

Lo cierto es que pese a la falsa alarma, Google Earth es una herramienta muy potente, compuesta de imágenes terrestres, aéreas y satelitales que nos permiten observar hasta el último rincón de nuestro planeta. Y aunque en esta oportunidad no sirvió para encontrar a la Atlántida, este notable software se utilizó para otros importantes descubrimientos, como por ejemplo los restos de una villa de la época del Imperio Romano y una selva en Mozambique que jamás ha sido pisada por el ser humano.

57 Comments

  1. Ví­ctor:
    Ya leí­ lo que escribiste en otro blog, así­ que ordenemos el asunto y partamos por el principio.
    Comencemos con una pregunta simple y directa.
    ¿Diaz-Montexano encontró una isla de anillos concéntricos que tenga las mismas caracterí­sticas que las descritas por Platón y que tenga las mismas dimensiones?
    Sí­ o No.
    La pregunta no es capciosa, sino directa, ya que la descripción de dicha nesos abarca gran parte de los diálogos y allí­ se entrega un gran número de detalles geográficos mesurables.
    Si tiene la ubicación exacta, basta con indicar las coordenadas.
    Salu2,
    David

  2. ¿Alguien conoce los peces de rí­o llamados Beta?
    Son peces multicolores, los hay rojos, azules, verdes, blancos, calipsos y todas las combinaciones que se les ocurra. Estos pequeños arcoí­ris son especiales para tenerlos en peceras esféricas, donde la bomba de aire podrí­a verse antiestética, ya que una de las gracias que tienen, es el poder vivir en agua sin recirculación de oxí­geno.
    Si están pensando tener estos pequeños pavorreales en su pecera, no se apuren, porque se trata de peces agresivos que no toleran la compañí­a de sus congéneres y se pelearán “desplumándose” hasta que en su pecera quede uno solo.
    Si consiguen un Beta y lo dejan nadar solo en su pecera, lamentablemente sus colores se volverán opacos si no hacen algo al respecto. En este caso lo que se hace es conseguir un espejo para que el Beta se entretenga peleando contra su sombra. Está claro que lo que el pez ve en frente, no es su imagen en el espejo, sino a otro Beta que le intenta arrebatar su territorio y así­ comienza un baile que mucho se parece al del perro correteando su cola.
    Si a alguien se le ocurre meter un Escalar en la pecera del Beta, mejor es que la piense dos veces si valora al Escalar, pero si el dueño de la pecera se las da de humorista y mete una Palometilla en la misma pecera, el chiste no lo entenderá el Beta, porque indudablemente el pequeño pavorreal tendrá cara de alimento para este otro bicho que luce navajas en sus encí­as y no se caracteriza por comer lechuga.
    Estos Betas son tan especiales en su despliegue tecnicolor, que amenazan de muerte a todo aquel que considere que está invadiendo su territorio, incluso si se trata de su propio reflejo, que sin ninguna intención, lo amenaza en la misma medida que el pez se pavonea, sin percatarse que en realidad el pleito se debe a una sombra. Está bastante claro que a este pez asesino, no le interesa saber nada de la verdad de su reflejo, porque mil veces se le puede acercar el espejo y las mil veces lo atacará sin preguntarse por qué es que esta sombra utiliza los mismos movimientos y gestos que él hace.
    Lo que yo no he logrado descifrar hasta el momento es si la lucha la genera el pez, el reflejo o el espejo, pero invariablemente este pavorreal termina siendo un solitario y un incomprendido, pese a vestirse con los colores del arcoí­ris.
    El Beta es como uno de los prisioneros de una hipotética caverna, ideada en la Escuela de Atenas. Un prisionero atado de pies y manos que está obligado a mirar las sombras que ante él se proyectan, aseverando posteriormente que se trata de la realidad y sin percatarse que a sus espaldas existe un mundo que desconoce.
    El autor de una obra no se lo reconoce por la firma que aparece impresa en el cuadro, sino por los colores utilizados, el trazo, la composición y esos detalles sutiles que distinguen la mano que estuvo detrás. Como las musas del arte trabajan juntas, de manera similar se reconoce al escultor, al compositor y al escritor, dejando las sombras para aquel que viendo un Beta pensó que se trataba de una Palometilla.
    Salu2,
    David

