Efectos de la llegada de una eyección de masa coronal solar a la Tierra

Efectos de la llegada de una eyección de masa coronal solar a la Tierra

- en Actividad solar, Ciencia
427
0

Hasta ahora, la tan esperada tormenta geomagnética ya ha comenzado a afectarnos, según algunos avistamientos de auroras en latitudes más bajas de lo normal.

Una tormenta solar es una perturbación de la magnetósfera de la Tierra (capa exterior de su campo magnético) cuando entra en contacto con una corriente de partículas o material procedente del Sol, principalmente a causa de una eyección de masa coronal (CME).

Una CME es una masiva expulsión de plasma (gas cargado eléctricamente) proveniente de la atmósfera solar, también llamada corona. Este fenómeno es generalmente provocado por una llamarada solar, como la que sucedió recientemente.

La tormenta solar provoca una sobrecarga de partículas energizadas en nuestra atmósfera que suele generar una serie de interferencias en los satélites, lo que podría provocar fallas en la internet satelital y los sistemas de GPS (geolocalización) como los que usan los aparatos móviles y medios de transporte como los aviones.

Si bien las llamaradas solares y las eyecciones de masa coronal transportan grandes cantidades de radiación dañina, la vida de los humanos en la Tierra está protegida por la capa de ozono y la atmósfera, que filtran los rayos ultravioleta y las partículas cargadas respectivamente.

Las tormentas geomagnéticas solares más grandes que afectan a la Tierra están asociadas con las eyecciones de masa coronal solar (coronal mass ejections, CMEs) donde miles de millones de toneladas de plasma del sol, con su campo magnético incrustado, llegan a la Tierra. Una intensa CME se generó en el sol el 28 de octubre y sus efectos ya se notan en la Tierra.

Modelado de la eyección de masa coronal y su llegada a la Tierra

Los pronosticadores de la NOAA tienen un sofisticado programa de computadora llamado «WSA-ENLIL«, que modela la propagación de CME a través del espacio interplanetario.

WSA-Enlil es un modelo de predicción de la heliosfera basado en la física a gran escala, utilizado por la Oficina de Pronóstico del Tiempo Espacial para proporcionar una advertencia de 1 a 4 días de anticipación de las estructuras de viento solar y eyecciones de masa coronal (CME) dirigidas a la Tierra que causan efectos tormentas geomagnéticas.

Predicción de la CME en su viaje desde el sol a la Tierra. NOAA

Se sabe desde hace mucho tiempo que las perturbaciones solares interrumpen las comunicaciones, causan estragos en los sistemas geomagnéticos y suponen un peligro para las operaciones de los satélites.

Arriba está el último modelo para el CME que ahora se acerca a la Tierra.

Si estas imágenes lo confunden, aquí hay un marco etiquetado para ayudarlo a entenderlo:

Imagen explicativa de algunos elementos de la predicción.

El modelo de computadora predijo que la CME haría el primer contacto con nuestro planeta alrededor de las 1800 UT el 30 de octubre. Ese tiempo ya pasó, por lo que la CME debe estar avanzando más lentamente de lo que pensaban los pronosticadores.

Una CME de movimiento más lento podría dar un golpe más débil y, por lo tanto, una tormenta menos intensa.

Imagen conceptual de cómo el tiempo espacial afecta a ciertas actividades en la Tierra. CONAGUA México

El modelo también predice un fuerte aumento en la velocidad del viento solar (800 km/s) y un salto de 5 veces en la densidad del viento solar en la estela de la CME. Tales condiciones, si se materializan, aún podrían alimentar una potente tormenta a pesar de la llegada tardía del CME.

Predicción de la probabilidad de auroras para los días 30-31 de octubre de 2021. NOAA

El pronostico revisado de Spaceweather indica condiciones para una tormenta de tipo G2 o G3 durante las primeras horas del 31 de octubre.

Impactos

Los impactos de una tormenta geomagnética fuerte de tipo G3 suelen ser, según el Space Weather Prediction Center de la NOAA:

  • Sistemas de energía: Es posible que se requieran correcciones de voltaje, se activan falsas alarmas en algunos dispositivos de protección.
  • Operaciones de las naves espaciales: la carga de superficie puede ocurrir en los componentes de los satélites, la resistencia puede aumentar en los satélites de órbita terrestre baja y pueden ser necesarias correcciones para problemas de orientación.
  • Otros sistemas: Pueden ocurrir problemas intermitentes de navegación por satélite y radionavegación de baja frecuencia, la radio de HF puede ser intermitente y la aurora se ha visto tan baja como en Illinois y Oregon (típicamente 50 ° de latitud geomagnética).

Adaptado de Spaceweather.com

Vía: https://www.tiempo.com/

Con información: https://www.tycsports.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Los bosques acuáticos en China que siguen un singular orden

La superficie verde aterciopelada con mechones Parece una almohada