2021 bate récord de incendios forestales devastadores

2021 bate récord de incendios forestales devastadores

El fuego siempre ha sido parte de la historia del planeta y solo desde hace muy poco se le ha señalado como algo negativo. ¿Qué está pasando en el mundo?

El mundo está literalmente en llamas. El Sistema de Información sobre Incendios para el Manejo de Recursos de la agencia espacial estadounidense NASA, aseguró que los incendios forestales han aumentado durante la temporada del verano de 2021. Hay y hubo incendios en gran parte de América del Norte y del Sur, en la meseta africana, en el norte de la Península Arábiga y en la costa mediterránea en países como Italia, España, Grecia y Turquía. También en Asia se han detectado incendios en las costas de la India y en la región rusa de Siberia, China, Malasia e Indonesia.

El enorme incendio ‘Dixie’ de Estados Unidos se convirtió hace pocos días en el segundo mayor incendio forestal de la historia de California (el más grande fue el de agosto de 2020). Sus llamas han arrasado en 25 días 187.000 hectáreas y dejaron en cenizas el pueblo de Greenville.

De igual manera, Lytton (Canadá), un municipio de unos 200 habitantes, fue arrasado por las llamas a finales de junio, durante una ola de calor inusual que afectó la costa noreste de Norteamérica. En este pueblo se registró la temperatura más alta jamás registrada en Canadá: 49,6 ºC; un nivel de calor propio de países como Irak o Sudán.

Datos alarmantes

El Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus ha estado monitorizando de cerca un verano plagado de incendios forestales en el hemisferio norte, con regiones caracterizadas por una intensa actividad de incendios en torno a la cuenca mediterránea, Norteamérica y Siberia. Los incendios de gran intensidad establecieron nuevos récords en el conjunto de datos del CAMS; así, los meses de julio y agosto registraron, respectivamente, sus mayores niveles de emisiones de carbono a escala mundial.

Izda.: estimación del CAMS sobre emisiones de carbono en California en el periodo de junio, julio y agosto entre los años 2003-2021. Dcha.: las previsiones de materia particulada para el 12 de agosto muestran unos elevados valores de PM2,5 en la cuenca mediterránea. Crédito: Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus / CEPMPM

Los científicos del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) han estado monitorizando de cerca un verano marcado por graves incendios forestales que afectaron a diversos países a lo largo del hemisferio norte, provocando unas emisiones de carbono récord en julio y agosto. El CAMS, implementado a través del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio en representación de la Comisión Europea y con financiación de la UE, informa de que durante la temporada boreal de incendios de este año no solo se vieron afectadas grandes extensiones del hemisferio norte, sino que el número de incendios, así como su persistencia e intensidad, resultaron destacables.

Ahora que la temporada boreal de incendios toca a su fin, los científicos del CAMS revelan lo siguiente:

  • Las condiciones de sequedad y las olas de calor en el Mediterráneo contribuyeron a que esta región fuera propensa a registrar incendios forestales y sufriera varios de gran intensidad y rápida propagación, lo que generó una gran cantidad de contaminación por humo.
  • Julio fue un mes récord a escala mundial en el conjunto de datos del Sistema Mundial de Asimilación de Datos sobre Incendios (GAFS), con 1.258,8 megatoneladas de CO2 emitidas. Más de la mitad del dióxido de carbono se atribuye a los incendios en Norteamérica y Siberia.
  • Según los datos del GFAS, agosto fue asimismo un mes récord en materia de incendios, al emitirse a la atmósfera unas 1.384,6 megatoneladas estimadas de CO2 a escala mundial.
    Los incendios forestales en el ártico liberaron 66 megatoneladas de CO2 entre junio y agosto de 2021.
  • Las emisiones estimadas de CO2 entre junio y agosto procedentes de incendios forestales en el conjunto de Rusia ascendieron a 970 megatoneladas, de las que 806 provinieron de la República de Sajá y Chukotka.

Los científicos de CAMS utilizan observaciones satelitales de incendios activos prácticamente en tiempo real para estimar las emisiones y predecir el efecto resultante en materia de contaminación del aire. Estas observaciones ofrecen un parámetro sobre la generación de calor de los incendios, denominado poder radiativo del fuego (en inglés, FRP), que está relacionado con la emisión. El CAMS estima las emisiones diarias generadas por incendios a escala mundial mediante su Sistema Mundial de Asimilación de Datos sobre Incendios (GFAS), que utiliza los datos de FRP recabados mediante los instrumentos satelitales MODIS de la NASA. Las emisiones estimadas de diferentes contaminantes atmosféricos son utilizadas como una condición de cobertura de superficie en el sistema de previsión del CAMS, basado en el sistema de predicción meteorológica del CEPMPM —que modeliza el transporte y la composición química de los contaminantes atmosféricos— para pronosticar cómo se verá afectada la calidad del aire a escala mundial con hasta cinco días de antelación.

La temporada boreal de incendios suele abarcar desde mayo hasta octubre, con picos de actividad durante los meses de julio y agosto. En este verano plagado de incendios forestales, las regiones más afectadas fueron:

Mediterráneo

Muchos países de la parte oriental y central del Mediterráneo sufrieron los efectos de los intensos incendios forestales durante julio y agosto, y los penachos de humo que generaron pudieron apreciarse claramente tanto vía satélite como en los análisis y previsiones de CAMS conforme atravesaban la cuenca del Mediterráneo oriental. En el marco de las prolongadas olas de calor que azotaron al sudeste de Europa, los datos del CAMS mostraron que la intensidad diaria de los incendios en Turquía alcanzó sus niveles más elevados en el conjunto de datos del GAFS, que se remonta a 2003. Tras los incendios en Turquía, otros países de la región se vieron afectados por devastadores incendios forestales, incluidos Grecia, Italia, Albania, Macedonia del Norte, Argelia y Túnez.

