Chirinola, el cactus que parece un gusano y que camina

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas
389
0

Su nombre científico es Stenocereus eruca. Eruca, significa oruga en latín, insecto con el que se compara porque la planta es alargada, crece a ras de piso y las formas curvas que adopta evocan el movimiento de dichos invertebrados

El nombre científico de la chirinola es Stenocereus eruca. Se trata de una especie endémica del estado de Baja California Sur, en México. La chirinola es el único cactus de toda la diversidad de especies que habitan en las zonas áridas de México, que no crece erecto. Sus tallos se desarrollan a ras del suelo y con frecuencia forman extensas masas. Los hijuelos del cactus crecen como ramas que se separan después formando nuevas plantas.

Las plantas son seres maravillosos que poco a poco la ciencia va desvelando sus secretos. Se sabe que muchas de ellas tienen la capacidad de tomar decisiones complejas que les ayudan a salvaguardar su supervivencia. Pero en la mayoría de los casos este tipo de seres vegetales tienen un factor en su contra, el hecho de no poder migrar de un sitio a otro para resguardarse de las inclemencias del ambiente. Y decimos en la mayoría de los casos porque hay sus excepciones, como el cactus mexicano que camina y muere para poder vivir, la llamada chirinola.

Nota que te puede interesar: Conocé las plantas que brillan en la oscuridad

Lo hace a través de su crecimiento que no es erecto, sino que se desarrolla de forma horizontal a ras de suelo. Con frecuencia forma extensas masas con su cuerpo, pues una sola chirinola llega a medir de 10 a 15 metros de longitud, una extensión bastante amplia. Además, tiene un aspecto de serpiente espinosa, aunque muy grande debido a que su diámetro oscila entre los 4 y los 8 centímetros. Tiene tonalidades verdosas que tienden más hacia los grises gracias a que está inmensamente cubierta por espinas.

Pero si esto no fuera ya de por sí sorprendente, también hay que decir que sus hijuelos crecen de forma bifurcada del tallo principal. Luego cuando cuentan con los medios necesarios para valerse por sí mismas, las chirinolas pequeñas se separan y forman nuevas plantas que igualmente se extenderán hacia otras direcciones de manera amplia.

Un cactus que se desplaza lentamente

La chirinola es un cactus que ha asombrado a los investigadores, pues pocas plantas como esta logran desarrollar el comportamiento necesario para emigrar de un sitio a otro y así, desplazarse hacia donde las condiciones sean más óptimas para su supervivencia. Pero no es lo único sorprendente, pues otra de las características por las que se dice que la chirinola camina, es porque no sólo se desplaza horizontalmente, sino que logra avanzar gracias a que la parte más vieja de la planta muere lentamente, dando paso al nuevo crecimiento.

Puedes leer: Estas 6 plantas absorben la humedad en el hogar

En ese sentido, podría decirse que la chirinola tiene que morir para poder seguir viviendo, pues la parte más vieja de la planta se seca y funciona como una especie de composta para las regiones más nuevas y así, el cactus puede continuar con su camino desplazándose por el suelo.

La chirinola al igual que otros cactus también florea, pero muy ad hoc a su naturaleza extraña que desafía lo que conocemos sobre cactus, la Stenocereus Eruca florea únicamente de noche. En plena ausencia de luz, la chirinola hace brotar sus flores de colores blancos o rosas brillantes que llegan a medir de 10 a 12 centímetros de largo. No obstante, es una belleza completamente efímera, ya que sus flores sólo gozan de vida tan sólo una noche. Luego de esto, los coloridos pétalos se secan y durante el día la chirinola continúa su camino por el suelo desértico de Bajar California del Sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Córdoba: cambiarán a los caballos de los carreros, por vehículos eléctricos

Innovadora propuesta en Córdoba. Entregan vehículos eléctricos para