Europa: aumenta el uso de agua regenerada

Europa: aumenta el uso de agua regenerada

- en Agua, Medio ambiente
420
0

Estudios recientes de la Agencia Europea del Medio Ambiente (Aema) detallan que al menos 12 países tratan más de 90% de sus aguas residuales y que otros tantos lo hacen por encima de la media (76%).

Tras una de las sequías más severas, que tuvo lugar en 2003 y afectó a más de 100 millones de personas y a casi un tercio de la superficie de la UE, con un coste de, por lo menos, 8.700 millones de euros, el Consejo de Ministros de la UE solicitó a la Comisión Europea que tomara medidas para resolver los problemas de la escasez de agua y la sequía en la UE.

Uno de los ejes para mejorar la gestión de los recursos hídricos europeos y prevenir la escasez de agua ha culminado este miércoles con la aprobación definitiva por parte del Paramento Europeo de las nuevas reglas sobre reutilización del agua.

La nueva ley define unos requisitos mínimos a nivel europeo por primera vez para el agua regenerada; por ejemplo, aguas residuales urbanas que tienen que ser tratadas en una planta de regeneración; para su uso agrícola de una manera segura, protegiendo a las personas y al medio ambiente.

Las aguas regeneradas son aguas residuales depuradas que han sido sometidas a un proceso de tratamiento complementario para que puedan reutilizarse en usos que no implique consumo humano. … Determinados usos del agua potable se prohíben durante las sequías; los usuarios de agua reutilizable no sufren esas restricciones.

Con cada año que pasa, Europa mejora en el tratamiento de aguas residuales. Estudios recientes de la Agencia Europea del Medio Ambiente (Aema) detallan que al menos 12 países tratan más de 90% de sus aguas residuales y que otros tantos lo hacen por encima de la media (76%). Lo mejor es que algunos de ellos están alcanzando tasas de calidad muy altas, lo que les está permitiendo dar una segunda vida al agua que limpian.

En este sentido, España se alza como el campeón indiscutible a nivel europeo, al representar 75% del volumen total de agua regenerada de la UE, seguido de lejos por Croacia con un 17% y Chipre con un 3% con un 75%. Sin embargo, eso supone dar una nueva vida para aproximadamente 400 hectómetros cúbicos al año, lo que significa tan solo entre el 7% y el 13% del agua residual tratada en nuestro país.

La mayoría de las empresas de agua no solo están dispuestas, sino que cuentan ya con la capacidad y la tecnología necesarias para aumentar de manera importante la cantidad de aguas regeneradas. Por este motivo, las fuentes del sector apuntan a dos frenos indiscutibles: la gobernanza y la concienciación social, aunque este última parece tambalearse dados los resultados de una reciente encuesta.

Una percepción negativa anticipada del reciclaje de agua, o la reutilización de aguas residuales, se cita con frecuencia como un obstáculo cuando se llevan a cabo proyectos de reciclaje de agua a gran escala. Sin embargo, las encuestas han revelado que el público está más abierto al reciclaje de aguas residuales de lo que históricamente ha creído el sector del agua”, destacan desde el Water Reuse Europe, artífice del análisis junto a la Universidad de Cranfield.

Para llegar a esta conclusión emitieron un cuestionario centrado en el agua reciclada para beber y los nutrientes recuperados para cultivar alimentos a más de 2500 participantes en el Reino Unido, España y los Países Bajos. Los resultados mostraron que en España el 73% de los encuestados apoyó o apoyó firmemente el uso de agua reciclada para beber, en comparación con el 67% en el Reino Unido y el 75% en los Países Bajos.

También observaron un apoyo del 80% cuando fueron preguntados por consumir alimentos cultivados con nutrientes recuperados de las aguas residuales. Heather Smith, profesora principal de Gobernanza del Agua en la Universidad de Cranfield, señala que esto se debe a la percepción de una conexión más cercana entre el agua limpia y las aguas residuales que los nutrientes y los alimentos recuperados.

“Observamos los factores que impulsan las reacciones de la gente y hay una poderosa influencia de lo que llamamos normas sociales. Las opiniones tanto sobre el agua reciclada como sobre los alimentos se vieron fuertemente afectadas por las creencias en sus redes inmediatas”, añade Heather Smith.

Por su parte, Jos Frijns, líder del equipo de gestión y gobernanza de la resiliencia en KWR, explica que la aceptación varía según la confianza establecida hacia la gestora del agua: “Un elemento en la aceptabilidad del reciclaje de aguas residuales se relaciona con la confianza. Confíe en la calidad del agua y la experiencia del personal, pero también confíe en la organización que brinda el servicio”.

“Este nuevo entendimiento ayudará a aliviar la percepción de que el público va a reaccionar mal ante este tipo de esquemas. Sin embargo, tiene que haber una estrategia a más largo plazo de participación pública. Comprender la percepción pública de este tipo de soluciones es solo una parte del rompecabezas”, concluye Heather Smith.

Vía: https://www.elagoradiario.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Cómo se podría bloquear la «Puerta del Infierno» en Darvaza?

Las autoridades del país asiático han decidido que