El agujero de la capa de ozono se queda hasta finales del 2021

El agujero de la capa de ozono se queda hasta finales del 2021

Las temperaturas más frías en el hemisferio sur durante el invierno, al igual que el año pasado, expandieron el agujero de la capa de ozono por encima de su extensión media habitual.

Cuando en 1974 los investigadores Frank Sherwood Rowland (28 de junio 1927 – 10 de marzo de 2012) y Mario Molina (19 de marzo de 1943 – 7 de octubre de 2020) contaron al mundo que los espráis de laca para el pelo dañaban el componente de la atmósfera que nos protege de la radiación ultravioleta solar, las reacciones no fueron de simple incredulidad: un alto cargo de la química DuPont calificó la teoría de “cuento de ciencia ficción”, “montón de basura” y “absoluta idiotez”. Sin embargo, poco después el llamado agujero de ozono pasaba a convertirse no solo en una preocupación global, sino también en uno de los símbolos del activismo verde de los años 80. La rápida reacción para atajar el problema, prohibiendo los compuestos nocivos, representa el mayor éxito logrado por un acuerdo internacional en materia de medio ambiente. Pero también se trata de un ejemplo de cómo el progreso tecnológico busca soluciones más sostenibles a los problemas que el propio progreso tecnológico ha ocasionado.

Las temperaturas más frías en el hemisferio sur durante el invierno, al igual que el año pasado, expandieron el agujero de la capa de ozono por encima de su extensión media habitual. Según los científicos de la NASA, el 7 de octubre el agujero llegó a medir 24,8 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de América del Norte, antes de comenzar a reducirse a mediados de octubre. Probablamente persista hasta noviembre o diciembre.

Esta cifra lo sitúa como el decimotercer agujero más grande desde 1979. No obstante, los científicos resaltan que podía haber sido aun mucho más grande si el Protocolo de Montreal no se hubiese implementado en la década de los 80.

Entre otras cosas, ese acuerdo mundial prohibía a reducir gradualmente el consumo y la producción de los casi 100 diferentes Sustancias que Agotan el Ozono (SAO) de manera escalonada, con diferentes calendarios para los países desarrollados y en desarrollo. Según la Organización de las Naciones Unidas, desde su nacimiento se han eliminado hasta el 98% de las SAO a nivel mundial en comparación con los niveles de 1990 y que, en esencia, podían haber multiplicado por 10 el deterioro de la capa de ozono.

“Si los niveles de cloro atmosférico de los CFC fueran tan altos hoy como lo eran a principios de la década de 2000, el agujero de ozono de este año habría sido mayor en aproximadamente unos cuatro millones de kilómetros cuadrados en las mismas condiciones climáticas”, señala la NASA.

Los investigadores de la NASA y la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos detectan y miden el crecimiento y la ruptura del agujero de ozono con instrumentos satelitales a bordo del Aura, Suomi-NPP y NOAA-20. Mientras, con ayuda de sensores y satélites, el entramado de Copernicus hace lo propio para las administraciones europeas.

Extensión media del aguajero de la capa de ozono entre el 7 de septiembre y el 13 de octubre | Foto: NASA

En el caso de los científicos de la NOAA en la Estación del Polo Sur, una de las redes de monitoreo de ozono a nivel mundial, registran el espesor de la capa de ozono liberando globos meteorológicos que llevan instrumentos de medición de ozono llamados “ozonosondas” que miden las concentraciones variables de ozono a medida que el globo asciende a la estratosfera.

Cuando sale el sol polar, los científicos de la NOAA también realizan mediciones con un espectrofotómetro Dobson, un instrumento óptico que registra la cantidad total de ozono entre la superficie y el borde del espacio conocido como el valor de ozono de la columna total. Este año, los científicos registraron el valor más bajo de ozono en columna total de 102 unidades Dobson el 7 de octubre, el octavo más bajo desde 1986. En altitudes entre 14 a 21 kilómetros, el ozono estuvo casi completamente ausente durante el máximo del agujero de ozono.

Vía: https://www.elagoradiario.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Los bosques acuáticos en China que siguen un singular orden

La superficie verde aterciopelada con mechones Parece una almohada