El cambio climático golpea a Madagascar

El cambio climático golpea a Madagascar

- en Calentamiento global, Derecho ambiental
433
0

El calentamiento global está poniendo en jaque el acceso al agua potable, la biodiversidad y otros recursos vitales de los que depende la población de la isla.

La misma ONU calcula que 30 mil habitantes de Madagascar están experimentando ahora el nivel más alto de inseguridad alimentaria reconocido a escala mundial, llegando al nivel cinco. El tema no solamente se detiene ahí, esto porque la preocupación más grande está en lo que pueda pasar cuando los malgaches enfrenten la «temporada de escasez» de cosecha en los próximos meses, lo que podría generar un aumento en la hambruna aún mayor en el país africano.

Mujeres y niños tienen que caminar durante horas para conseguir comida en medio de la peor sequía en 40 años que sufre Madagascar, que ha esquilmado la parte sur de la isla.

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, ha lanzado esta semana un llamamiento urgente al mundo para que abra los ojos ante la crisis invisible que envuelve al sur de Madagascar, donde comunidades enteras están al borde de la inanición.

«Ha habido una serie de sequías en Madagascar que han puesto a las comunidades a la vanguardia del hambre. Las familias están sufriendo y la gente ya está muriendo de hambre severa», explica Beasley, que achacó la situación a la crisis del cambio climático.

A estas alturas muchos saben y han experimentado la crisis climática. Los efectos se vislumbran en muchas partes del mundo; desde grandes incendios hasta lluvias en glaciares. No obstante, hasta ahora, ninguno de estos fenómenos ha conducido a la vida humana hacia un escenario en extremo crítico, tal como lo vive Madagascar con una hambruna por el cambio climático.

Según anunció la ONU, cerca de 3 millones de personas experimentan las graves consecuencias de dos sequías extremas. Estos fenómenos que se produjeron de manera consecutiva resultan en los peores 40 años de falta de lluvia en la región.

Pero, en cierta medida no es una sorpresa. La hambruna es parte de los desafíos medioambientales a los que nos enfrentamos como humanidad. De acuerdo con el informe liderado por el portavoz del medio ambiente del sistema de las Naciones Unidas (PNUMA) hay una triple emergencia climática que atender, la cual se conforma por pérdida de biodiversidad, contaminación y hambre.

Pero ¿qué significa exactamente la hambruna o qué es?

La hambruna mundialmente se considera una situación de inseguridad alimentaria. Es decir, la incapacidad de un número de personas determinado de acceder a los alimentos y, por ende, morir debido a la falta de ellos.

Una de las causas más comunes de la hambruna es la sequía, la falta de agua para producir siembra o bien para alimentar al ganado. Comúnmente las sequías se producen gradualmente y van anunciando la escasez de agua y por ende el desarrollo del hambre. Aunque, también están las tormentas de arena.

Madagascar, el primer país en sufrir hambruna por el cambio climático

El director del Programa Mundial de Alimentos, David Basley, declaró que Madagascar sufre el primer acontecimiento de hambruna de la historia moderna causado únicamente por el calentamiento global. Lo que revela que la región enfrentará duros momentos de crisis humanitaria.

Al sur de la isla se encuentra Amboasary Atsimo, una ciudad con poco menos de 40,000 habitantes que al día de hoy enfrenta el hambre. La ONU estima que al menos el 75% de la población pasa hambre y alrededor de 14,000 personas se encuentran al borde de la hambruna.

De acuerdo con la Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (CIF), Amboasary se encuentra en el nivel 5 de inseguridad alimentaria. Cabe resaltar que es el nivel más alto definido como catástrofe humanitaria.

La única manera de arreglarlo es volver a equilibrar el planeta. Sabemos que la actividad humana está provocando estos cambios extremos el ambiente. El aumento de las emisiones y la temperatura están llegando a un límite casi irreversible y las consecuencias sólo afectarán nuestra supervivencia.

A diario vivimos distintos fenómenos, pandemias, crisis y sucesos que ponen la estabilidad mundial en peligro. La diferencia entre unas y otras es que para algunas estamos dispuestos a trabajar y evitar sus efectos, pero en el caso de las ambientales, nos negamos a explorar como resolverlas, tal vez porque sus causas nos incomodan o bien porque requieren de un esfuerzo que no estamos dispuestos a otorgar.

Vía: https://ecoosfera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

California busca proteger a las colosales secuoyas combatiendo el fuego con más fuego

Cuando el fuego se acercó hacia la mayor