De la savia de las plantas se puede obtener energía renovable

De la savia de las plantas se puede obtener energía renovable

- en Energí­as alternativas, Medio ambiente
314
0

Durante los próximos cuatro años, un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) de Valencia, trabajará en un proyecto que espera conseguir energía renovable a partir de la savia de las plantas.

Si obtienen los resultados esperados, tendrán una aplicación directa para el desarrollo de sensores de monitorización ambiental en entornos urbanos, agrícolas y forestales.

El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) ha iniciado 2021 liderando un equipo científico europeo encargado de investigar durante los próximos cuatro años una tecnología radicalmente innovadora para obtener electricidad a partir de la savia de las plantas. Esta nueva fuente de energía renovable será inocua para el organismo vegetal y tendrá una aplicación directa para el desarrollo de sensores de monitorización ambiental en zonas urbanas, agrícolas y forestales.

«Los equipos encargados de la gestión ambiental de nuestras ciudades y pueblos, campos de cultivo y masas forestales utilizan información detallada de sus entornos para hacerlos más sostenibles y eficientes», explican los responsables del proyecto.»La información ambiental obtenida in situ de forma distribuida -por ejemplo sobre la calidad del aire, el agua o el suelo- permite anticipar problemas en el entorno antes de que sus consecuencias sean visibles y responder de forma más temprana y eficaz», prosiguen.

Sin embargo, la tecnología de monitorización actual tiene limitaciones importantes a la hora de desplegar  sensores en el entorno para captar información in situ: necesita una conexión a la red eléctrica, baterías que deben reemplazarse o fuentes de alimentación discontinua, como la energía solar. «Para lograr este despliegue, necesitamos trascender la tecnología actual y desarrollar metodologías para transformar la nueva información obtenida en decisiones que mejoren el entorno monitorizado», afirman desde el ITE.

La tesis doctoral de una investigadora, punto de partida

La tesis doctoral galardonada con el primer premio de la Real Sociedad Española de Química 2020 en Madrid ha servido de punto partida para el proyecto que pretende obtener energía renovable a partir de la savia de las plantas.

Su autora, la joven investigadora de ITE, Laura García Carmona, forma parte del grupo de investigación en el que también participan varios miembros de CSIC –incluyendo al Premio Nacional de Investigación 2020, el valenciano Xavier Querol-, del KTH (Suecia), de las universidades de Lübeck (Alemania) y Zagreb (Croacia), de la empresa alemana Cybertronica y de la empresa polaca CIM-MES. El resultado ha sido la preparación de un proyecto Horizonte 2020 evaluado con la máxima puntuación posible por la Comisión Europea.

El proyecto WatchPlant, como así se llama, desarrollará las primeras pruebas de concepto de un nuevo dispositivo para la monitorización ambiental in situ, alimentado con energía limpia extraída de la savia de organismos vegetales.

Además, el equipo científico abordará la prueba de concepto para la potencial aplicación de este dispositivo en la predicción y monitorización del impacto de sus decisiones, tomando en cuenta las interacciones socioecológicas, las consecuencias del cambio climático, el impacto de la contaminación sobre la salud humana y una amplia gama de parámetros sobre la sostenibilidad ambiental.

Cómo obtener energía renovable de las plantas

Como resultado, los equipos de gestión ambiental de ciudades, campos y bosques podrán apoyarse en estos organismos biohíbridos inteligentes para obtener datos existentes a partir de una red de dispositivos inteligentes obteniendo nuevos datos vinculados a la fisiología de las propias plantas, empleando así las propias plantas como sensores del entorno en el que se encuentran.

Utilizando los nuevos modelos de gestión ambiental, los gestores podrán tomar decisiones más eficaces. Las plantas serán equipadas con componentes e interfaz de inteligencia artificial para operar de modo inalámbrico, detectar una gran cantidad de parámetros nuevos y ya existentes, distribuidos a través de una red compleja y alimentados con electricidad proveniente de la savia de la propia planta.

La biopila vegetal abre nuevos campos de aplicación potencial más allá de la sensórica todavía por imaginar, si bien necesitará superar los desafíos científicos vinculados a todo desarrollo disruptivo en fase experimental.

Para resolverlos, el equipo científico europeo del WatchPlant combina disciplinas orientadas a un mismo resultado:

  • El Instituto Tecnológico de la Energía se centrará en el desarrollo de bioelectrodos para aplicaciones de sensado y energy harvesting.
  • CSIC-IDAEA (Catalunya) se ocupará de la monitorización de la calidad del aire en entornos urbanos.
  • CSIC-IRNAS (Andalucía) investigará la fisiología vegetal.
  • KTH Royal Institute of Technology (Suecia) aportará la microfabricación.
  • Cybertronica (Alemania) la electrónica y el desarrollo de sensores.
  • CIM-MES (Polonia) el modelado de microfluido.
  • La Facultad de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Universidad de Zagreb (Croacia) desarrollará las redes de comunicación.
  • Universidad de Lübeck (Alemania) se encargará de incorporar la inteligencia artificial.

Watchplant es un proyecto financiado por el Programa H2020 FETPROACT Topic: Environmental Intelligence y ha sido evaluado con la máxima puntuación posible por la Comisión Europea.

Fuente: Noelia López Redondo / EnergyNews, Ambientum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Mangas de agua causan sorpresa y temor en Cuba

Este fenómeno meteorológico se produce en un lugar