Faltan las nubes noctilucentes en Antártida. ¿Dónde están?

Faltan las nubes noctilucentes en Antártida. ¿Dónde están?

Faltan las nubes noctilucentes (NLC, Noctilucent clouds) sobre el polo sur. Considérelo la punta del iceberg. ¿Qué ha pasado?

«Normalmente vemos los primeros NLC de la temporada sur alrededor del 21 de noviembre», dice Cora Randall del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado (LASP). «Pero este año, ya es diciembre y todavía estamos esperando».La falta de NLC es solo uno de los curiosos patrones meteorológicos que se están produciendo actualmente en el extremo sur de nuestro planeta.

Qué diferente hace un año. La nave espacial AIM de la NASA tomó estas fotos de NLC sobre la Antártida el 29 de noviembre de 2019 (izquierda) y el 29 de noviembre de 2020 (derecha).

Haciendo una lista:

(1) El agujero de ozono del sur de la Tierra no solo está abierto, sino que también es el más grande que haya existido en diciembre.
(2) El aire sobre la Antártida se encuentra actualmente en niveles récord de frío para esta época del año, el resultado de un vórtice polar helado que se niega a romperse.
(3) En la estratosfera, los vientos del este al oeste a 60 grados sur soplan a una velocidad récord. De arriba a abajo, la atmósfera antártica se encuentra en un estado peculiar.

Lynn Harvey, también en LASP, recopiló estos gráficos del Centro de Vuelo Espacial Goddard que muestran algo de la meteorología inusual:

Arriba: las condiciones actuales están marcadas con un círculo amarillo. El agujero de ozono (izquierda) y los vientos estratosféricos (derecha) están estableciendo récords para esta época del año.

«Según las tendencias, diría que las nubes noctilucentes podrían no aparecer hasta mediados de diciembre, lo cual es bastante inusual», dice Harvey.

Las NLC son las nubes más altas de la Tierra. Se forman cuando en verano volutas de vapor de agua se elevan desde los polos hasta el borde del espacio. El agua que se cristaliza alrededor de motas de polvo de meteorito a 83 km sobre la superficie de la Tierra crea hermosas estructuras de color azul eléctrico , típicamente visibles de noviembre a febrero en el sur, y de mayo a agosto en el norte. Su aparición sobre la Antártida en 2020 ahora está muy atrasada.

¿Qué está causando el retraso? «Supongo que es un acoplamiento océano / atmósfera», especula Randall. » La Niña se fortaleció en octubre, y se sabe que esto afecta la circulación a gran escala en la atmósfera (por ejemplo, Butler et al., 2011 )».

«Este año está volando la escala», dice James Russell, profesor de la Universidad de Hampton, investigador principal de la nave espacial AIM de la NASA , que monitorea las nubes noctilucentes.

Spaceweather.com

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Conoces las nubes actiniformes?. La ciencia explica el raro fenómeno

Desde el suelo, estamos acostumbrados a ver las