Al metano siguió aumentando durante el confinamiento de los últimos 2 años

La necesidad de actuar es urgente. Las emisiones de metano provocadas por el hombre están aumentando más rápido que en cualquier otro momento desde que comenzó a registrarse, en la década de 1980.

Esto es motivo de preocupación porque el metano es un gas de efecto invernadero extremadamente poderoso, responsable de aproximadamente 30% del calentamiento que ha tenido lugar desde la época preindustrial. La buena noticia es que, a diferencia del CO2, que permanece en la atmósfera durante cientos de años, el metano comienza a descomponerse rápidamente y la mayor parte desaparece al cabo de una década. Esto significa que disminuir las emisiones de metano ahora puede reducir rápidamente la tasa de calentamiento a corto plazo.

El metano es un potente gas de efecto invernadero, pero dura unos nueve años en el aire. Si se tienen en cuenta los efectos que produce en otros gases, su impacto total en el calentamiento global desde 1750 es aproximadamente la mitad del del CO?.

Tras un fuerte aumento en las décadas de 1980 y 1990, el metano atmosférico se estabilizó. El crecimiento se reanudó en 2007 y se ha acelerado en los últimos años: el mayor aumento registrado se produjo en 2020, y a pesar de que los últimos dos años el mundo se vio ante un confinamiento producto de la pandemia del coronavirus, esto no alcanzó.

Un equipo de científicos de la Universidad de Leeds ha utilizado datos del satélite Copernicus Sentinel-5P para identificar ubicaciones con grandes aumentos repentinos de emisiones de metano. Estos hallazgos fueron presentados durante el Simposio Planeta Vivo de la ESA que tuvo lugar el mes pasado en Bonn, Alemania.

Puedes leer: Descubren la fuga de metano más grande del mundo en una mina de carbón

El metano y sus emisiones

El metano tiene una mezcla de fuentes naturales y antropogénicas. Alrededor del 40 % de las emisiones de metano provienen de fuentes naturales, mientras que el 60 % proviene de fuentes antropogénicas como la agricultura, la explotación de combustibles fósiles y los vertederos.

Una de las mayores fuentes de emisiones de metano proviene de los humedales, un área de tierra que está cubierta por agua o saturada de agua, pero aún existe incertidumbre sobre cómo responden a los cambios en el clima y las variaciones a corto plazo, como el El Niño-Oscilación del Sur.

La combinación del alto potencial de calentamiento global del metano y su vida relativamente corta en nuestra atmósfera de aproximadamente nueve años significa que si reducimos nuestras emisiones de metano, podemos mitigar parcialmente el impacto humano del cambio climático en una escala de tiempo relativamente corta, mientras que las emisiones globales de dióxido de carbono son reducidos.

Las mediciones de metano in situ de 2020 mostraron el mayor aumento anual de las concentraciones de metano desde la década de 1980, y este récord se superó en 2021. El año 2020 fue único debido a la pandemia mundial, pero las concentraciones de metano continuaron aumentando a pesar de una reducción en la actividad económica.

Seguir leyendo: La Luna ejerce control en la liberación de metano en el Océano Ártico

Monitorizando las concentraciones de metano

No se comprende completamente qué está impulsando las tendencias recientes en las concentraciones globales de metano debido a la incertidumbre que rodea las fuentes y los sumideros. Por eso es importante monitorear los cambios en el metano atmosférico usando satélites como Copernicus Sentinel-5P. El satélite mapea una amplia gama de contaminantes como el dióxido de nitrógeno, el ozono, el formaldehído, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y, por supuesto, el metano.

Usando las observaciones obtenidas de Sentinel-5P, el equipo descubrió que las mediciones satelitales muestran el mismo aumento de metano que se demuestra en las mediciones de superficie. Usando la capacidad de cobertura global de Sentinel-5P, el equipo identificó regiones que mostraron grandes aumentos a lo largo de 2020.

Estas regiones incluyen Sudán del Sur y Uganda en África Central, junto con regiones del norte de latitudes altas, como Canadá y Rusia. Durante 2019, se descubrió que las emisiones relacionadas con grandes anomalías de precipitaciones positivas de los humedales de Sudd en Sudán del Sur representaron más de una cuarta parte del crecimiento de las emisiones globales.

Las anomalías positivas de lluvia en Sudán del Sur y Uganda continuaron en 2020. Además de grandes cantidades de precipitación, hubo una alta tasa de desprendimiento de presas del lago Victoria, lo que resultó en un aumento del flujo de agua hacia el Nilo Blanco, que alimenta los humedales de Uganda y Sudd.

Los datos obtenidos de Sentinel-5P indican que es probable que 2020 haya sido un período de grandes flujos de metano en estas regiones. Los datos satelitales también se compararon con un modelo de transporte químico llamado TOMCAT, que simula el metano en nuestra atmósfera.

En Sudán del Sur, existe una discrepancia en el ciclo estacional entre el modelo TOMCAT y las observaciones satelitales, que estudios anteriores han relacionado con el modelo de humedales utilizado en el estudio. Esto implica que los humedales podrían ser un factor dominante en la conducción de las grandes concentraciones de metano sobre Sudán del Sur durante 2020.

En Canadá, las altas concentraciones de metano en 2020 se encuentran en el este, donde se encuentran más humedales. Las regiones de fuerte crecimiento de metano medidas en estas observaciones satelitales indican que los humedales pueden haber contribuido significativamente al gran aumento de metano durante 2020, sin embargo, el trabajo con TOMCAT aún está en curso para explorar más a fondo estos hallazgos.

Emily Dowd, estudiante de doctorado de la Universidad de Leeds, dijo: «Las observaciones de Copernicus Sentinel-5P han demostrado que los humedales globales continúan contribuyendo en gran medida al balance de metano atmosférico, y es importante que se lleve a cabo más trabajo para comprender completamente cómo responderán a los cambios en nuestro clima”.

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Vídeo: Así viven los bichos que tenemos en el rostro y que no vemos

Los ácaros en la cara son tan sutiles