Estos peces se convierten en «Hulk» cuando presienten el peligro

Estos peces se convierten en «Hulk» cuando presienten el peligro

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas, Vida animal
533
0

Cuando olfatean el rastro de un depredador experimentan cambios físicos pronunciados, aunque reversibles.

Al pez escorpión se le conoce también como el pez araña o pez león, perteneciente a la familia Trachinidae. El nombre de pez escorpión procede de sus espinas dorsales, anales y pélvicas, que son tóxicas.

El pez escorpión es un pez destinado a moverse en entornos de agua salada, mayormente en las profundidades, lo que le permite estar en el anonimato. Aunque muchos amantes de estos peces quieren tenerles en otros entornos, lo cierto es que no existe un pez escorpión de agua dulce. 

Generalmente suele ser una criatura tranquila durante el día mientras que en la noche se mueve más. De igual manera se recomienda estar alejado de él, ya que se considera una especie peligrosa, carnívora y territorial.

Estos peces se desplazan con total seguridad, probablemente esto tiene relación con sus espinas que poseen un veneno muy peligroso.

Las doradas (Sparus aurata) nadan de un lado a otro en su tanque, la marca amarilla entre sus ojos por la que reciben su nombre parpadea mientras se desplazan. Carlos Díaz-Gil, estudiante de posgrado en LIMIA, el laboratorio de investigación marina y acuicultura de Mallorca en España, agrega algunos cubitos de hielo a su tanque.

El hielo está hecho de agua de un tanque vecino que contiene un pez escorpión negro (Scorpaena porcus, conocido en España como cabracho o escórpena), uno de los temidos depredadores de la dorada. Díaz-Gil sabe que el olor del pez escorpión, solo un rastro de su existencia, probablemente hará que la dorada cambie de manera sorprendente.

Después de un mes, Díaz-Gil mata a unas pocas doradas y las mide. Los cuerpos de los peces se han vuelto más profundos, más grandes desde la espalda hasta el vientre, y más difíciles de tragar para el pez escorpión negro, expandiéndose en lo que parece ser un cambio defensivo natural.

Díaz-Gil esperaba esto, pero lo que realmente quería saber es si esa alteración tenía un costo. ¿Los peces crecieron más lentamente? ¿Podrían reproducirse tan rápido? Y, ¿volverían a sus formas anteriores cuando desapareciera la amenaza?

La investigación de Díaz-Gil, realizada en 2014 y publicada en un reciente estudio, es la primera en mostrar que un pez marino experimenta un cambio físico tan pronunciado cuando se expone a la señal de un depredador, como sus heces u orina. Sería extremadamente difícil probar esto en la naturaleza, por lo que Díaz-Gil realizó su investigación en un laboratorio. Eligió la dorada, ya que es una especie comúnmente producida en la acuicultura. El estudio investigó las consecuencias de ese cambio, demostrando cambios adaptativos que pueden atravesar los peces para sobrevivir.

La mayoría de las especies de peces que los científicos han visto cambiar físicamente en respuesta a los depredadores viven en agua dulce. Un ejemplo notable es la carpa cruciana (Carassius carassius). Este pez se puede encontrar en dos formas diferentes, ya sea de cuerpo poco profundo o de cuerpo profundo; una distinción que incluso Carl Linnaeus, un botánico y zoólogo sueco, observó en el siglo XVIII.

Más recientemente, en 1992, Christer Brönmark, biólogo de la Universidad de Lund de Suecia, demostró por qué existe esta diferencia cuando dividió un estanque lleno de carpas en dos secciones instalando una pared de plástico y luego agregó lucios a un lado. Cuando regresó 10 semanas después, comparó las carpa y descubrió que los individuos que existían con el lucio (los que quedaron, de todos modos) tenían cuerpos mucho más profundos.

El trabajo de Brönmark impulsó a más científicos a comenzar a observar cómo pueden cambiar los peces en respuesta a los depredadores, lo que llevó al descubrimiento de que otras especies también tienen capacidades de transformación. Por ejemplo, la aleta dorsal y trasera de un rutilo (Rutilus rutilus) puede agrandarse cuando se expone a los depredadores, una modificación que le facilita escapar de ellos.

Una perca euroasiática (Perca fluviatilis) puede desarrollar un color más oscuro que la ayuda a camuflarse más fácilmente contra el fondo de un estanque, mientras que la prca sol (Lepomis gibbosus) puede desarrollar espinas defensivas. Es probable que muchas más especies puedan ajustar sus cuerpos de formas igualmente interesantes.

«Los peces son bien conocidos por ser cambiaformas, lo que significa que pueden alterar la forma de su cuerpo durante su vida en respuesta a cambios en su entorno», dice Jennifer Kelley de la Universidad de Australia Occidental, una bióloga que estudia la morfología de los peces, pero que no formó parte del estudio.

Sin embargo, los costos de estos cambios aún se desconocen en gran medida. Las carpas crucianas con cuerpos más profundos tienen más resistencia, por lo que gastan más energía; las hembras no se encuentran con cuerpos más profundos con tanta frecuencia como los machos, lo que podría deberse a que necesitan energía para poner huevos.

En el estudio de Díaz-Gil, sin embargo, no parecía haber un costo detectable para la dorada. La dorada de cuerpo profundo creció tan rápido como los peces que no fueron expuestos al olor del pez escorpión. Eso es particularmente interesante, dice Díaz-Gil, porque muestra «la gran plasticidad y adaptabilidad que tienen los peces sin comprometer los rasgos funcionales».

No solo eso, sino que después de un mes más, Díaz-Gil filtró el agua en el tanque de dorada para que no existiera más olor a cabracho negro. Poco después, la dorada volvió a su forma original, lo que generó dudas sobre cuánto tiempo debe durar una señal antes de que el cambio sea permanente.

Es importante tener en cuenta que no todos los peces, incluso dentro de una misma especie, responden a los depredadores de la misma manera, dice Brönmark. «Algunos expresan esta defensa más que otros», dice. «Los peces son individuos, no son solo un grupo. Todos ellos se comportan de manera diferente a la depredación», ya sean carpas crucianas en un estanque o doradas cambiando su aspecto en un tanque.

Nota: Hulk (llamado La Masa o El Hombre Increíble en muchas de las traducciones al español) es un personaje ficticio, un superhéroe que aparece en los cómics estadounidenses publicados por la editorial Marvel Comics. En sus apariciones de cómic, el personaje es a la vez Hulk, un enorme ser humanoide de piel verde, corpulento y musculoso que posee una gran fortaleza física, y su alter ego el Dr. Robert Bruce Banner (o Dr. David Bruce Banner), un físico físicamente débil, socialmente retraído y emocionalmente reservado, las dos personalidades existentes como independientes y con resentimiento de la otra.

Vía: https://www.vistaalmar.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Curiosidad de primavera: ¿El pelo crece más rápido al sol?

Inicia la temporada cálida, calor, sol y mayor