Filman a un calamar muy extraño en las tenebrosas profundidades oceánicas

Filman a un calamar muy extraño en las tenebrosas profundidades oceánicas

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas, Vida animal
535
0

Científicos del Schmidt Ocean Institute, a bordo del barco de investigación Falkor se encontraron con una criatura así mientras pilotaban el ROV SuBastian: un calamar de otro mundo, rara vez visto por los ojos humanos, informa Science Alert.

Son muchos los enigmas que rodean a estos moluscos, ya que, al nadar en las profundidades de los mares, no se acercan a la superficie o a las costas, y sus avistamientos son una verdadera rareza. De hecho, cuando son capturados suelen encontrarse en mal estado, moribundos o muertos.

Anatómicamente hablando, los calamares poseen dos branquias, además de un sistema circulatorio totalmente cerrado que hace formar un corazón sistémico y, simultáneamente, dos corazones branquiales. A ello, también se le añade sus 8 brazos y 2 tentáculos, siendo los primeros mencionados la capacidad de albergar músculos y ventosas que, si se arrancan, no vuelven a crecer.

Pero esta parte del mundo sin luz está repleta de vida propia; vida que ha evolucionado para prosperar en estas condiciones, una vida que se parece bastante a cualquier cosa que puedas encontrar en las costas más secas.

Gran parte de esta vida, durante gran parte de la historia de la humanidad, ha sido inaccesible. Ha estado ahí abajo, en la penumbra, haciendo lo suyo. Pero la invención relativamente reciente de vehículos submarinos operados a distancia, o ROV, finalmente nos está abriendo los ojos a este oscuro, extraño y silencioso mundo.

En octubre de 2019, los científicos del Schmidt Ocean Institute a bordo del barco de investigación Falkor se encontraron con una criatura así mientras pilotaban el ROV SuBastian: un calamar de otro mundo, rara vez visto por los ojos humanos. Este género habita en las profundidades mesopelágicas y batipelágicas inferiores del océano, hasta 4.000 metros (13.123 pies) de profundidad, casi completamente fuera del alcance de los rayos del sol.

El Planctoteuthis capturado en las raras imágenes (ahora resurgido por el instituto con motivo de su segundo aniversario) se parece muy poco a lo que esperarías como se viera un calamar.

Tiene una larga y ornamentada cola con muchos apéndices; por el contrario, sus brazos parecen bastante pequeños. En este individuo, la cola está decorada con largas serpentinas azules y células llamadas iridóforos que brillan cuando el calamar se mueve a través del agua.

Estos iridóforos son montones de células muy delgadas que pueden reflejar la luz en diferentes longitudes de onda. Aquí, brillan dorados, reflejando la luz que brilla en los faros del ROV. En las condiciones de penumbra en las que suele vivir el calamar, estas células pueden aprovechar la poca luz que hay disponible para parpadear y destellar, aunque se desconoce el propósito de esto. Podría ser para atraer presas, ahuyentar a los depredadores o comunicarse con otros calamares, o tal vez una combinación.

Este pequeño y delicado género de calamares se conoce en gran parte por muestras extraídas de las profundidades y dañadas en el proceso. Solo hemos visto a Planctoteuthis vivo en su hábitat natural muy raramente, por lo que hay muchas cosas que no sabemos.

Por ejemplo, los científicos han encontrado en las muestras características que generalmente solo se ven en calamares juveniles. Esto sugiere que el género podría ser neoténico o lento para madurar. Tampoco sabemos la razón de las largas y elaboradas colas.

Sin embargo, cuando una criatura no se parece a su especie, es muy probable que se parezca a otra cosa. A esto se le llama mimetismo, y en el reino animal a menudo confiere una ventaja para evitar a los depredadores. Se cree que este Planctoteuthis específico se asemeja a un sifonóforo, un animal compuesto que posee células urticantes y emite luz para atraer a sus presas.

Planctoteuthis podría estar tomando la apariencia de un sifonóforo para tratar de atraer presas similares, pero también para repeler a los depredadores que normalmente estarían preocupados de ser picados por un sifonóforo.

A medida que continuamos sumergiéndonos en las profundidades del océano, solo podemos aprender más sobre estos misteriosos calamares. En 2020 los científicos de Schmidt filmaron una especie diferente de Planctoteuthis y, el año pasado, los científicos del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey también lograron un avistamiento.

Cada expedición nos trae raros avistamientos que nos cuentan un poco más de este inquietante, hermoso y misterioso mundo.

Vía: https://www.vistaalmar.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Yates gigantes provocan grave impacto en el Mediterráneo

Solo en un día, más de 350 yates