  3. «Un indio Moxo escribe los anales de su pueblo en una tabla o en un pedazo de caña, por medio de varios signos, cuya inteligencia y manejo pide mucha combinación y una memoria feliz. Hay hombres que sin más motivo ni razón que la de no alcanzar ni intender las ideas de los indios, fallan inmediatamente contra ellos, graduándolos de brutos: y es de admirar el séquito que han tenido sus sentencias. Da compasión oírles decir: la lengua de los indios es una jerigonza incomprensible; son unos bárbaros, todo lo apuntan en unas cañas o garrotes, que tienen llenos de rayas, etc. Si uno de estos críticos vergonzantes hubiera visto a Newton, que con el más y el menos algebraico (que también se componen de rayas), se entretenía en calcular el movimiento de los astros para determinar el verdadero sistema del mundo, hubiera dicho también que el gran Newton era un idiota, y su análisis un conjunto de garabatos, más propio para adornar la puerta de un carbonero que para ilustrar el entendimiento humano.»
    Informe general del gobernador Ribera
    Francisco de Viedma 1788
    http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01349419755460274088680/p0000004.htm
    El mismo tema está escrito en “La Geografía Cultural Aborigen de los llanos de Mojos” de William M. Denevan, University of California Press, Berkeley, 1966 y en la versión castellana de Josep M. Barnadas en las páginas 87 y 244.
    Basado en los datos actuales, este pequeño detalle descrito por Viedma explicaría cómo fue que un pueblo anterior a los Moxos pudo realizar extensas representaciones geográficas precolombinas.
    Un pueblo que usa obras hidráulicas puede ser catalogado en distintas categorías, a gusto del consumidor, pero un pueblo con escritura y con la capacidad de realizar extensas representaciones geográficas del tamaño de países sudamericanos, no se prestaría fácilmente a un juego tan subjetivo.
    Hasta donde se sabe, las cañas y las tablas se han perdido, mientras que las representaciones geográficas siguen visibles y estás siendo protegidas.
    Salu2,
    David Antelo

  4. No entiendo por qué nadie ha preguntado si en la No-Atlantis alguna vez existieron los animales descritos en la Atlántida de Platón.
    Como nadie se digna a preguntar, yo mismo lo haré, porque este es el punto por el cual una persona informada podría partir.
    Oye despistado, ¿En el territorio de los Antis alguna vez existieron manadas de caballos?
    Sí, hace unos 11.500 años atrás existieron los equidae en esta región, pero se extinguieron en el borde del Pleistoceno – Holoceno.
    ¿En el territorio de los Antis existió alguna raza de elefantes?
    Sí, también se jodieron hace unos 11.500 años atrás, junto a los dientes de sable, megaterios y el saldo de mega fauna que existió en Sudamérica, dejando a las llamas y ciervos como los animales más grandes, además de las Antas, Caimanes y Anacondas que viven en los pantanos.
    ¿Existieron delfines en los Antis?
    No, porque la pregunta está formulada en tiempo pasado. Los delfines, bufeos, aún existen en los inmensos ríos y lagos de los Antis. Estos delfines de agua dulce tienen la desgracia de ser medio cegatones, por culpa de la turbiedad de las aguas, pero eso importa muy poco, ya que su sistema de sonar es espectacularmente bueno. Lo que quiere decir que los bufeos no cazan por solfa, sino por oído.
    Otra de sus gracias, que los diferencia de sus parientes marinos, es su aleta dorsal que es menos prominente, pero esta adaptación les permite navegar entre los árboles sin enredarse y por el mismo motivo pueden doblar la cabeza. Estos extraños animales blancos, grises y rosados no son como las motocicletas, que carecen de retro, ya que tienen la capacidad de nadar en reversa; característica que es muy útil en galerías de monte y sabanas inundables.
    Oye, ahora sí que sonaste, porque los Toros no figuran en tu No-Atlantis ¿O sí existieron?
    Naturalmente que esto no tiene por qué parecerse al relato de Platón que habla de los Toros sagrados, ya que se trata de los Antis y no de Atlantis, pero resulta que los Bóvidos también fueron parte del elenco de la antigua extinción ocurrida hace 11.500 años.
    No es creíble que cuando se unieron las Américas, hace entre 3 y 5 millones de años atrás, hayan cruzado del norte los equinos, smilodones, cérvidos y proboscídeos, dejando al margen del descubrimiento a los Bóvidos. De hecho restos de un bóvido artísticamente bautizado como Colombibos Atactodentus fueron encontrados en Colombia en 1960 por Hernández y Portas, mientras que en el 1971, en la Argentina, Holffstetter encontró el Plataterium.
    Está claro que los restos de Bóvidos en Sudamérica no son abundantes, pero esto no quiere decir que no hayan existido hace 11.500 años atrás. Además, no nos olvidemos que la zona en cuestión se llama Trópico y todos entendemos muy bien por qué razón es que los arqueólogos y paleontólogos le huyen a estos lugares, concentrándose en zonas desérticas, de montaña y zonas tipo heladera.
    Por lo visto, los equidae y los proboscídeos eran bastante abundantes en la región tropical de los Antis, ya que, pese al clima extremo que intercala inundaciones y sequías, aún se pueden encontrar sus restos en la sabana. En cuanto a los Bóvidos, se sabe que no eran buenos navegantes y que su llegada a Sudamérica no se debe a la cigüeña, así que la única alternativa que tuvieron para llegar hasta el sur fue sobre sus cuatro patas y sus restos óseos los delatan.
    Sé muy bien que una de las preguntas más cojudas que se puede hacer es el tema de los Bóvidos, por el simple motivo de que se trata de una información muy poco difundida, que al ser ignorada induce a la mayoría a afirmar que Sudamérica solo conoció a los Bóvidos cuando los trajeron los europeos. Los hallazgos “extraños” a los que hice referencia en párrafos anteriores, se pueden considerar como pequeños agujeros negros que es mejor ignorar y seguir adelante con el paradigma establecido. La mayoría de ellos no causan ningún daño, pero existen otros de mayor calibre que pueden hundir el bote y con esto me refiero a los hallazgos de Pedra Furada – Brasil y Monte Verde – Chile, que indudablemente atentan contra el Consenso de Clovis.

