Buscando agua en la atmósfera de los iceberg

- en Agua, Ciencia, Medio ambiente
138
0

Estos gigantescos pedazos de hielo floten en el mar. Se trata de un agua tan pura y fresca que hasta se comercializa embotellada.

La Tierra es conocida como el planeta azul al estar cubierta por un 70% de agua. De este porcentaje, el 97% es agua salada mientras que el 3% restante es agua dulce. De esa cantidad, solo el 0,007% del total está disponible para consumo humano, debido a que el 69% está congelada en los polos, enterrada, el 30% está enterrada bajo la superficie terrestre en acuíferos y el 0,3% se encuentra en los ríos y los lagos.

La Antártida y Groenlandia son los dos grandes continentes helados de nuestros planeta. Estos están compuestos por estructuras de agua congelada, conocidas como glaciares y que parecen tener vida propia. Y es que estos se desplazan ligeramente, a consecuencia de las corrientes marinas, y son capaces de renovar el hielo a causa de los cambios en el clima y el agua.

Los glaciares se generan por la acumulación de nieve compacta en zona continental, así que el agua de los icebergs no es salada, aunque estos gigantescos pedazos de hielo floten en el mar. Se trata de un agua tan pura y fresca que hasta se comercializa embotellada y en forma de hielo para tomar con vodka. Sólo podemos ver una séptima parte de su tamaño, ya que el resto permanece oculto bajo el agua.

Hay que diferenciar estos bloques de hielo de los que se forman por la congelación del agua del océano que rodea la Antártida, que son salados. Este hielo llega a ocupar un área de más de 20 millones de km2.

Puedes leer: Cómo se derriten realmente los icebergs

Obteniendo agua de la atmosfera de los iceberg

Desde atrapar el agua de la atmósfera hasta conseguirla de un iceberg: la creciente escasez de agua obligará a muchos países a utilizar en los próximos años fuentes no convencionales que pueden proporcionar abundantes recursos hídricos para el consumo humano y agrícola.

Así, para 2050, casi la mitad de los países del planeta sufrirá escasez de agua, por lo que ha llegado el momento de empezar a utilizar estas fuentes no convencionales de agua, ha explicado a Efe Manzoor Qadir, subdirector del Instituto para el Agua, Medio Ambiente y Salud de la ONU (UNU-INWEH).

Este instituto con sede en Canadá ha coordinado el libro «Fuentes no convencionales de agua», publicado hoy por la ONU.

Una de las principales fuentes no convencionales de donde se puede extraer agua es la atmósfera, que se estima contiene 13.000 kilómetros cúbicos de vapor de agua. Un kilómetro cúbico de agua equivale al contenido de 400.000 piscinas olímpicas.

Te puede interesar: El megaiceberg que dejó 152 mil millones de toneladas de agua dulce en el océano

Y las necesidades de agua dulce del planeta son de unos 4.600 kilómetros cúbicos al año.

Según ha explicado Qadir, existen varios métodos para capturar el agua de la atmósfera y utilizarla para su consumo.

Recolección de neblina con redes verticales

En concreto, ha mencionado la técnica de la recolección de neblina con redes verticales, que comunidades rurales en puntos tan diversos como Chile, Marruecos y Sudáfrica aplican desde hace más de 100 años para recuperar agua de la atmósfera.

Esta técnica tradicional, con la ayuda del desarrollo de materiales avanzados, ha permitido diseñar paneles recolectores que pueden producir al día más de 20 litros de agua por metro cuadrado de malla en condiciones de densa neblina.

Un metro cuadrado de malla, que tiene una vida útil de más de una década, tiene un coste medio inferior a los 250 dólares (unos 233 euros al cambio actual).

En ese periodo, un panel de un metro cuadrado de superficie generaría alrededor de 75.000 litros de agua, lo que supone un coste de producción de «solo» 33 centavos (30 céntimos de euro) por litro según el informe.

«Sembrado de nubes»

Otra técnica señalada por los expertos de la ONU es el llamado «sembrado de nubes».

En este caso, se utiliza la dispersión en la atmósfera de sustancias como yoduro de plata o dióxido de carbono congelado para provocar lluvia.

Los expertos también dicen que el desarrollo de nuevas tecnologías, como membranas con nanopartículas, pueden hacer que técnicas como la desalinización del agua marina se convierta en los próximos años en una práctica extendida para la producción de agua para consumo.

En la actualidad, casi un 5 % de la población mundial depende de agua producida a través de la desalinización.

Qadir cuenta a Efe que aunque este proceso actualmente requiere de grandes cantidades de energía, el desarrollo de nuevas tecnologías hará que a corto y medio plazo esté disponible para países que ahora no pueden permitirse el uso de la desalinización.

Agua desalinizada

De hecho, se estima que para 2030 se producirán en todo el mundo 200 millones de metros cúbicos de agua desalinizada, el doble que en la actualidad, a la mitad de lo que cuesta hoy en día.

La reutilización de agua de desecho, como las aguas residuales de las municipalidades o el agua de drenaje usada en actividades agrícolas es otra de las fuentes no convencionales señaladas por los expertos de la ONU junto con el uso de agua dulce atrapada en depósitos subterráneos de gran profundidad en el subsuelo de las plataformas continentales.

Pero quizás una de las fuentes más fascinantes citadas por Qadir es el agua contenida en icebergs.

Según los datos de los científicos de la ONU, cada año más de 100.000 montañas de hielo procedentes del Ártico y de la Antártica se derriten en los océanos.

Estos icebergs contienen más agua dulce que las necesidades anuales de todo el planeta.

Aunque la recolección del agua de icebergs ha sido discutida desde hace muchos años, y se realiza a pequeña escala en Groenlandia, hasta ahora se consideraba que no era algo práctico.

Montañas de hielo

A pesar de que existen obstáculos como determinar a quién pertenecen esos icebergs, Qadir y otros expertos reconocen que es el momento de plantearse seriamente la recolección de agua procedente de fuentes no convencionales como las montañas de hielo.

«La dura realidad es que las formas tradicionales de recolección de agua de nevadas, lluvias o ríos no son suficientes para responder a las crecientes necesidades de agua dulce en áreas con escasez», comenta el director de UNU-INWEH, Vladimir Smakhtin.

«Los países con escasez de agua necesitan un cambio radical en la planificación y gestión de los recursos de agua que incluye el uso creativo de un creciente número de fuentes no convencionales, pero viables, de recursos hídricos», concluye

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Vídeo: Así viven los bichos que tenemos en el rostro y que no vemos

Los ácaros en la cara son tan sutiles