¿Cómo afectará el cambio climático a las focas?

¿Cómo afectará el cambio climático a las focas?

Para algunas especies, es posible que su suerte cambie con la disminución del hielo marino, que desciende a una tasa del 12,8 % por década, y sobre todo con la ausencia de nieve.

Estos animales dependen del hielo marino estable para reproducirse y criar a su descendencia, pero es sobre todo la presencia de abundante nieve lo que les permite sobrevivir. Las focas cavan refugios –con accesos directos también desde el agua, que se encuentra bajo la superficie– para aislarse del frío extremo y para proteger a sus crías de los depredadores hasta el momento del destete.

Sin embargo, la reducción de la cobertura de nieve está obligando a estos mamíferos a parir en la superficie del hielo, lo que aumenta la mortalidad de las crías al estar más expuestos a osos polares, orcas, morsas, y lobos. 

En una de las zonas oceánicas más remotas del mundo, el Mar de Weddell, varias especies de focas crían y se alimentan: entre ellas las focas cangrejeras (Lobodon carcinophagus) y las de Weddell (Leptonychotes weddellii). Durante varios años, gracias a la ayuda de miles de ciudadanos un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda, rastreó las imágenes de satélite en busca de estos mamíferos en el océano Antártico.

Focas antárticas

Uno de los objetivos era crear técnicas de seguimiento de las áreas marinas para la conservación de las focas y otro tipo de fauna. “Descubrimos que las focas de Weddell y las focas cangrejeras se reproducen cerca de los lugares en los que pueden encontrar comida”, afirma Mia Wege, ahora profesora de Zoología en la Universidad de Pretoria (Sudáfrica) y que trabajaba en la universidad neozelandesa.

En un nuevo estudio, publicado en la revista Global Change Biology, los investigadores revelan cómo el cambio climático afectará a estos lugares de cría. De hecho, no lo hará de igual manera. “Debido a la crisis climática, las focas cangrejeras tendrán cada vez más dificultades para encontrar un lugar donde descansar y criar a sus crías, además de tener menos comida disponible”, señala Wege, autora principal.

Pero lo más sorprendente es que las focas de Weddell, en cambio, se verán mínimamente afectadas en un futuro próximo, “contrariamente a lo que ocurre en otros lugares de la Antártida”, añade la experta.

Los hallazgos arrojan luz sobre cómo estos depredadores marinos responden de manera diferente al cambio climático en función de sus ecologías únicas. “Lo más importante es que el estudio demuestra una vez más cómo estas especies pueden proporcionar información sobre todo el ecosistema, y lo valiosas que son como especies centinela, especialmente cuando pensamos en formas de supervisar la eficacia de las áreas marinas protegidas”, recalca la investigadora.

Unas más especializadas y otras más flexibles

La naturaleza especializada de las focas cangrejeras, que prefieren criar en el hielo inestable y de corta duración que vaga a la deriva en el mar, son más vulnerables al aumento general de las temperaturas. Si estas plataformas de hielo en medio del agua se derriten, esta especie tendrá menos espacio para criar.

Además, son muy exigentes en cuanto a su alimentación. La mayor parte de su dieta (>90%) consiste en krill antártico y difícilmente cambian de presas ya que se han convertido en depredadores muy especializados con unos dientes en forma de tamiz que se adapta a la caza del krill. Si el cambio climático afecta a sus presas en el océano, estos animales tienen más probabilidades de sufrir.

Aunque el Mar de Weddell no se ve tan afectado por el cambio climático como la península antártica, las investigaciones actuales muestran que las focas cangrejeras ya corren el riesgo de perder su hábitat de reproducción y alimentación incluso en este relativo “refugio”.

En el caso de las focas de Weddell, que crían en el hielo rápido, es decir el que se forma sobre el continente antártico, estas permanecen en plataformas más estables. Además, son más flexibles en su dieta, combinando pescado, krill y calamares, y se mueven en función de sus presas.

Mitigar el declive

“Si queremos mitigar el declive de la población de focas amantes del hielo a medida que el clima se calienta, debemos trabajar ahora para crear áreas marinas protegidas que garanticen la longevidad de estas especies y sus ecosistemas”, concluye Michelle LaRue, investigadora principal del estudio de la Universidad de Canterbury, en Nueva Zelanda.

En octubre se celebrará la reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos, donde los líderes mundiales estudiarán la posibilidad de proteger más de 2,2 millones de km2 en el Mar de Weddell, y según los expertos, se tendrán que tener en cuenta las diferencias entre especies para planificar mejor su protección.

Fuente: Agencia SINC, https://www.ambientum.com/ https://www.agenciasinc.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Mangas de agua causan sorpresa y temor en Cuba

Este fenómeno meteorológico se produce en un lugar