    Salu2,
    David Antelo

  5. Una hipótesis para el cataclismo del Younger Dryas.
    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
    El cráter se encuentra dentro de la sabana de los Antis y a menos de 240 km de la Isla de Anillos.

    Salu2,
    David Antelo

  6. En el diálogo de Timeo, o de la Naturaleza, se puede leer que el sacerdote de Sais, le comenta a Solón que la gran destrucción de Atlantis ocurrió 9.000 años atrás. Esto quiere decir que se refería a un gran cataclismo ocurrido unos 11.500 años antes del presente.
    La fecha en cuestión, a primera vista puede considerarse ridícula, pero indudablemente que se trata de un periodo clave para distintas ramas de la ciencia moderna, que por razones “obvias”, no debieron ser del conocimiento del sacerdote de Sais. Sin embargo, su descripción y explicación encaja perfectamente en una historia que nada tiene que ver con la mitología.
    Desde el punto de vista de los restos paleontológicos, se sabe muy bien que hace unos 11.500 años atrás ocurrió una de las más grandes extinciones en masa que ha visto el planeta. En este sentido, la Tierra, en su historia ha visto seis grandes extinciones y justamente una de ellas fue la que ocurrió en el borde del Pleistoceno – Holoceno.
    Lo extraño del asunto, es que no se puede culpar de la extinción en masa al periodo de deglaciación, ya que antes de éste, habían ocurrido decenas de glaciaciones sin que se den las extinciones en masa que acontecieron en el Younger Dryas. Uno de los sospechosos que aparece en la lista es el humano, pero el problema es que nuestra especie ya había visto eras de hielo anteriores y lo mismo se puede decir de nuestros primos Neandertales, que vivieron en Europa unos 250.000 años y en todas las eras de hielo que vieron pasar, no ocurrió ninguna extinción masiva como la de Younger Dryas.
    En un reciente reportaje de NatGeo, que trata sobre el Proyecto Genográfico Humano, emprendido conjuntamente con IBM, por fin se dignaron a considerar, al menos tangencialmente, uno de los agujeros negros encontrado en Sudamérica. Esta pequeña referencia de NatGeo, hace unos pocos años atrás podría haberse considerado una herejía absoluta, ya que pisa muchos callos y reputaciones del sacrosanto Consenso de Clovis, pero con 14.000 años de antigüedad certificada del humano en Sudamérica, la cuerda temporal del poblamiento tardío se rompe muy fácilmente, ya que en este periodo, la masa Laurentina, no pudo crear un paso libre de hielos. De yapa, Monte Verde – Chile, no queda a la vuelta de la esquina de Bering, sino en el hemisferio opuesto y es sabido que en esa época no existía una sociedad Británico –Francesa que construyese el Concorde.
    En este sentido, si aplican el razonamiento de la Navaja de Occam al último video de Yesusa`iri, verán que cuenta con el ingrediente indispensable de la coherencia y la solución más simple explicaría muchos agujeros negros en distintas ramas de la ciencia, como ser la Arqueología, Antropología, Geología, Climatología o la Paleontología, pero si intentan desmenuzar un poco más al detalle el asunto, se toparán con la explicación del 10% de los Haplogrupos nucleares encontrados en las Américas y los extraños Haplogrupos Mitocondriales.
    El video lo pueden ver en:
    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
    Si los Apocalipsis no los asustan, espero que se diviertan.
    Alguien alguna vez hizo la pregunta capciosa de si me había quedado sin argumentos. Si esta persona se toma el tiempo de ver el video, se dará cuenta fácilmente que se trata de un resumen de 10 minutos y antes que se le ocurra preguntar si me quedé sin tinta, le responderé que una cosa son sus deseos y otra muy distinta son los datos que aún se guardan en Yesusa`iri. Si aun duda de esta afirmación, está cordialmente invitado a pasearse por la pecera llena de palometillas y así todos veremos de qué están hechas sus “verdades”.
    Salu2,
    David

