Cazan potenciales causadores de pandemias en Amazonia

Cazan potenciales causadores de pandemias en Amazonia

- en Ciencia, Medio ambiente, Salud
119
0

“La selva amazónica es tan rica en virus como lo es en especies de murciélagos, plantas y animales en general”.

Su rica biodiversidad está seriamente amenazada por el avance de la deforestación y otras acciones que podrían favorecer el salto hacia los humanos de diversos pátogenos de su fauna.

Científicos cazadores de patógenos analizan heces, fluidos y tejidos de animales de la selva brasileña, para tratar de impedir la aparición de nuevas pandemias.

Buscan gusanos parásitos, virus y otros agentes infecciosos que podrían infectar a los humanos. Advierten que la deforestación aumenta el riesgo de propagación de enfermedades zoonóticas.

Hay algo en lo que están de acuerdo los científicos que estudian virus: que la biodiversidad de las selvas tropicales es un caldo de cultivo perfecto para que surjan nuevos patógenos peligrosos para los humanos. También coinciden en que cuando las poblaciones o actividades humanas invaden ese ecosistema, se dispara el riesgo de contagio de esas enfermedades.

En Brasil, las políticas del presidente Jair Bolsonaro «no han hecho más que potenciar ese riesgo», advierte el periodista científico Daniel Grossman, en un reportaje realizado entre la revista Science y el Centro Pulitzer.

La deforestación se ha disparado en la Amazonia desde que Bolsonaro llegó al poder en 2019. En marzo de 2021 se llegó al máximo histórico de pérdida de cubierta vegetal en un mes: 367 kilómetros cuadrados, una superficie que equivale a una vez y media el tamaño de la ciudad de Buenos Aires.

A la deforestación, se suma el crecimiento urbano, la expansión de las autopistas, la construcción de presas hidroeléctricas, la extracción de oro y las pequeñas explotaciones agrícolas que erosionan la selva.

¿Cómo la deforestación podría generar una nueva pandemia?

La transformación del hábitat, podría provocar que los huéspedes y vectores virales sean más peligrosos y así, aumentar la probabilidad de contagio a los humanos, explica Grossman.

La selva podría convertirse en una gran amenaza para los humanos por las infecciones que circulan entre los animales.
Alrededor del 12% de las 1.400 especies de murciélagos del mundo —conocidos por albergar una desconcertante gama de virus, se estima que incluso el Sars-CoV-2— revolotean por la selva amazónica, señala Grossman. Sus monos y roedores también son portadores de muchas amenazas potenciales.

En este contexto, cobra particular relevancia el trabajo de los «detectives científicos», los investigadores de la Fundación Oswaldo Cruz, una de las instituciones de investigación en salud pública más aclamada del mundo —vinculada al Ministerio de Salud de Brasil—, conocida como Fiocruz.
Ellos esperan prevenir las zoonosis, las enfermedades que pasan de los animales a los seres humanos, vigilando la aparición de enfermedades nuevas y raras en los animales de la selva.
La veterinaria del Fiocruz Alessandra Nava, considera que el trabajo del centro «es cada vez más urgente» debido a la deforestación. «No tenemos poder para reducir la deforestación», dice. Pero, añade, «tenemos el poder de buscar nuevos virus», publicó Grossman.

Vía: https://mundo.sputniknews.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Detectan grandes «pirocumulonimbus» las nubes de humo que asombra a los meteorólogos

Los bomberos y los científicos informan de enormes