Cenizas desde Australia, a la nieve de Nueva Zelanda

Cenizas desde Australia, a la nieve de Nueva Zelanda

Las nubes de humo y ceniza que emanan de los incendios de Australia han viajado hacia Nueva Zelanda y han teñido de marrón las cumbres nevadas situadas a 2.000 kilómetros de distancia del fuego. Los expertos advierten que esta capa de ceniza y polvo acelerará el deshielo de los glaciares porque refuerza la retención del calor del sol.

Las cumbres nevadas de Nueva Zelanda han quedado cubiertas de color marrón después de que el espeso humo de los incendios forestales procedentes de Australia las haya cubierto de polvo y cenizas tras atravesar el mar de Tasmania durante más de 2.000 kilómetros.

This Jan 2, 2020, photo captured by NASA’s Terra satellite and made available by the Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS), shows thick smoke blanketing southeastern Australia along the border of Victoria and New South Wales. More than 200 fires are burning in Australia’s two most-populous states. Blazes have also been burning in Western Australia, South Australia and Tasmania. (NASA via AP)

El pasado 1 de enero, la ciudad de Auckland y parte de la isla norte amanecieron con un sol fantasmal de color naranja brillante mientras que una nube anaranjada proveniente de Australia cubría el país y llegaba hasta la isla sur de Nueva Zelanda.

Al día siguiente, empezaron a circular las primeras fotos de los llamados Alpes del Sur, las cimas más altas del país, teñidos de un color caramelo debido a las cenizas y al hollín que se han depositado sobre las cumbres. La ex primera ministra del país, Helen Clark, lanzaba un mensaje de alerta en Twitter advirtiendo sobre las consecuencias ambientales. “El impacto de la ceniza en los glaciares puede acelerar el deshielo. La tragedia de un país [por Australia] puede derramarse sobre otros”, escribió.

Nieve en Nueva Zelanda manchada por humo de incendios. | Foto: @Rachelhatesit

Efectivamente, según los expertos de Nueva Zelanda, este fenómeno puede hacer que la fusión de los glaciares se incremente un 30% esta temporada ya que los colores oscuros captan más radiación solar que el blanco. El albedo es la cantidad de radiación que refleja una superficie respecto a la que incide sobre ella. Es conocido que el hielo y la nieve tienen un gran albedo… siempre que sean blancos. En este caso, al estar teñidos de oscuro, captarán más calor del sol y en los próximos meses la nieve se derretirá con más rapidez.

Un fenómeno insólito

El profesor Andrew Mackintosh, responsable del Departamento de Medio Ambiente de la Universidad de Monash (Nueva Zelanda) y antiguo director del Antarctic Research Centre del país declaraba al diario británico The Guardian que su estimación es que el deshielo aumentará esta temporada hasta en un 30%. Además, indicaba que la magnitud de cenizas llegadas a Nueva Zelanda es insólita: “Es bastante común que las cenizas de los fuegos de Australia lleguen hasta aquí, pero en dos décadas de estudio no hemos visto jamás tal cantidad; su magnitud es fenomenal”.

Según Mackintosh, los glaciares más altos, situados alrededor del monte Cook, recibirán nuevas nevadas pronto y estas cubrirán de blanco la capa actual. Sin embargo, los glaciares más bajos no tendrán precipitaciones en los próximos meses, por lo que permanecerán expuestos al sol teñidos de marrón.

Las imágenes tomadas en el glaciar Franz Josef en la isla sur muestran una capa de polvo teñido de amarillo  en la cima de la montaña normalmente blanca.

Nieve en Nueva Zelanda manchada por humo de incendios. | Foto: @Rachelhatesit

Asimismo, el guía local Andy Hoare filmó el efecto de la nube de humo en el glaciar Tasman.

En Nueva Zelanda hay más de 3.000 glaciares y, desde la década de 1970, los científicos han registrado una disminución de casi un tercio. Las estimaciones predicen que desaparecerán por completo a finales de siglo.

Según el Servicio Meteorológico de Nueva Zelanda la reciente neblina de humo es el cuarto evento de este verano austral y esperan que la mayor parte del humo que queda sobre Nueva Zelanda desaparezca a lo largo de la semana. Por el momento no ha sido necesario decretar ninguna alerta sanitaria por su afección a la población, aunque sí está siendo evidente su impacto sobre el medio ambiente.

Vía: elagoradiario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Sólo un espejismo? Surgen dudas sobre el agua del polo sur de Marte

Cuando hace cuatro años la Agencia Espacial de Estados