Es viral: dos ballenas de Puerto Madryn y un kayak que deslumbran en la web

Es viral: dos ballenas de Puerto Madryn y un kayak que deslumbran en la web

- en Medio ambiente, Turismo, Vida animal, Video
1136
0

Las imágenes de dos ballenas que se acercan a curiosear y jugar con la tripulante de un kayak en aguas de Puerto Madryn se viralizaron en redes sociales.

La ciudad de Puerto Madryn es uno de los puntos turísticos más importantes y visitados de la costa patagónica. Claro que el principal espectáculo de la zona lo ofrecen “ellas”, las famosas ballenas que con sus colas erguidas saltan sobre el agua para anunciar su presencia anhelada.

 La temporada de ballenas es entre los meses de mayo y diciembre, siendo los mejores meses para el avistaje junio, julio y agosto. En muchos casos pueden verse desde los miradores de la playa El Doradillo o si estás en Puerto Pirámides también podes avistarlas. 

Las ballenas llegan a la costa de Puerto Madryn y Península Valdés durante el mes de mayo y se quedan para reproducirse y alimentar a los ballenatos hasta el mes de diciembre. Aunque la temporada de ballenas varía sus días cada año y no es posible saber con exactitud el momento que van a llegar y partir. También hay que tener en cuenta que las ballenas no arriban o parten todas juntas por tal motivo al principio y al final de temporada hay menos cantidad y se hace más difícil de observarlas.

Las imágenes de dos ballenas que se acercan a curiosear y jugar con la tripulante de un kayak en aguas de Puerto Madryn se viralizaron en redes sociales, luego de que su autor, el fotógrafo Maxi Jonas, las publicara ayer en su cuenta de Twitter.

«Creo que hoy hice el mejor video con drone de ballenas de mi vida», escribió Jonas en Twitter, acompañando una toma aérea de 54 segundos en la que se ve cómo las ballenas juegan con un kayak y su tripulante en las aguas de Puerto Madryn.

«Era una mañana increíble, sin viento, con muchos animales», relató Jonas, fotógrafo de Télam que desde hace años se dedica también a registrar imágenes de naturaleza y es un conocedor del comportamiento de las ballenas.

Jonas contó que en los años que lleva haciendo fotos de la fauna local nunca vio situaciones de peligro para las personas, destacó el «comportamiento amigable de las ballenas» y afirmó que una ley de la provincia de Chubut prohíbe el contacto con los animales. «Pero en este caso fue la ballena la que se acercó al kayak para jugar como si fuera una mascota», dijo.

Las imágenes registradas el martes obtuvieron miles de interacciones en las redes de Jonas, y entre las personas que lo contactaron estuvo Analía Giorgetti, la tripulante de la embarcación que vivió un momento único en un día especial.

«La gente no se acerca a las ballenas sino que las ballenas se acercan a curiosear, aunque nunca me imaginé que fuera a tocar la tabla de esta mujer que después se contactó conmigo por las redes sociales», explicó Jonas.

Las imágenes registradas este martes obtuvieron miles de interacciones en las redes de Jonas y entre las personas que lo contactaron estaba la tripulante de la embarcación que vivió un momento único en un día especial. «Era su cumpleaños y era la segunda vez que se subía a una tabla», relató el fotógrafo.

Giorgetti es abogada y docente de la ciudad que este martes por la mañana sólo tenía un plan: aprovechar el pronóstico del tiempo para empezar a celebrar su cumpleaños junto a una hermana y una amiga, a bordo de su tabla de Stand Up.

Analía vio cómo una de las ballenas se acercaba y de inmediato sacó el remo de agua. «Es lo que hay que hacer para no molestarlas y esperar que ellas pasen tranquilas», contó a Télam.

«En un momento sentí que me tocó y fue entonces que saqué el celular para grabarla cuando pasó por abajo. También me di cuenta que había un drone arriba nuestro», relató sobre el mágico momento.

Cuando llegó a su casa, la mujer se encontró con una cantidad inusual de mensajes entre los que se mezclaban los saludos por su cumpleaños y las felicitaciones de quienes habían visto las imágenes en las redes de Maxi Jonas. «Fue un gran festejo de cumpleaños, eran las 4 o 5 de la tarde y yo seguía con la adrenalina allá arriba», contó.

Giorgetti cree que las imágenes le permitieron «entender la dimensión de lo que había vivido. El fotógrafo captó de una manera mágica el momento. Tal vez eso mismo pasó otras veces, pero no hubo registro».

Por último, la mujer aclaró que se trató de una situación excepcional: «No me gustaría que el golfo se llene de gente que salga a buscar ballenas. Nadie debe molestarlas», concluyó.

Vía: https://www.ambito.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

California busca proteger a las colosales secuoyas combatiendo el fuego con más fuego

Cuando el fuego se acercó hacia la mayor