Los incendios también hicieron acto de presencia en la península ibérica durante agosto, castigando a grandes extensiones de España y Portugal, especialmente en una amplia zona cercana a Navalacruz, en la provincia de Ávila. También se registraron grandes incendios forestales al este de Argel (norte de Argelia), respecto a los que las previsiones del CAMS y del GFAS muestran altas concentraciones en superficie de las partículas finas contaminantes PM2.5 (compárese con la fotografía de la portada).

Las previsiones sobre peligro de incendio del GEFF comenzaron el 31 de julio de 2021 y muestran valores «muy extremos» (sombreado en violeta) alrededor del Mediterráneo para el 7 de agosto. Crédito: Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS)

Siberia

Aunque la República de Sajá (noreste de Siberia) suele experimentar cierto grado de actividad de incendios forestales en verano, el de 2021 ha sido atípico, no solo por su tamaño sino también por la persistencia de los incendios de alta intensidad registrados desde comienzos de junio.

El 3 de agosto se alcanzó un nuevo récord de emisiones en la región. Además, las emisiones duplicaron con creces el anterior registro total entre junio y agosto. Asimismo, la intensidad diaria de los incendios alcanzó niveles por encima de la media a partir de junio y solo comenzó a remitir a comienzos de septiembre. Otras áreas afectadas en Siberia fueron la región autónoma de Chukotka (que incluye partes del Círculo Ártico) y la región de Irkutsk. El aumento en la actividad observado por los científicos del CAMS se corresponde con la subida de las temperaturas y la reducción de la humedad del suelo en la región.

Izda.: estimación de las emisiones de carbono correspondiente al periodo de junio, julio y agosto entre los años 2003-2021 en la República de Sajá. Dcha.: poder radiativo diario del fuego —un parámetro sobre la generación de calor— de los incendios en la República de Sajá en 2021. Crédito: Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus / CEPMPM

Norteamérica

Varios incendios forestales de gran tamaño azotaron las regiones occidentales de Norteamérica durante julio y agosto, afectando a varias provincias de Canadá y también en el noroeste del Pacífico y California.

El incendio bautizado como Dixie, que asoló el norte de California, es uno de los mayores en la historia del estado. La contaminación generada por la intensa y persistente actividad de incendios afectó a la calidad del aire que respiran miles de personas en la región. Las previsiones del CAMS a escala mundial también mostraron cómo una mezcla de humo procedente de los persistentes incendios forestales de Siberia y Norteamérica se desplazaba a lo largo del Atlántico. A finales de agosto, pudo verse de forma clara un penacho de humo desplazándose desde el norte del Atlántico hasta la parte occidental de las Islas Británicas, tras lo que atravesó el resto de Europa. Esto sucedió al mismo tiempo que una nube de polvo procedente del Sáhara atravesaba el Atlántico en dirección opuesta, pasando por las regiones más meridionales del Mediterráneo, lo que redujo la calidad del aire.

Izda.: estimación de las emisiones de carbono correspondiente al periodo de junio, julio y agosto en el oeste de EE. UU. entre los años 2003-2021. Dcha.: total diario del poder radiativo del fuego en el oeste de EE. UU. en 2021. Crédito: Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus / CEPMPM

Mark Parrington, científico sénior y experto en incendios forestales del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) del CEPMPM, explica: «Durante el verano hemos estado monitorizando la actividad de incendios forestales en el hemisferio norte. Lo que nos pareció inusual fue su cantidad, el tamaño de las áreas en que prendieron, su intensidad y también su persistencia. Por ejemplo, los incendios forestales en la República de Sajá, al noreste de Siberia, se iniciaron en junio y no empezaron a remitir hasta finales de agosto, aunque hemos observado algunos incendios que aún persistían a inicios de septiembre. Algo parecido sucedió en Norteamérica, en partes de Canadá, en el noroeste del Pacífico y en California, que llevan sufriendo grandes incendios forestales desde finales de junio y comienzos de julio y todavía siguen activos».

«Resulta preocupante que las condiciones regionales de mayor sequedad y calor generadas por el calentamiento global aumenten la inflamabilidad y el riesgo de incendios de la vegetación. Esto ha provocado incendios de gran intensidad y rápida propagación. Si bien las condiciones meteorológicas locales afectan a la evolución efectiva de los incendios, el cambio climático está contribuyendo a crear las condiciones ideales para los incendios forestales. Además, está previsto que se produzcan más incendios en todo el mundo durante las próximas semanas, ya que la temporada de incendios sigue en marcha en el Amazonas y Sudamérica», añadió.

Si desea obtener más información sobre los incendios forestales en el hemisferio norte durante el verano de 2021, consulte el siguiente enlace.

La página del CAMS para monitorizar incendios a escala mundial puede consultarse aquí.

Consulte información adicional acerca de la monitorización de incendios en el Q&A sobre incendios forestales del CAMS.

Puede acceder a la página web del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus mediante el siguiente enlace: http://atmosphere.copernicus.e…
Puede acceder a la página web del Servicio de Cambio Climático de Copernicus mediante el siguiente el enlace: https://climate.copernicus.eu/
Puede consultar más información sobre Copernicus en: www.copernicus.eu
Web del CEPMPM: https://www.ecmwf.int/

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

5 mil millones de personas experimentarán la escasez crónica de agua dulce

Las fuentes de agua dulce ya son escasas