  7. Como hace tiempo que no escribo, voy a copiar textualmente una noticia que me llagó anoche y dice lo siguiente:
    “Querido Davico,
    Te envío este articulo que acabo de encontrar en internet y que acaba de ser publicado.

    ¡Por fin! Habrían descubierto El Dorado

    Por medio de fotografías tomadas desde el espacio, expertos han descubierto gigantescos montículos en la cuenca amazónica, apuntando a una sofisticada cultura precolombina. Una compleja red de estructuras que abarca más de 250 kilómetros y que los conquistadores españoles buscaron infructuosamente.
    POR RORY CARROLL | 09/01/2010 | 23:02

    LONDRES (The Guardian). El Dorado fue una supuesta civilización amazónica que rivalizó con los incas y aztecas, pero que los conquistadores españoles jamás hallaron. En 1920, el británico Percy Fawcett dirigió una expedición para encontrarlo, pero nunca más se supo de él, desaparición que inspiró a Conan Doyle El mundo perdido.

    Es la leyenda que atrajo a legiones de exploradores y aventureros a sus muertes: un antiguo imperio de ciudadelas y tesoros escondidos en lo profundo de la selva amazónica. Conquistadores españoles se aventuraron en su búsqueda, seguidos a través de los siglos por otros convencidos de que encontrarían una civilización perdida que rivaliza con aztecas e incas.

    Algunos buscadores lo llamaban El Dorado, otros la Ciudad de Z. Pero la selva los tragaba y nada se encontró, solidificando su mito. La Amazonía era demasiado inhóspita, dijeron los eruditos del siglo XX, para permitir grandes asentamientos humanos.

    Ahora, sin embargo, los condenados soñadores han demostrado estar en lo correcto: hubo una gran civilización. Nuevas imágenes satelitales y sobrevuelos han revelado más de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del alto Amazonas cerca del límite de Brasil con Bolivia.

    Cubriendo más de 250 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando una red de avenidas y veredas que se construían antes de que Colón llegará al nuevo mundo. Algunos lo datan tan atrás como en 200 a.C., otros al año 1283.

    Científicos que han mapeado las obras creen que podría haber otras 2.000 estructuras bajo la selva, vestigios de una sociedad desaparecida. Las estructuras, muchas de las cuales han sido reveladas por el despeje de bosques para la agricultura, apuntan a una sofisticada sociedad precolombina constructora de monumentos, dijo la revista Antiquity, que publicó la investigación.

    El artículo agrega: El hasta ahora desconocido pueblo construyó obras de preciso plan geométrico conectado por vías rectas. La cultura se extiende por una región de más de 250 kilómetros, y explota tanto las planicies de inundación como las tierras altas no hemos visto hasta ahora más de una décima parte.

