Calentamiento repentino en la estratosfera sobre el antártico y hemisferio norte

Calentamiento repentino en la estratosfera sobre el antártico y hemisferio norte

Cuando estos fenómenos provocan la rotura del vórtice polar en vórtices más pequeños, en la mayoría de las ocasiones Siberia y el noroeste de Europa sufren una meteorología inusualmente fría.

La estratosfera es la capa de la atmósfera situada por encima de la troposfera, a 10 kilómetros de altura, y bajo la mesosfera, a 50 kilómetros. A veces experimenta estos calentamientos repentinos, que se caracterizan por el aumento de la temperatura de la estratosfera sobre los polos, en cuestión de días, y que normalmente pueden bajar mucho las temperaturas de la superficie y llevar a tormentas de nieve a latitudes inferiores.

En los calentamientos estratosféricos repentinos (sudden stratospheric warming, SSW), grandes perturbaciones meteorológicas relacionadas con el vórtice polar en el que la temperatura de la estratosfera polar aumenta a medida que se ve afectada por los vientos alrededor del polo, el vórtice polar se debilita.

Los SSW también tienen profundos efectos atmosféricos a grandes distancias, provocando cambios en el hemisferio opuesto a la ubicación del SSW original, cambios que se extienden hasta la termosfera superior y la ionosfera.

Un estudio publicado el 16 de julio de 2021 en Geophysical Research Letters por Larisa Goncharenko y sus colegas del Observatorio Haystack del MIT examina los efectos de un SSW antártico importante reciente en el hemisferio norte mediante el estudio de los cambios observados en la atmósfera superior en América del Norte y Europa.

En una anomalía causada por SSW, los cambios sobre el polo provocan cambios en el hemisferio opuesto. Este importante vínculo interhemisférico se identificó como cambios drásticos en altitudes superiores a 100 km, por ejemplo, en las mediciones del contenido total de electrones (total electron content, TEC), así como las variaciones en la relación termosférica O / N2.

Los SSW son más frecuentes en el Ártico; estos causan TEC y otras anomalías relacionadas en el hemisferio sur, por lo que se han realizado más observaciones sobre este vínculo. Dado que los SSW antárticos son menos comunes, hay menos oportunidades de estudiar sus efectos en el hemisferio norte. Sin embargo, la mayor densidad de ubicaciones de observación de TEC en el hemisferio norte permite una medición precisa de estas anomalías de la atmósfera superior cuando ocurren.

SSW antártico

En septiembre de 2019, ocurrió un evento extremo de SSW que batió récords sobre la Antártida. Goncharenko y sus colegas encontraron cambios significativos resultantes en la atmósfera superior en latitudes medias sobre el hemisferio norte después de este evento; hay más observaciones disponibles para esta región que en el hemisferio sur. Los cambios fueron notables no solo en la gravedad, sino también porque se limitan a un rango de longitud estrecho (20-40 grados), difieren entre América del Norte y Europa y persisten durante mucho tiempo.

Anomalías ionosféricas observadas el 15 y 21 de septiembre de 2019 en América del Norte. Las anomalías se muestran para TEC (contenido total de electrones) y se expresan como porcentaje en comparación con los valores promedio de esta temporada. Un aumento del 50-80 por ciento en el TEC observado en el oeste de los Estados Unidos está relacionado con el calentamiento estratosférico repentino de la Antártida. Las áreas coloreadas muestran dónde se desplazan los niveles de TEC en América del Norte y Europa por la tarde; el rojo indica un aumento de hasta un 80 por ciento en comparación con los niveles normales de referencia, y el azul indica una disminución de hasta un -40 por ciento en comparación con los niveles normales.

En la figura anterior, las áreas rojas muestran dónde se desplazan los niveles de TEC en América del Norte y Europa por la tarde; el rojo indica un aumento de hasta un 80 por ciento en comparación con los niveles normales de referencia, y el azul indica una disminución de hasta un -40 por ciento en comparación con los niveles normales. Este cambio de TEC persistió durante todo septiembre de 2019 en el oeste de los Estados Unidos, pero duró poco en Europa, lo que indica diferentes mecanismos en juego.

Los autores sugieren que un cambio en los vientos termosféricos zonales (este-oeste) es una de las razones de la variación entre regiones. Otro factor son las diferencias en los ángulos de declinación magnética; en áreas con mayor declinación, los vientos zonales pueden transportar plasma de manera más eficiente a altitudes más altas o más bajas, lo que lleva a la acumulación o disminución de la densidad del plasma.

Se necesitan más estudios para determinar la medida precisa en que estos factores afectan el vínculo entre los eventos estratosféricos polares y el espacio cercano a la Tierra en el hemisferio opuesto. Estos estudios siguen siendo un desafío, dada la relativa rareza de los SSW antárticos y la escasa disponibilidad de datos ionosféricos en el hemisferio sur.

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Mangas de agua causan sorpresa y temor en Cuba

Este fenómeno meteorológico se produce en un lugar