¿Hasta cuándo se mantendrá el fenómeno de La Niña?

¿Hasta cuándo se mantendrá el fenómeno de La Niña?

La presencia de patrones asociados a La Niña en el Pacífico eleva las posibilidades de lluvias por debajo del promedio para las principales zonas productivas argentinas.

El impacto de La Niña, que se produce entre cada dos a siete años, se siente en gran parte del planeta bajo la forma de variaciones en la presión atmosférica, los vientos y las precipitaciones, con efectos en general inversos al de otro fenómeno, El Niño. En este caso, se trata del segundo evento consecutivo en menos de un año.

El Niño es un patrón climático que causa un debilitamiento de los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico.

Esos vientos, cuando son normales, arrastran las aguas superficiales desde las costas hacia el océano y esto provoca que las aguas frías de las profundidades surjan allí.

«Los pronósticos indican que la primera mitad de diciembre no contará con el mismo volumen de agua que noviembre«, advirtió el especialista José Luis Aiello, para quien el fenómeno la Niña «sigue activo y diciembre todavía seguirá caracterizado por una oferta de agua muy volátil».

Por cierto, los siete modelos climáticos internacionales examinados por la Oficina de Meteorología australiana, organismo oficial del gobierno de ese país, y quien sigue quincenalmente el progreso de la temperatura del Océano Pacífico, espera un mayor enfriamiento de las temperaturas de la superficie del mar del Pacífico tropical.

En tal sentido, todos los modelos analizados por los australianos evidencian que es elevada la probabilidad de que se alcancen los umbrales de La Niña durante diciembre y enero. De los siete indicadores, tres continúan el evento en febrero, pero en marzo solo un modelo continúa alcanzando el umbral. En general, los modelos anticipan que esta La Niña será de corta duración y de fuerza débil a moderada, aunque hay alguna variación en la fuerza máxima prevista entre los distintos modelos.

“Cabe señalar que la fuerza de un evento no es necesariamente igual a la fuerza de su efecto. Para que 2021-22 se considere un año de La Niña, el evento deberá mantenerse durante al menos tres meses”, advierten los expertos. Y agregan que «los modelos climáticos sugieren que La Niña persistirá hasta finales del verano del hemisferio sur o principios del otoño de 2022?.

En definitiva, la presencia de patrones similares a La Niña en el Pacífico eleva las posibilidades de lluvias por debajo del promedio para las principales zonas productivas argentinas, si bien “Los registros de la última semana de noviembre fueron el broche de oro de noviembre. Los registros variaron entre 15 y 100 milímetros. Las dos zonas mejor provistas fueron el centro de Buenos Aires, superando los 60 milímetros, y el NEA donde Chaco y el noroeste de Corrientes alcanzaron los 100 milímetros”, comenta el consultor Elorriaga acerca del cierre de noviembre. También en las últimas horas se desarrollaron importantes precipitaciones en gran parte de la zona núcleo. Por cierto, en distintas zonas de la provincia de Córdoba se registraron máximos de 42 milímetros en Ordoñez y varias marcas de 10 milímetros y algo más también en otras localidades. Esta madrugada continuaban precipitaciones de marcas variables.

Vía: https://bcrnews.com.ar/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Sólo un espejismo? Surgen dudas sobre el agua del polo sur de Marte

Cuando hace cuatro años la Agencia Espacial de Estados