    Las estructuras podrían haber mantenido a una población de 60 mil personas, más que en muchas ciudades medievales europeas.

    Los descubrimientos han demolido las ideas de que los sueños en el Alto Amazonas eran demasiado pobres para sustentar una agricultura extensiva, dice Denise Schaan, coautora del estudio y antropóloga de la Universidad Federal de Pará, en Belém, Brasil. Dijo al National Geographic: Encontramos que este cuadro está equivocado. Y hay mucho más por descubrir en estos lugares, es interminable. Cada semana encontramos nuevas estructuras.

    Muchos de los montículos eran simétricos y se orientaban al norte, generando teorías de que tenían significación astronómica. A los investigadores les sorprendió especialmente que las obras en las planicies anegables y en las tierras altas fueran de un estilo similar, lo que sugiere que todas fueron construidas por la misma cultura. En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas, dijo Schaan.

    Las primeras formas geométricas fueron detectadas en 1999, pero es sólo ahora, a medida que la imaginería satelital revela lugares, que está quedando clara la escala de los asentamientos. Algunos antropólogos dicen que rivalizan con las pirámides de Egipto.

    Estas revelaciones están reventando nuestras percepciones acerca de cómo era realmente América antes de Colón, dijo David Grann, autor de La ciudad perdida de Z, un libro acerca de un intento de la década de 1920 por encontrar señales de civilizaciones amazónicas.

    Los descubrimientos están desafiando presunciones largo tiempo instaladas respecto de la Amazonía donde sólo podrían haber existido pequeñas tribus primitivas, y respecto de los límites que el medio ambiente imponía al auge de civilizaciones. También están reivindicando, dijo Grann, a Percy Fawcett, el británico que dirigió la expedición para encontrar la Ciudad de Z. El grupo de Fawcett se esfumó, dando origen a un misterio e inspirando el libro de Conan Doyle El mundo perdido.”
    Salu2,
    David
    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo

  8. http://spanish.peopledaily.com.cn/92121/6871331.html

    ESPAÑOL
    Se descubren en Brasil las ruinas de una antigua civilización amazónica

    Estas formas geométricas eran importantes símbolos de la época.
    Los signos de lo que podría ser una civilización antigua previamente
    desconocida están saliendo de debajo de los árboles talados del la
    región amazónica. En total son 260 enormes avenidas, largos canales de
    riego y cercados para el ganado que han sido divisadas desde el aire
    casi en la frontera entre Bolivia y Brasil.

    Nuevas imágenes satelitales y sobrevuelos por la zona han revelado más
    de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del
    alto Amazonas, cerca del límite de Brasil con Bolivia. Cubriendo más
    de 240 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando
    una red de avenidas y veredas que se construyeron antes de que Colón
    llegara al Nuevo Mundo. Algunos se remotan al año 200 AC , y otros al
    año 1283.

    “En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se
    encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas”, dijo Denise
    Schaan, de la Universidad Federal de Pará, en Belém, Brasil. Según su
    cálculo, la construcción de estas obras necesitó del trabajo de unas
    60 mil personas, mientras posiblemente aún quedan miles de
    construcciones semejantes en el fondo de la selva por descubrir.

    La visión tradicional es que antes de la llegada de los españoles y
    portugueses en el siglo XV no existían sociedades complejas en la
    cuenca amazónica, en contraste con la región de los Andes, al oeste,
    donde los Incas construyeron sus ciudades. Ahora la deforestación, el
    aumento de los viajes aéreos y de las imágenes de satélite están
    contando una historia diferente. (CIIC)
    18/01/2010

    Las imágenes satelitales muestran construcciones con formas geométricas.

  9. No me cierra que esas marcas hayan sido dejadas por sonares de barcos. Dicen que se efectúan en forma de cuadrícula, pero si seguimos observando, estas marcas regulares se extienden en marcas diagonales hacia la isla de Madeira y también hacia las islas Canarias. La ubicación de etas marcas coincide con la dada por textos antiguos. Sin lugar a dudas se está ocultando información, como también se ocultan las estructuras halladas en la luna. si entran en el Google Eatrh en la luna, podrán observar como puntos luminosos unos «domos» en cuyo interior de pueden ver formaciones geométricas.
    Saludos,
    Norberto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El fabricante de lluvias

Hatfield gozaba de cierta celebridad por los resultados