Día Mundial de la Pasta: todos los secretos de este plato tan popular

Día Mundial de la Pasta: todos los secretos de este plato tan popular

- en Recetas
332
0

El 25 de octubre se celebra el aniversario de uno de los platos mas elegidos a nivel internacional. Sus orígenes son mayormente italianos pero tienen influencia oriental. Te contamos su historia

Cuenta la leyenda que el primer plato de fideos no se comió en Italia y fue hace mas de 4.000 años. Se cuenta que en el noroeste de China se encontró un tazón de barro enterrado con unos fideos de mijo preparados en ese país.

En Italia, fue la civilización etrusca la que trituró por primera vez cereales y granos para formar una especie de harina que unieron con agua y luego cocinaron. En 1995, fue Roma elegida para celebrar el Primer Congreso Mundial de la Pasta y en elegir el 25 de octubre como el día para homenajearla.

Por su gran historia y difusión alrededor de todo el mundo, hay cientos de mitos alrededor de este plato tan famoso y su forma de preparación. Por ejemplo: la mayoría de las personas colocan un chorrito de aceite al hervir los fideos para evitar que se peguen. Según los entendidos, el aceite nunca se mezcla con el agua -por ser más denso-, por lo que no garantiza que no se peguen. La clave está en poner suficiente agua.

Otros mitos acerca de la pasta:

Echarle sal al agua antes que hierva. Lo más recomendable es hacerlo cuando el agua ya está en ebullición y esperar a que vuelva a hervir para echar la pasta.

Las salsas van con cualquier pasta. Según los especialistas, hay toda una teoría para qué pasta acompañar y con qué salsa. Las salsas ligeras son más adecuadas para pasta con agujeros, y hay otras para preparaciones con menos jugo.

Receta de pasta fresca al huevo

Ingredientes para 4 personas

  • 500 g de harina de trigo
  • 3 huevos

Cómo hacer pasta fresca al huevo

Dificultad media

  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 30 m
  • Reposo 1h
  • Sobre la mesada hacemos un volcán con la harina y colocamos ambos huevos adentro. Amasamos todo poco a poco, primero con la punta de los dedos y después con toda la mano hasta que todo quede bien unido.
  • Como resultado tendremos una masa ligeramente dura y se tiene que despegar con las manos. En el caso que nos quede muy seca le agregamos un chorrito más de agua, en cambio si nos queda muy húmeda le añadimos más harina.
  • Envolvemos la masa en papel film, para que no se seque, y dejamos reposar durante una hora. Con esto conseguimos que la proteína se desarrolle, tome cuerpo y se vuelva más elástica (algo que ayudará enormemente cuando llegue el momento de estirar)
  • Una vez reposada, dividimos la masa en porciones y hacemos un bollo. Espolvoreamos con un poco de harina la superficie de trabajo y estiramos cada bollo de harina con un rodillo. Es importante que quede bien una lámina de masa fina y rectangular, para que al cortarla obtengamos unas buenas tiras de pasta.
  • Espolvoreamos cada lámina con una fina capa de harina y doblamos en zigzag. Con un cuchillo bien afilado cortamos porciones de un centímetro y las colocamos sobre una tabla, formando nidos con cada una de ellas, luego tapamos con un trapo mientras continuamos cortando el resto de la pasta.
  • Una vez lista, solo queda cocerla en agua con sal. El tiempo que se recomienda en pasta es de 10 gramos de sal por cada litro de agua y un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. Pero si no quieres andar midiendo, asegurate de usar abundante cantidad de agua para que la pasta suelte la harina que lleva adherida y se cocine libremente.
  • El tiempo de cocción dependerá del grosor de la pasta y de si es rellena o no. Puede variar desde los 2 min hasta los 5 o 6 minutos. Lo mejor es probar el punto antes de sacarla del agua.

Una opción es dejarla ligeramente dura para poder darle un último golpe de cocción en la salsa y que quede al dente.

Fuente: https://descubri.cadena3.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Un clásico desayuno argentino: receta de medialunas

Quien se resiste a una medialuna en el