¿Cuándo se producirá la próxima súper erupción de un volcán?

¿Cuándo se producirá la próxima súper erupción de un volcán?

- en Ciencia, Fenómenos naturales, Volcanes
392
0

Para responder a estas preguntas, un equipo internacional de geólogos dirigido por la Universidad de Ginebra (UNIGE), Suiza, y la Universidad de Pekín, China, estudia uno de los volcanes más peligrosos de la Tierra.

 Las áreas volcánicas cuya capacidad es mil veces superior a las de los volcanes habituales, los investigadores contemporáneos llaman. Han aparecido en nuestro planeta hace millones de años y participaron en la formación de la Tierra moderna. Gracias a ellos, han aparecido continentes, cadenas de islas, grandes sedes y altas montañas. Lo peor después de las explosiones volcánicas son un gran número de rocas calientes y un invierno nuclear aterrador. Nuestro planeta ya ha pasado por esto no una vez.

Un volcán es un apertura en la corteza que ocasionalmente erupta gas, lava y roca solidificada. Mientras que en erupciones explosivas hay material piroclástico: ceniza, cristales y pómez. La mayoría de las erupciones volcánicas producen de uno a 10 kilómetros de material.

¿Cuándo se producirá la próxima súper erupción de un volcán? ¿Habrá señales de advertencia?

PREDECIR EL PRÓXIMO «INVIERNO CLIMÁTICO»

Para responder a estas preguntas, un equipo internacional de geólogos dirigido por la Universidad de Ginebra (UNIGE), Suiza, y la Universidad de Pekín, China, estudia uno de los volcanes más peligrosos de la Tierra, escondido debajo de las aguas del lago Toba, en Sumatra,  Indonesia, el volcán que ha causado dos súper erupciones en el último millón de años.

La última de las grandes erupciones del volcán Toba ocurrió hace 74 000 años y se argumentaba que  provocó un «invierno climático» que duró de seis a diez años, lo que desembocó en un enfriamiento de la superficie terrestre durante mil años. Aunque las últimas investigaciones refutan que el volcán fuera realmente el causante de la glaciación que ocurrió después y la extinción masiva de especies, entre ellas, la de los Homo. 

Los investigadores han analizado los niveles de uranio y plomo en los circones que rodean Toba. Los circones son minerales que se encuentra en erupciones volcánicas explosivas. La cantidad de uranio y plomo contenida en estos circones les permite calcular cuánto tiempo pasó entre una gran erupción y la siguiente, es decir, cuanto tiempo le llevó al volcán recuperarse tras un bramido.

Si el sistema funcionara, sería posible predecir con antelación la llegada de una erupción volcánica de las que han provocado cambios climáticos, por su magnitud destructiva.

CUÁNDO VOLVERÁ EL VOLCÁN TOBA A ENTRAR EN ERUPCIÓN

La erupción del volcán Toba generó 70.000 veces la cantidad de magma de la que lleva hasta el momento el volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma

El volcán Toba en Sumatra provocó dos de las erupciones más grandes que se conocen en la Tierra: la primera hace 840.000 años, la segunda hace 75.000 años, cada una mide aproximadamente 2800 km3, lo suficiente para cubrir toda Suiza con 7 cm de espesor de ceniza y representa 70.000 veces la cantidad de magma en erupción generada por la erupción aún en curso del volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma. Posteriormente, el Toba produjo otras dos erupciones más pequeñas, una hace 1,4 millones de años y la otra hace 500.000 años.

Geólogos de la UNIGE y la Universidad de Pekín estudian el volcán y las erupciones que produjo, de tal magnitud que afectarían el clima global y plantearían numerosos problemas, particularmente en términos de suministro de alimentos, sin mencionar la migración de poblaciones.

“El volcán Toba forma una caldera, lo que significa que erupciones anteriores han creado una gran depresión que hoy está ocupada por una laguna, de agua meteórica”, explica Luca Caricchi, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias de la UNIGE y coautor del estudio.

