¿De dónde provienen los zumbidos que se escuchan en el mundo?

¿De dónde provienen los zumbidos que se escuchan en el mundo?

- en Curiosidades y rarezas
182
0

Existen informes desde hace más de siglo y medio de misteriosos zumbidos en la zona de la costa de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

Los llamados «Seneca Guns», unos sonidos en progresión que algunos identifican como explosiones de armas o artillería, llevan años intrigando a los científicos: no encuentran una explicación unitaria sobre qué motiva estos fenómenos, que a veces pueden llegar a hacer vibrar ventanas e incluso edificios enteros.

Ahora, geólogos de la Universidad de Carolina del Norte han comparado datos sísmicos de la zona con informaciones en los medios y denuncias de este tipo de eventos para ver de dónde provienen los sonidos y qué los causa. Sus hallazgos fueron presentados en la reunión anual de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU) a principios de este mes.

Un fenómeno mundial

Aunque el nombre Seneca Guns es un apelativo local del fenómeno (en realidad ni siquiera proviene de Carolina del Norte, sino del lago Seneca en el estado de Nueva York, donde ocurrió un evento similar descrito en 1850 por el escritor James Fenimore Cooper en su cuento «The Lake Gun».

El autor lo definió como «un sonido parecido a la explosión de una pesada pieza de artillería, que no puede explicarse por ninguna de las leyes conocidas de la naturaleza»), zumbidos del mismo tipo se han reportado desde todo el mundo. Todos los testimonios coinciden en que son ruidos progresivos, como extrañas explosiones distantes, que duran varios segundos, si bien el tiempo es bastante variable.

Las explicaciones más aceptadas van desde fuertes tormentas a una suerte de «ecos» de terremotos, incluyendo explosiones en canteras, vuelos de aviones que rebasan la velocidad del sonido o ejercicios militares.

Pero hace unos meses ocurrió algo inesperado: durante el confinamiento, creció exponencialmente el número de personas por todo el planeta que aseguraba haber escuchado estos fenómenos, bautizados también como «cielomotos» -si bien no se trata de un término científico ni se ha demostrado que ocurra algo así como «terremotos en el cielo»-.

Buscando patrones de zumbidos en los terremotos

Es por ello que los investigadores utilizaron el tiempo que estuvieron encerrados en su casa para revisar informes de «cielomotos» o «Seneca Guns» en Carolina del Norte desde 2013 hasta la fecha. Después, los compararon con la información recopilada por EarthScope Transportable Array, una red de 400 sensores atmosféricos y sismógrafos repartidos por EE. UU.

«Queríamos revisar artículos de noticias locales, crear un catálogo de instancias de Seneca Guns y luego tratar de verificarlos con datos sismo-acústicos reales», explicó durante la conferencia Eli Bird, estudiante de ciencias geológicas en la Universidad de Carolina del Norte.

Sin embargo, no encontraron ningún patrón, por lo que pudieron descartar que los terremotos estuvieran detrás de estos fenómenos. Al menos, en Carolina del Norte. «En general, pensamos que se trata de un fenómeno atmosférico; no creemos que provenga de la actividad sísmica, sino más bien que se propaga a través de la atmósfera en vez de por el interior de la tierra», afirmó Bird.

¿Puede no tener el mismo origen en todos lados?

Algunas teorías apuntan a rocas espaciales que viajan tan rápido que, cuando golpean la atmósfera de la Tierra, explotan. Otra posibilidad que se baraja es que estos ruidos se originen en el océano, como el choque de olas muy grandes o truenos lejos de la costa: «Las condiciones atmosféricas podrían ser tales que se amplifique en una dirección particular, o que afecte principalmente a esta área localizada», dijo Bird, quien señala que la hipótesis más convincente es que no haya un fenómeno común a todos ellos a nivel mundial y que se confundan distintos orígenes produciendo un sonido similar.

El equipo seguirá buscando una explicación a estos zumbidos, recopilando información en tiempo real en los próximos años para poder triangular con precisión dónde se producen estos sonidos. Pero, por ahora, su origen sigue siendo un misterio.

Fuente: ABC,

Vía: Ambientum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

California busca proteger a las colosales secuoyas combatiendo el fuego con más fuego

Cuando el fuego se acercó hacia la mayor