África oriental arrinconada por una severa sequía y la hambruna

- en El clima, Medio ambiente, Social
214
0

El clima y el declive de alimentos acorralan a una región de África. La problemática se agrava por la falta de lluvias, lo que representa un impacto a la agricultura y el sustento de la región.

Tras varios meses ante un escenario adverso en cuanto al clima, con pronósticos no muy alentadores, ya que sugieren que la próxima temporada de lluvias también será deficitaria e inadecuada, los expertos en clima y agricultura aconsejan a los gobiernos y las agencias de ayuda que esperen una necesidad significativa de asistencia alimentaria.

El fenómeno de la Niña por un lado, mientras que por el otro, el cambio climático global ejercen efectos sobre los regímenes de lluvia alrededor del mundo, impactan de manera significativa en estas regiones del planeta, que debido a su condición vulnerable y deficitaria, las consecuencias son más dramáticas aún.

Puedes leer: La sequía extrema está secando al Gran Lago Salado de Utah 

Sequía histórica

Según un informe del 29 de julio del Grupo de Trabajo Internacional sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición, la peor sequía en 70 años ha dejado a más de 16 millones de personas en todo el Cuerno de África lidiando con la escasez de agua potable. Los rendimientos de cultivos clave han disminuido por tercer año consecutivo, la producción de leche está en declive y más de 9 millones de cabezas de ganado han muerto o han sido sacrificadas debido a la falta de agua y de tierras aptas para el forraje. Al mismo tiempo, los conflictos regionales, el COVID-19, las langostas y la Guerra de Ucrania han provocado subidas de precios y escasez de productos básicos. Se estima que entre 18 y 21 millones de personas ahora “enfrentan altos niveles de inseguridad alimentaria aguda” en Etiopía, Kenia y Somalia, señaló el grupo de trabajo.

Los países tropicales dentro del Cuerno de África tienden a tener dos estaciones lluviosas: las «lluvias cortas» de octubre, noviembre y diciembre (OND) y las «lluvias largas» de marzo, abril y mayo (MAM) (que a veces se extienden hasta agosto en Algunas áreas).

Te puede interesar: América Latina sufrirá sequía extrema a causa del cambio climático

La lluvia de OND de 2020 y 2021 estuvo sustancialmente por debajo de lo normal, y la temporada MAM de 2021 también fue más seca de lo normal. Luego, la temporada MAM 2022 trajo la precipitación más baja registrada en gran parte de la región. Al mismo tiempo, la región ha soportado temperaturas del aire extremadamente cálidas que desecan los suelos y evaporan los ya reducidos suministros de agua.

El mapa en la parte superior de la página, basado en el conjunto de datos de Precipitación infrarroja con estaciones (CHIRPS) del Centro de Riesgos Climático, muestra cómo la lluvia en marzo, abril y mayo de 2022 se compara con la acumulación promedio a largo plazo. Las áreas en marrón oscuro estaban muy por debajo del promedio de lluvia para la época del año, con muchas áreas más del 50 por ciento por debajo de lo normal.

El equipo FLDAS de la NASA genera y analiza datos sobre la humedad en la superficie terrestre y en los primeros centímetros del suelo para mostrar las condiciones existentes y predecirlas para los próximos meses, de modo que los agricultores y las agencias agrícolas puedan prepararse para déficits o excedentes. El Pronóstico FLDAS es un producto personalizado del Sistema de Análisis y Pronóstico Hidrológico de la NASA (NHyFAS) desarrollado bajo una subvención de Ciencias Aplicadas de la NASA para apoyar la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna (FEWS NET).

El Cuerno de África es especialmente propenso a la sequía, por lo que FEWS NET y los equipos de agricultura y clima relacionados han invertido mucho tiempo en investigación y modelado para tratar de predecir los patrones de lluvia allí.

Los científicos que estudian el clima y las teleconexiones meteorológicas señalan que el calentamiento climático inducido por el hombre en el Pacífico occidental y un probable tercer año de condiciones de La Niña están contribuyendo a la sequía actual. El enfriamiento de La Niña del Pacífico tropical oriental y el calentamiento del Pacífico occidental alteran los patrones climáticos en todo el mundo.

Hacia una quinta temporada de sequía y catástrofe alimentaria

En un pronóstico publicado el 16 de agosto, el equipo de agroclimatología de FEWS NET escribió: “Las predicciones de la temperatura de la superficie del mar indican un océano perfecto para la sequía. Existe una probabilidad muy alta de que se produzcan condiciones de fuerte dipolo en el océano Índico y gradiente del Pacífico occidental y, por lo tanto, es muy probable que el este del Cuerno de África experimente lluvias muy escasas y humedad del suelo muy seca y condiciones de flujo de corriente en octubre-noviembre-diciembre. ” Esto constituiría una quinta temporada de sequía sin precedentes.

Los sucesivos déficit de precipitaciones en el este de África desde 2020 han tenido un efecto acumulativo: menores cosechas y escasez de forraje; suministros de agua agotados para personas y animales; y rebaños de ganado debilitados y agotados. Si bien reduce las fuentes de alimentos y agua, la sequía también dificulta que los ciudadanos se ganen la vida con sus cultivos y rebaños. Además de eso, la región no se ha recuperado por completo de las pérdidas de una profunda sequía en 2016-17.

El mapa anterior, basado en un análisis de datos realizado por FEWS NET, muestra los niveles actuales de inseguridad alimentaria en Etiopía, Kenia y Somalia. Para describir el grado de inseguridad, los analistas de FEWS NET utilizan la Clasificación de fase de seguridad alimentaria integrada , que es un estándar utilizado por la comunidad de asistencia humanitaria.

Otra temporada de lluvias fallida a fines de 2022 podría acercar a la región a la catástrofe. Según el Grupo de Trabajo sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición, más de 560 000 niños recibieron tratamiento por desnutrición severa entre enero y junio de 2022. Si las condiciones continúan empeorando, entre 23 y 26 millones de personas podrían enfrentar altos niveles de inseguridad alimentaria aguda para febrero de 2023, y Se prevé que 6,5 millones de niños sufran desnutrición aguda.

Mapas de NASA Earth Observatory por Lauren Dauphin, utilizando datos de la Fase de Inseguridad Alimentaria Aguda de la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna y datos de acumulación de precipitaciones de Precipitación Infrarroja con Estaciones (CHIRPS) del Grupo de Riesgos Climáticos . Animaciones de la NASA por Trent Schindler, Estudio de visualización científica de la NASA, utilizando datos del Sistema de asimilación de datos terrestres FEWS NET (FLDAS). Texto de Michael Carlowicz .

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

De agua de mar a agua dulce para consumo humano

Si los seres humanos tienen la capacidad de