El país más sostenible del mundo continuará perforando en busca de petróleo

El país más sostenible del mundo continuará perforando en busca de petróleo

Noruega es el mayor productor de petróleo de Europa occidental y uno de los principales exportadores de gas del mundo, y tiene el mayor fondo soberano del mundo, con un valor cercano al billón de euros gracias a la riqueza derivada de la explotación de los hidrocarburos.

Las organizaciones ecologistas hace años que reprochan que el país escandinavo siga apostando por el oro negro pese a la crisis climática, y más teniendo en cuenta que Noruega es uno de los firmantes del acuerdo de París. Sin embargo, este compromiso no incluye las emisiones contaminantes producidas por los combustibles fósiles extraídos de su territorio y utilizados por otros, lo que los activistas ecologistas tildan de hipócrita.

Se considera que Noruega es el país más sostenible del mundo y esa reputación es bien merecida. Excepto en un área, donde eso no sucede. El petróleo.

Noruega cuenta con una de las reservas de hidrocarburos más grandes de Europa occidental, siendo el tercer exportador de petróleo del mundo y representando, el sector energético, el 25% de su PIB total. Además, posee otros recursos como energía hidroeléctrica y gas natural. Por todo ello es un país que nos permite crecer y desarrollar nuestros proyectos en las áreas de exploración y producción. Limita al norte con el mar de Barents, al nordeste con Rusia y Finlandia, al este con Suecia, al sur con el estrecho marino Skagerrak y al oeste con el océano Atlántico.

Gran parte de la riqueza de la nación escandinava proviene de sus campos petroleros submarinos y el gobierno de Noruega ha anunciado que continuará sus operaciones de perforación y exploración petrolera en las próximas décadas como parte de sus planes energéticos establecidos en un Libro Blanco recientemente publicado.

“Suministraremos energía al mundo mientras exista la demanda. Por lo tanto, el gobierno mantendrá una política petrolera que facilite la producción rentable de petróleo y gas en el marco de la política climática noruega y nuestros objetivos climáticos”, dijo Tina Bru, ministra de Petróleo y Energía.

“Retener la experiencia y las tecnologías en el sector del petróleo y el gas también es vital para el desarrollo de nuevas industrias y tecnologías como la captura y almacenamiento de carbono, la energía eólica marina y el hidrógeno”, agregó el ministro. “El objetivo principal de la política petrolera del gobierno, facilitar la producción rentable en la industria del petróleo y el gas en una perspectiva a largo plazo, está firmemente establecido”.

Sin embargo, al mismo tiempo, Oslo busca reducir las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero hasta en un 55% para fines de la década y aspira a ser neutra en carbono para 2050.

En otras palabras, el gobierno de Noruega quiere tener su pastel y comérselo también.

Los críticos de la política energética de Oslo señalan que, al continuar exportando petróleo de sus reservas, Noruega seguirá contribuyendo al cambio climático de forma indirecta, independientemente de sus propias emisiones internas.

“El gobierno y la industria noruegos no pueden ignorar la ciencia”, subraya Sandrine Dixson-Decleve, copresidenta del grupo de expertos The Club of Rome.

“Esperamos que Noruega tenga liderazgo y ambición en la transición energética, no complacencia y retroceso. Mirar para otro lado alejará seriamente el creciente impulso político global para cambiar nuestro sistema energético de activos de energía fósil varados hacia energía baja en carbono”, advierte Dixson-Decleve.

Sin embargo, los imperativos económicos en este caso continuarán prevaleciendo sobre las consideraciones ambientales, al menos en parte.

“Si bien Oslo cita regularmente la necesidad de una ‘transición verde’, todavía depende en gran medida de los ingresos del petróleo y el gas para sus finanzas públicas, la balanza comercial (que representa el 42 por ciento de las exportaciones de bienes), el empleo (más de 200.000 puestos de trabajo son directamente o indirectamente vinculado al sector) y para mantener poblada la Noruega rural ”, observa la agencia de noticias Agence France-Presse.

“El oro negro es también la razón por la que los 5,4 millones de habitantes de Noruega tienen hoy el mayor fondo soberano del mundo, con un valor de la friolera de 1,36 billones de dólares (1,13 billones de euros)”, añade.

Sin embargo, es alentador que la producción actual de combustibles fósiles del país disminuya drásticamente en los próximos años. Noruega también hará esfuerzos para que sus operaciones de extracción de petróleo, que ya son las más limpias del mundo, sean aún más respetuosas con el medio ambiente.

“El sector del petróleo seguirá siendo un factor importante en la economía noruega en los próximos años, aunque no en la misma escala que hoy”, dice Oslo. “El gobierno facilitará el crecimiento económico a largo plazo en la industria del petróleo en el marco de nuestra política climática y nuestros compromisos bajo el Acuerdo de París”, agrega.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Yates gigantes provocan grave impacto en el Mediterráneo

Solo en un día, más de 350 yates