California enfrenta una megasequía y se sumerge en una histórica crisis hídrica

- en Agua, Calentamiento global, El clima
232
0

Según informes del estado, la primera mitad de 2022 ha sido el más árido de la historia en relación a precipitaciones y nevadas. 

 las sequías y los incendios no son novedad en California. Sin embargo, la situación que ha atravesado el oeste de Estados Unidos durante los últimos tiempos es de una gravedad excepcional y no para de encender alarmas. El cambio climático, por supuesto, está detrás del recrudecimiento de las condiciones. 

Las sequías en California son recurrentes, dice el Instituto de Política Pública de California, y explica que el estado tiene el clima más variable de todo Estados Unidos: es común que haya años muy secos y años muy húmedos, mientras que los años con precipitaciones promedio son «raros».

En todo el oeste, de hecho, las megasequías no son novedad: entre el año 800 y 1600, por ejemplo, ocurrieron de manera repetida según una investigación publicada en febrero en Nature Climate Change que reseña el sistema gubernamental de información sobre sequías.

En California, en las últimas décadas hubo varios episodios de sequías significativas, por ejemplo en 1976-1977, de 1987 a 1992, del 2007 a 2009 y, más recientemente, de 2012 a 2016.

Se avecina un verano seco e inconveniente para California. Según el último informe sobre sequía elaborado por la Universidad de Nebraska-Lincoln y autoridades gubernamentales de Estados Unidos, los dos embalses más grandes del Estado más poblado del país se encuentran en niveles «críticamente bajos» justo al comienzo de la llamada estación seca.

Puedes leer: Desde el año 2000 las sequías han aumentado un 29%

El lago Shasta, que puede llegar a subir 300 metros por encima del nivel del mar cuando está lleno, actualmente está al 40% de su capacidad, su peor nivel a estas alturas del año desde que existen registros. Y el lago Oroville, una de las principales fuentes de abastecimiento del sur de California, se encuentra al 55%. Los medios locales ya hablan de «megasequía» a raíz de una situación que ya entra en su tercer año, la peor en la historia de California tras superar el periodo anterior, entre 2012 y 2017.

California

Los recortes voluntarios que solicitó el verano pesado el gobernador de California, Gavin Newsom, se han vuelto obligatorios en algunas partes del Estado. En el sur ya se ha declarado el estado de emergencia, lo que limita el el uso de agua para riego a un solo día a la semana a partir de ayer miércoles, 1 de junio. Los recortes afectarán a 6 millones de personas en partes de los condados de Los Angeles, San Bernardino y Ventura. «Estamos viendo condiciones que no habíamos visto antes», indica Adel Hagekhalil, jefe regional del Distrito de Agua Metropolitano del Sur de California. «Necesitamos serias reducciones en el consumo de agua».

Seguir leyendo: Una sequía histórica dejó una sorpresa en un pantano en los EE.UU

No solo California se está viendo afectada por la falta de lluvias y las condiciones climáticas que está imponiendo el calentamiento global. El lago Mead, la mayor reserva de EEUU en términos de capacidad -situado a 40 kilómetros al este de Las Vegas- está en su nivel más bajo desde 1937 tras la decepcionante temporada de lluvias. Apenas superaba el 30% el pasado 3 de mayo. En la cuenca del Río Grande, el embalse Elephant Butte de Nuevo México, registraba un pírrico 13% hace una semana, por lo que es previsible que comiencen en breve los recortes en esa región.

Tan poca agua queda en el lago Mead que una embarcación se topó la semana pasada con un barril que contenía restos humanos, evidencia de un asesinato cometido hace décadas aprovechando la profundidad del lago. La policía local encontró más restos el pasado sábado.

Advertencias sobre los daños

Semejante panorama es la constatación de las advertencias de científicos y expertos desde hace años. «No hay suficiente agua para mantener el modelo actual. Es insostenible y todo el mundo lo sabe, desde los políticos hasta los propios agricultores», decía hace un año a este diario Ángel Fernández-Bou, ingeniero agrónomo e investigador de la Universidad de California Merced.

Los decepcionantes registros de lluvia en los últimos meses están prolongando la crisis, con muchas partes de California en condiciones de sequía extrema o excepcional. Los tres primeros meses del año fueron los más secos en la historia estatal. Y las cumbres nevadas se han derretido a mayor velocidad de lo esperado por las altas temperaturas. Un panorama desolador.

La crisis hídrica que alarma al estado

California lleva tres años de sequía sostenida, que ha hecho estragos en el sistema de suministro de agua del estado. Más del 95 por ciento del estado se encuentra actualmente en condiciones de “sequía severa”, según el monitor de sequía del gobierno federal.

En la declaración de emergencia, el MWD hizo referencia al papel de la crisis climática en la incertidumbre sobre el agua.

Además de la reducción de las precipitaciones desde 2020, el clima de California está en transición hacia un entorno más cálido en el que las relaciones históricas entre la temperatura, la precipitación y la escorrentía están cambiando.

Gran parte del agua de California procede de la capa de nieve de las montañas de Sierra Nevada. A principios de este mes, el LADWP advirtió que el manto de nieve era inferior a una cuarta parte de los niveles normales, y llamó a los californianos a reducir voluntariamente el uso del agua.

Fuente: PABLO SCARPELLINI / EL MUNDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Adonis, el árbol más viejo de Europa tiene más de 1000 años

Aunque no lo crean en el norte de Grecia vive un árbol que nació hace 1.075 años, se trata de un pino de los Balcanes según informaron a la prensa expertos de la Universidad de Estocolmo quienes junto a investigadores de la Universidad de Mainz en Alemania y la Universidad de Arizona en EE.UU. descubrieron el espécimen único por su antigüedad.