Diseñan un » monolito de acero» para salvar a la humanidad de los desastres por el cambio climático

Diseñan un » monolito de acero» para salvar a la humanidad de los desastres por el cambio climático

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas
472
0

Earth’s Black Box , así se conoce a este monolito de acero que mide unos 10 por 4 metros y se instalará entre las ciudades de Strahan y Queenstown.

Los efectos del cambio climático se están empezando a notar y pueden ir a peor. Así lo publicaron varias revistas médicas especializadas, que destacaron, como ejemplo, el aumento de las temperaturas máximas. «La mortalidad relacionada con el calor entre las personas mayores de 65 años ha aumentado en más del 50% en las últimas dos décadas«, apuntaban.

Pero las temperaturas extremas no es la única consecuencia: el nivel del mar también subiría, haciendo desaparecer algunas islas, y provocando una mayor contaminación de las aguas. Muchos son los riesgos climáticos que se pueden producir y para ello ya se ha puesto en marcha una iniciativa para registrar todos estos eventos y errores de la humanidad.

Caja negra de la Tierra

El proyecto se llama Earth’s Black Box (caja negra de la Tierra, en español) y se instalará en la australiana isla de Tasmania, a unos 240 kilómetros del país de Oceanía. Pese a estar alejado del principal grupo de población del continente en el que se encuentra, estará conectada a internet y registrará cada paso que se de en relación al cambio climático y que podrían conllevar un «colapso de nuestra civilización».

Científicos Australianos están construyendo la “Earths black box” en su país, un dispositivo inspirado en las cajas negras de los aviones, cuyo objetivo es sobrevivir a los desastres del cambio climático y advertir a los futuros sobrevivientes de la Tierra sobre los errores cometidos por la humanidad.

Descrito como una “herramienta”, el monolito está siendo “construido para sobrevivir a todos nosotros” y se construirá en un lugar remoto en la isla de Tasmania.

La llamada “Earths black box”, está siendo construida por investigadores de la Universidad de Tasmania y otros colaboradores y estará lista hacia mediados de 2022.

Si bien aún no está terminada, la caja ya ha comenzado a recopilar datos en unidades de almacenamiento, alimentadas por paneles solares con batería de respaldo. Trabaja de forma inalámbrica en mediciones específicas, como la temperatura de la tierra y el mar, los niveles de CO2 y el consumo de energía humana. 

Sus discos duros también recopilan y contextualizan titulares en torno a los principales eventos mundiales, como la reciente cumbre COP26 en Glasgow. 

El monolito de acero mide unos 10 por 4 metros y se instalará entre las ciudades de Strahan y Queenstown.

Según se comunica en el sitio web “Earths black box” , sus creadores esperan que la civilización humana “colapse” sin que se introduzcan cambios dramáticos, y esta caja “registrará cada paso que demos hacia esta catástrofe”. 

El sitio web también permite a sus visitantes dar un vistazo a algunos de los datos brutos relacionados con el clima que registra el dispositivo. 

Por el momento, los investigadores dicen que los discos duros pueden almacenar datos durante 30 a 50 años, pero están trabajando en un sistema de compresión que les permitiría recopilar información durante mucho más tiempo. 

Algunos opinan que la promesa de la caja negra de recopilar datos relacionados con el clima con la intención de documentar nuestra destrucción podría marcar la diferencia en el presente. 

“Cuando las personas saben que están siendo grabadas, influye en lo que hacen y dicen” , dijo a ABC Jonathan Kneebone, otro colaborador del proyecto. 

Como nos informa el sitio web del proyecto, el cuadro asegura que una cosa es cierta en la crisis climática: “Sus acciones, inacciones e interacciones ahora están siendo registradas”.

Vía: http://Ecoportal.net https://as.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Sólo un espejismo? Surgen dudas sobre el agua del polo sur de Marte

Cuando hace cuatro años la Agencia Espacial de Estados