Aprende cómo empezar tu huerto con restos de comida

Aprende cómo empezar tu huerto con restos de comida

- en Plantas
644
0

Actualmente, la contaminación por restos de alimentos es un grave problema ambiental. Entonces, puedes ser parte de la diferencia y comenzar un huerto con restos de comida. Pues, es muy sencillo poner manos a la obra gracias al reciclaje de residuos orgánicos. ¡Quédate con nosotros para más información!

Pasos para comenzar un huerto con restos de comida

Podrás empezar a crear tu huerto en tiempos de primavera sin necesidad de dañar el medio ambiente, aplicando incluso una efectiva manera de reciclaje de residuos orgánicos, contribuyendo también al proceso del compostaje.

Claro que lo más importante de todo esto es no desperdiciar los restos de comida para no crear acumulación de basura orgánica y como consecuencia evitar la congestión de insectos o plagas roedoras, como cucarachas, moscas, ratas y ratones.

Cosa que si no se evita puede ser fuente también de insalubridad pública, un problema que puede ser evitado de manera sencilla como lo puede ser comenzar un huerto con restos de comida, contribuyendo así con el medio ambiente.

Es incluso una forma muy sencilla y económica, así que si quieres empezar tu huerto con restos de comida, no eches a la basura esos restos de cebolla ni aquellos residuos de lechuga que quedaron de la preparación de hamburguesas de viernes por la noche, o aquellos restos de verduras que quedaron de la sopa dominguera.

A continuación te enseñaremos cómo empezar tu huerto con restos de comida:

Paso 1: Elige el sitio

Para comenzar, lo primero que debes tener en cuenta es el espacio donde llevarás a cabo tu cultivo. Lo más ideal de esto resulta ser un espacio al aire libre, el cual puede ser por ejemplo, un jardín, patio, terraza o algún otro sitio o terreno de cultivo en tu casa o granja.

De hecho, el huerto puede hacerse de igual y efectiva manera bajo techo, siempre y cuando reciba la suficiente luz solar por el período de tiempo necesario, el cual suele ser por lo menos de unas 6 horas por día.

Si el sitio del huerto no cuenta con estas características, aun así puede ser posible llevarse a cabo la siembra. Sin embargo, existen plantas, como por ejemplo, los tomates, las berenjenas y otros tipos de vegetales que no alcanzarán su crecimiento y desarrollo de manera óptima.

Así que si piensas disponer tu huerto al aire libre, procura escoger la zona con mayor acceso a la luz solar y escoge las medidas que tendrán tu huerto de manera cuadrada o rectangular. 

Ten en cuenta que debes dejar un espacio considerable entre la siembra. Con el fin de que puedas movilizarte a través de ella y poder regar y arar el suelo de la mejor manera.

Si tienes mascotas en tu hogar vas a tener que emplear un esfuerzo extra y crear una barrera alrededor del terreno de cultivo. Con el objetivo de que nuestros hermosos animales no accedan a nuestras preciadas siembras y no las arruinen por completo.

Paso 2: Tipo de siembra

Los huertos caseros pueden comenzar a crearse en pequeñas macetas, recipientes o en bancales que ya representan unas estructuras de mayor tamaño, estables e ideales para un jardín sencillo o una terraza de amplio tamaño.

Este factor va a depender del espacio y el tiempo que el agricultor le desee proporcionar a su huerto y de su tipo, pudiendo variar entre un huerto casero o un huerto urbano.

Paso 3: Manejo de tierra

La tierra del suelo es uno de los factores con mayor relevancia en el huerto. Y es que esta puede conseguirse en un vivero o en un establecimiento de venta de plantas. Sin embargo, es importante que la tierra cuente con abono o compost.

Si la tierra no viene lista con estos, puede comprarse un poco de abono para poder mezclarlo con tus propias manos, o en caso contrario, puedes incluso fabricar tu propio abono.

Paso 4: Elige las plantas

Si realmente quieres que tu cultivo sea exitoso, necesitas pensar de forma adecuada las variedades de plantas que desees cultivar. 

Si cuentas con espacios reducidos, se recomienda altamente comenzar con hierbas aromáticas, como por ejemplo la albahaca, el cilantro, el eneldo, el hinojo, la menta, el perejil y el estragón.

Paso 5: Cultivar

A mitad del proceso ya podemos ir sembrando nuestras plantas. Las profundidades de la semilla deben poseer de un par a unas 3 veces su tamaño. 

Debes tener en cuenta que la semilla no puede quedar tan profunda. Además, se necesita dejar un espacio considerable entre las semillas. Para posteriormente estas puedan crecer y desarrollarse en las condiciones más óptimas, poder cuidarlas y que su proceso de crecimiento no se vea interrumpido.

