Con tecnología de la NASA para salvar al tiburón más grande del mundo

Con tecnología de la NASA para salvar al tiburón más grande del mundo

- en Ciencia, Medio ambiente, Tecnología, Vida animal
204
0

Tecnología de la NASA, diseñada originalmente para ayudar a cartografiar las estrellas por el telescopio espacial Hubble, se ha adaptado para comparar los patrones de las manchas del tiburón más grande del mundo, el tiburón ballena, y así ayudar a salvarlo.

El tiburón ballena (Rhincodon typus) es el pez más grande del mundo. Donde se le encuentra, hay mucha comida. Es por ello que suele convivir con otras especies de tiburones, tortugas, mantas, móbulas, ballenas e infinidad de peces. En las costas de Yucatán y en la zona norte de las islas Galápagos se han encontrado ejemplares de más de 15 metros de largo. Viven en aguas cálidas tropicales y subtropicales. Si vemos una imagen del planeta, están justo en los alrededores de la línea ecuatorial.

El tiburón ballena puede alcanzar los 12 metros de longitud y pesar más de 20 toneladas. A pesar de su gigantesco tamaño, sigue siendo un desconocido. Actualmente, no hay una estimación fiable de la población mundial de tiburones ballena, pero, según la CNN, su número ha descendido más del 50% en los últimos 75 años.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) considera que estos tiburones están actualmente en peligro de extinción y que su población está disminuyendo año tras año.

Las principales amenazas son el impacto de la pesca industrial, la contaminación, las capturas accidentales y las colisiones con embarcaciones, informó la UICN.

Otro artículo de la UICN también informaba de que la demanda internacional de aletas, aceite de hígado, piel y carne de tiburón ha impulsado la matanza de miles de tiburones ballena. En el sur de China, la captura comercial a gran escala de tiburones ballena parece seguir aumentando, según el primer informe de la UICN.

Además, la crisis climática ha tenido un “efecto dramático” en los tiburones ballena, mermando sus presas, la temperatura del agua, las corrientes y los puntos calientes a los que quieren ir.

Desgraciadamente, con la disminución de la población, la especie tampoco se repone rápidamente, con un crecimiento lento, una maduración tardía y una baja fecundidad, dijo Petch Manopawitr, subdirector y coordinador del programa de Tailandia de la UICN para el Sudeste Asiático.

Es alarmante ver cómo una especie tan emblemática se encamina hacia la extinción“, dijo Jane Smart, directora del Programa Mundial de Especies de la UICN.

Para aumentar el conocimiento y la conservación de la especie, Brad Norman, un conservacionista marino de la Universidad de Murdoch en Australia Occidental, ayudó a fundar un programa de identificación fotográfica de los tiburones ballena.

Cada tiburón ballena tiene marcas distintivas -las líneas y manchas de su piel son como una huella dactilar- y no hay dos tiburones ballena iguales.

Brad Norman.

Los usuarios suben a Wildbook fotos de la “zona de identificación especial” que hay detrás de las branquias del tiburón ballena, y la tecnología que hay detrás de la base de datos lee los patrones de manchas distintivas como si fueran huellas dactilares. En realidad, adapta un algoritmo que los científicos de la NASA usan en el telescopio espacial Hubble para cartografiar las estrellas en el cielo con el fin de identificar los patrones de manchas únicas en la piel de los tiburones ballena y, a continuación, los compara con los miles de fotos de la base de datos para buscar patrones coincidentes. Muy parecido a cómo funciona el reconocimiento de huellas dactilares.

Ese programa ha evolucionado hasta convertirse en el mayor y más eficaz programa de seguimiento de tiburones salvajes del mundo: el Wildbook for Whale Sharks, que hace un llamamiento a los científicos de todo el mundo para que participen en la investigación marina.

Más de 10.000 personas de más de 50 países han subido imágenes de tiburones ballena a la base de datos online, que ayuda a los científicos a identificar los puntos calientes de la población y los datos de migración. Los datos obtenidos son vitales para la conservación del tiburón ballena y la gestión de la especie.

Gracias al análisis de las fotos, estamos empezando a descubrir zonas de importancia crítica para los tiburones ballena, a las que viajan para realizar aspectos importantes de su vida.

Brad Norman.

El programador de software Jason Holmberg ayudó a desarrollar el Wildbook tras inspirarse en un encuentro de buceo con uno de los gigantes en el Mar Rojo.. En febrero de 2021, la biblioteca contenía casi 76.000 informes de avistamientos de más de 12.300 tiburones.

Tener miles de científicos aficionados en todo el mundo realmente genera una gran información sobre estos animales y mucho interés público que ayuda a la conservación de la especie. Y lo mejor de esto es que cualquiera puede colaborar en la investigación del tiburón ballena.

Vía: https://ecoinventos.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El «efecto dominó» de la pérdida de especies

Una nueva investigación muestra que la pérdida de