El cielo nocturno más brillante se conjuga con el tren de satélites Starlink

El cielo nocturno más brillante se conjuga con el tren de satélites Starlink

- en Ciencia, Medio ambiente
656
0

Es relativamente fácil escapar de la contaminación lumínica urbana por cielos oscuros mientras acampa o visita su cabaña, pero las simulaciones muestran que no puede escapar de esta nueva contaminación lumínica satelital en ningún lugar de la Tierra.

El uso inapropiado o excesivo de iluminación artificial puede llegar a tener serias consecuencias ambientales para los seres humanos, la naturaleza y el clima. En la actualidad, la luz artificial provoca que las ciudades brillen quebrando así el equilibro del patrón natural día-noche y alterando el delicado balance del ambiente. 

La “contaminación lumínica” es el exceso o mal uso de iluminación artificial nocturna que impacta en general en los ecosistemas terrestres durante la noche y en particular afecta la visibilidad del cielo nocturno. En este último caso, el problema preocupa a astrónomos profesionales y aficionados de todo el mundo desde hace varias décadas, pero este tipo de contaminación no sólo impide ver las estrellas.

Quién no ha mirado por la noche a las estrellas del cielo en ausencia de nubes y ha visto el paso de un satélite artificial pasando por sus cabezas. Pero no solo eso, en determinadas ocasiones se ven el paso de un tren de satélites asociados a Starlink, actual proveedor de Internet en algunas zonas del mundo.

Hoy en día los satélites Starlink constituyen casi la mitad de los casi 4.000 satélites operativos y son extremadamente brillantes. Su número van en aumento y aunque este sistema tiene sus ventajas, los astrónomos y observadores del cielo y espacio no opinan lo mismo frente a estas megaconstelaciones de satélites.

Las predicciones sobre cómo se verá el cielo nocturno, si las compañías de satélites cumplen con sus planes actuales, no son halagüeñas. Los expertos opinan que debido a la geometría de la luz solar y las órbitas que se han elegido, 50 º al norte, será la parte del mundo más afectada.

Sin regulación, se prevé que pronto uno de cada 15 puntos que puedes ver en el cielo serán en realidad satélites. Esto será devastador para la investigación astronómica y cambiará por completo el cielo nocturno en todo el mundo.

Simulaciones numéricas

Para descubrir qué tan gravemente se verá afectado el cielo nocturno por la luz solar reflejada por las megaconstelaciones de satélites planificadas, los astrónomos construyen modelos informáticos para predecir el brillo de los satélites como se ve desde diferentes lugares de la Tierra, en diferentes momentos de la noche, en diferentes estaciones.

Ciertos modelos utilizan los 65.000 satélites en las órbitas presentadas por cuatro empresas de megaconstelaciones: SpaceX Starlink y Amazon Kuiper (Estados Unidos), OneWeb (Reino Unido) y StarNet / GW (China). Las simulaciones se calibran para que coincida con las medidas del telescopio de los satélites Starlink, ya que son, con mucho, los más numerosos.Las simulaciones muestran que en todas partes del mundo, en cada estación, habrá decenas a cientos de satélites visibles durante al menos una hora antes del amanecer y después del atardecer.

En este momento, es relativamente fácil escapar de la contaminación lumínica urbana por cielos oscuros mientras acampa o visita su cabaña, pero las simulaciones muestran que no puede escapar de esta nueva contaminación lumínica satelital en ningún lugar de la Tierra, incluso en el Polo Norte.

Los lugares más gravemente afectados en la Tierra serán 50 º al norte y al sur, cerca de ciudades como Londres, Ámsterdam, Berlín, Praga, Kiev, Vancouver, Calgary, etc. En el solsticio de verano, desde estas latitudes, habrá cerca de 200 satélites visibles a simple vista durante toda la noche.

Órbitas satelitales saturadas, basura espacial y ausencia de regulación

Cada despliegue de satélites arroja cuerpos de cohetes gastados y otros escombros en una órbita terrestre baja ya abarrotada, lo que aumenta los riesgos de colisión. Parte de esta basura espacial eventualmente regresará a la Tierra, y aquellas partes del mundo con las densidades de satélites aéreas más altas también serán las más propensas a sufrir un impacto literal.

Starlink planea reemplazar cada uno de los 42,000 satélites después de cinco años de operación, lo que requerirá desorbitar un promedio de 25 satélites por día, alrededor de seis toneladas de material. La masa de estos satélites no desaparecerá, se depositará en la atmósfera superior. Debido a que los satélites comprenden principalmente aleaciones de aluminio, pueden formar partículas de alúmina a medida que se vaporizan en la atmósfera superior, destruyendo potencialmente el ozono y provocando cambios en la temperatura global.

Todo esto se produce con una ausencia de una regulación del cielo, especialmente en los satélites de órbita terrestre baja. No existen reglas sobre contaminación lumínica, contaminación atmosférica por lanzamientos, contaminación atmosférica por reingreso o colisiones entre satélites.

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Orquídea ‘fantasma’ la flor que crece en la oscuridad

Científicos descubren cientos de nuevas especies incluyen una