Este ser es el rey del camuflaje del océano

Este ser es el rey del camuflaje del océano

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas, Vida animal
539
0

Viven principalmente en el Océano Atlántico, aunque se han encontrado ejemplares en todos los océanos.

El Glaucus atlanticus o dragón azul es una babosa marina, un nudibranquio pelágico. A nivel taxonómico es un molusco de la clase Gastropoda, familia Glaucidae y la única especie del género Glaucus.

Prefiere sobre todo las aguas templadas y tropicales por lo que es más frecuente su avistamiento en Mozambique y aguas sudafricanas. Este animal es un molusco que carece de concha, más concretamente es un nudibranquio que técnicamente se denomina Glaucus Atlanticus  y comúnmente Dragón Azul.  Es pelágico, es decir, que vive en alta mar, en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. En realidad parece una de babosa dragón de movimientos divertidos y vivos colores que por su aspecto te puede robar el corazón, aunque esconde un arma oculta, es muy tóxico.

Su camuflaje es una de sus mejores adaptaciones para sobrevivir

El dragón azul habita la parte más superficial del agua, la zona más peligrosa para una presa. En la parte vista desde el cielo son casi invisibles, pues su azul brillante los camufla con el mar siendo exactamente del mismo color que éste y así evita ser vistos por las aves. En su parte inferior son plateados, logrando el mismo efecto de mimetización para que los peces no los vean. En el lomo tiene dos líneas de un azul más profundo que recorren su cuerpo hasta la punta de sus colas. Entre estas dos líneas hay una mucho más gruesa que es de un color azul más claro; en algunos especímenes es del mismo color que el resto de su cuerpo, pero es más claro que las dos líneas anteriormente mencionadas.

Desde la distancia más lejana, el océano resalta como el ecosistema clave del planeta. Un enorme globo azul que alberga la vida más extraordinaria e inspiradora. Acercándonos a sus superficies observamos mares de todos colores; celestes, oscuros e incluso rosas. No obstante, en aquellos que alojan aguas templadas y tropicales encontramos un ser único en verdad: el dragón azul.

Por siglos se ha dicho que el océano esconde criaturas dignas de cuentos mitológicos, pero esas son sólo teorías. Aunque, algunos cuantos han tenido la suerte de encontrarse con seres marinos excepcionales, tales como una mantarraya rosaorcas blancas o bien un dragón azul.

Dragón azul: el rey de la adaptación 

El Glaucus atlanticus, o bien dragón azul, es una babosa marina. Un molusco de la familia Glaucidae que recorre principalmente el Océano Atlántico, aunque se ha encontrado en todos los océanos.

Habitando específicamente la parte más superficial del agua, esta especie podría estar en constante peligro de ser una presa. Sin embargo, cada ser cuenta con una característica muy particular que nos permite sobrevivir con mayor facilidad: la adaptación.

La evolución le otorgó al dragón azul una cualidad clave para sobrevivir, el camuflaje. Gracias a sus distintas tonalidades azules que visten su organismo, esta babosa marina se pierde entre el agua y evitar ser vista por los depredadores en la superficie.

Mientras tanto, los que están debajo de ella -en las profundidades marinas- también son engañados. La parte inferior de su estructura resplandece con un color plateado, el cual imita el brillo provocado entre el agua y el Sol.

Libre como un dragón en el océano

De esta forma, cada parte de su hidroesqueleto (esqueleto líquido) está diseñada para navegar como una burbuja de agua. Inerte entre las corrientes del mar, se mantiene a flote con sus apenas 4 cm de largo y sus extremidades que se abren paso como las ramas de un árbol.

El pequeño dragón azul navega libre por los océanos, aunque si en algún momento te cruzas con él deberás de tener cuidado. Al comer medusas venenosas, este peculiar ser almacena las células urticantes dentro de sus tejidos y lo usan como defensa ante alguna amenaza.

Por esa razón, es mejor contemplar al dragón azul desde lejanía e incluso intentar emular su viaje por el océano. Después de todo, dejarse llevar por el movimiento del mar y el viento puede hacernos reconectar con lo más esencial del planeta: la vida.

Vía: https://ecoosfera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Este es el robot que la NASA lanzará a la Luna en busca de agua

El Rover lunar de la NASA explorará el