El real origen de las auroras boreales

- en Ciencia
5176
0

Durante miles de años, los observadores del cielo ártico se han maravillado de la aurora boreal y se han preguntado de dónde vienen.

El antiguo folclore escandinavo dice que se debe al efecto de un zorro ártico que mueve su cola (Finlandia), espíritus que juegan al fútbol con el cráneo de una morsa (Inuits) o los espíritus del personas muertas (los sami en Suecia), etc.

Los investigadores de la NASA han encontrado una explicación diferente. Es un poco más complicado, pero puede ser correcto.

Nota que te puede interesar: El viento solar y su relación con las auroras boreales

Puedes poner los subtítulos en el idioma deseado.

El viento solar baña el campo magnético de la Tierra, cargando las líneas del campo magnético con plasma electrificado y haciendo que el campo se estremezca y vibre con la energía latente. Así cargada, la magnetosfera de la Tierra cruje con explosiones.

Otra nota muy interesante: ¿En qué países se pueden observar las auroras?

Mira el vídeo, luego lee el resumen a continuación:

Las líneas magnéticas de fuerza se cruzan, cancelan, reconectan y … ¡Bang! La energía magnética se desata, con partículas cargadas que vuelan cerca de la velocidad de la luz. Estas partículas fluyen hacia los polos de la Tierra, encendiendo las Luces del Norte.

Spaceweather.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Adonis, el árbol más viejo de Europa tiene más de 1000 años

Aunque no lo crean en el norte de Grecia vive un árbol que nació hace 1.075 años, se trata de un pino de los Balcanes según informaron a la prensa expertos de la Universidad de Estocolmo quienes junto a investigadores de la Universidad de Mainz en Alemania y la Universidad de Arizona en EE.UU. descubrieron el espécimen único por su antigüedad.