En el centro del lago hay una isla que surgió del agua debido al empuje del magma inyectado en el embalse subvolcánico. “Podemos ver que esta isla está aumentando gradualmente en altura, lo que indica que el volcán está activo y que el magma se acumula debajo”, dice Ping-Ping Liu, profesor de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Espacio de la Universidad de Pekín y autor principal del artículo. Pero, ¿estamos cerca de la próxima súper erupción?

Medición de uranio y plomo en circón

El circón es un mineral que se encuentra en los productos de erupciones volcánicas explosivas. “Una de sus características es que lleva uranio dentro de su estructura”, explica Ping-Ping Liu.

Con el tiempo, el uranio se descompone en plomo. “Entonces, midiendo la cantidad de uranio y plomo en circón con un espectrómetro de masas, podemos determinar su edad”, dice el geólogo. Los científicos determinaron la edad de un gran número de circones extraídos de los productos de diferentes erupciones: el circón más joven proporciona información sobre la fecha de la erupción y los circones más antiguos revelan la historia de la acumulación de magma que precede a las súper erupciones.

“La primera súper erupción ocurrió hace unos 840.000 años, después de que transcurrieran 1,4 millones de años acumulando magma. El magma alimentó la segunda súper erupción 75.000 años después, con solo la mitad de tiempo acumulando magma”, señala Luca Caricchi.

¿Por qué se redujo a la mitad el tiempo de acumulación de magma si las dos súper erupciones fueron de la misma magnitud? “Esto está relacionado con el aumento progresivo de la temperatura de la corteza continental en la que se ensambla el depósito de magma de Toba”, explica Ping-Ping Liu. La entrada de magma ha calentado gradualmente la corteza continental circundante, lo que hace que el magma se enfríe más lentamente. “Este es un ‘círculo vicioso’ de erupciones: cuanto más calienta el magma la corteza, más lento se enfría el magma y más rápida se vuelve la tasa de acumulación”, dice. El resultado es que las súper erupciones pueden volverse más frecuentes con el tiempo.

Estimación de la tasa de acumulación de magma para anticipar el tamaño de la próxima súper erupción

Esta técnica, basada en la geocronología de circón, también se puede utilizar para estimar la tasa de entrada de magma en un depósito de magma. “Hoy, estimamos que unos 320 km3 de magma podrían estar listos para entrar en erupción dentro del reservorio del volcán Toba”, dice Luca Caricchi.

Si tal erupción ocurriera ahora, sería un evento muy catastrófico que afectaría fuertemente no solo a la isla de Sumatra, densamente poblada, sino también al medio ambiente mundial. Los geólogos han estimado que actualmente alrededor de 4 km3 de magma se acumulan dentro del depósito de Toba cada mil años y que esta tasa fue bastante estable a lo largo de su historia eruptiva. “La próxima súper erupción del tamaño de las dos últimas tendría lugar, calculamos que en unos 600.000 años”, prosigue. Esto no descarta que puedan ocurrir erupciones más pequeñas mientras tanto.

Este método innovador se puede aplicar a cualquier otro volcán a nivel mundial y podría servir para identificar qué volcán está más cerca de una súper erupción. “Este es un gran avance, porque con pocas super-erupciones en los últimos 2 millones de años, no nos es posible obtener valores estadísticamente significativos para la frecuencia de estos eventos catastróficos a escala global”, explica Ping-Ping Liu.

“Nuestro estudio también muestra que no ocurren eventos extremos antes de una súper erupción. Esto sugiere que los signos de una súper erupción inminente, como un aumento significativo de los terremotos o un levantamiento rápido del suelo, podrían no ser tan obvios como se muestran en las películas. En el volcán Toba todo está sucediendo silenciosamente bajo tierra, y el análisis de las circonitas ahora nos da una idea de lo que está por venir”, concluye Luca Caricchi.

Desafortunadamente, estos resultados, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), refutan la noción de que haya signos geológicos inusuales que permitan presagiar una súper erupción inminente

El magma se acumula silenciosamente en el depósito del volcán hasta que un día se produce la explosión masiva de lava, sin que a día de hoy los humanos contemos con ciencia suficiente para predecirla.

Vía: https://www.quo.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Energías renovables: ¿Cuántas existen?

Decimos que una energía es renovable cuando proviene