Paso 6: El riego

El agua es fundamental para el desarrollo de la planta, sin embargo, no todas las plantas que se encuentran en el huerto casero necesitan las cantidades por igual. No obstante debes procurar investigar la cantidad de agua que requiere cada una de tus plantas.

Además establecer un horario de riego, ya que no basta tampoco regar las plantas de forma regular sino que además debes informarte bien sobre las porciones de agua que cada una necesitan y aguantan.

Paso 7: Fertilizantes

Todas y cada una de las plantas necesitan fertilizantes. Esto debido a que los nutrientes y las vitaminas principales pueden hallarse como un plus en estos métodos de fortalecimiento para el mecanismo de crecimiento y desarrollo de las plantas. Así como los frutos que den posteriormente.

Paso 8: Cuida tu siembra

Es fundamental el constante análisis y monitoreo de las plantas, especialmente si tratamos de un huerto en espacios abiertos, esto se debe a que algunos pequeños insectos querrán aprovecharse de estos frutos o propiedades.

La presencia en nuestros huertos de algunos de estos, como por ejemplo, las mariquitas, las abejas, pueden representar una buena salud del huerto. Sin embargo, otras especies como las orugas pueden provocar daños perjudiciales en las raíces y hojas de la planta en el huerto.

Paso 9: ¡Tu huerto está listo!

Al cabo de haber transcurrido un período de tiempo aproximadamente alrededor de un par o unos 3 meses, podrás comenzar a notar los resultados de tu huerto.

Debes saber que no todas las plantas crecen y se desarrollan a la misma velocidad o al mismo tiempo, así que con algunas tendrás que tener un poco más de paciencia que con otras.

Lista de hierbas y vegetales que puedes volver a cultivar

Si fuera por nosotros, quisiéramos sembrar cualquier tipo de plantas o alimentos desde la comodidad de nuestros hogares. Sin embargo y desgraciadamente, esto no puede ser posible casi en su totalidad. 

En este sentido, a continuación te presentaremos una lista de diversas plantas vegetales que son adecuadas para la siembra en lugares con poco espacio. Además que muchas de ellas son verduras que crecen rápido ¡adelante!

Berenjena

Se tiene que plantar en almácigos en fechas finales de la temporada de invierno y ser trasplantados un par de meses después a una distancia de 60 cm entre una y otra. Tienen que contar con bastante luz solar y protegerse de las temperaturas heladas. 

Necesitan mucha agua, y se recomienda colocar arcilla en la tierra para que drene y no se pudran las raíces.

Brócoli

Se deben plantar en almácigo primero en invierno y ser trasplantadas en primavera a 45 cm de distancia entre planta y planta. Necesita de pleno sol y estar siempre húmedo. Dependiendo del clima, así mismo será la cantidad de riego que necesiten.

Cebollas

Pueden plantarse en verano, invierno y primavera. Deben separarse a una distancia de 15 cm entra cada una. Prefieren plena luz solar durante el día pero poca agua. 20 días antes de recolectar se recomienda dejar de regarlas. 

Lechuga

Se pueden plantar en cualquier época del año directamente en tierra, a una distancia de 25 cm entre semilla y semilla. Se recomienda la exposición al sol en las primeras horas de la mañana y luego colocar a media sombra. Debes regar seguido manteniendo el suelo húmedo.

Pepino

Se recomienda plantar en primavera directamente en tierra a una distancia de 12 cm entre cada planta. Necesita abundante sol y agua para su crecimiento.

Tomate

Debe cultivarse primero en almácigo a inicios de primavera y luego trasplantarse a fin de primavera. Deben ubicarse a una distancia de 60 cm entre cada una. Necesitan de mucho sol y agua al igual que el pepino (se recomienda por goteo).

Zanahoria

Se planta directamente en tierra, en primavera, otoño e invierno a 8 cm de distancia entra cada una. Les encanta el sol y el agua, así que mantener iluminado con luz natural y el suelo húmedo.

Breves cuidados y consejos para tus plantas

El laurel, la albahaca  la lavanda son 3 hierbas que impulsarán a la prevención de la presencia de plagas e insectos en el huerto.

Los jardines en contenedores cuentan como norma general un cuidado más sencillo de llevar a cabo, gracias a que las hierbas y plagas suelen ser un problema menor que los grandes jardines.

Ten en cuenta que los huertos no son realizados en tierra a cielo abierto requieren de un riego más intenso y aplicación de abono.

Puedes hacer el compostaje de tu huerto con residuos orgánicos, de acuerdo a las condiciones del clima y características de tus plantas.

Vía: culturaambientalista.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Algunas plantas repelentes de mosquitos. ¿Lo sabías?

A todos nos encanta sentarnos en nuestro jardín