Histórica plagas de ratones en Australia

Histórica plagas de ratones en Australia

La plaga también está amenazando a la industria agrícola de 51 mil millones de dólares en Australia. 

La plaga de ratones que atacan zonas de Australia se está convirtiendo en una pesadilla, debido a que los roedores amenazan con invadir Sídney, la industria agrícola está sumida en la conmoción y hay informes de que ratones se están comiendo a ejemplares de su misma especie.

Millones de ratones han invadido escuelas, hogares y hospitales en los estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, al este del país, causando estragos y dejando a ciudades enteras asfixiadas por un persistente y penetrante olor. Ahora se informa que se ha visto a ratones comer restos de roedores muertos e incluso hay pronósticos de que podrían llegar a Sídney en cuestión de semanas, a bordo de camiones de carga y cajones de alimento.

Millones de ratones han invadido hogares, escuelas, hospitales y campos de cultivo en los estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, en Australia. La magnitud de la plaga es enorme y está dejando pueblos enteros asfixiados por un persistente olor acre.

Los que más están sufriendo esta plaga, ya considerada como la peor de las últimas décadas y camino a ser la peor de la historia del país, son los agricultores. Los roedores se comen los cultivos de cereal y se cuelan a millares en los silos donde se guarda el grano.

El estado de Nueva Gales del Sur fue una de las zonas más devastadas por los incendios de 2019, también han padecido una intensa sequía en los últimos años e inundaciones. Ahora esta plaga los ha azotado en un momento en que empezaban a remontar. Una situación que los deja al límite.

Los ratones aparecen por todas partes: en alacenas, en los techos y paredes de las casas, también corren por las camas donde viven los granjeros quienes ponen trampas a todas horas y limpiando los cadáveres de los roedores. Así lo demuestran centenares de videos y fotos publicadas en redes sociales.

Las imágenes parecen sacadas de una película, pero los autralianos de esta zona están acostumbrados a lidiar con plagas de ratones. Suelen ser plagas que aparecen una temporada y se desvanece en semanas, pero esta está siendo particularmente alarmante. Afecta al mobiliario y a la maquinaria agrícola porque muerden cables.

El número de ratones se ha disparado este año tras una cosecha abundante la temporada pasada y se está convirtiendo en una historia de terror. Incluso los expertos aseguran que la plaga amenaza con invadir Sydney en cuestión de semanas. Los roedores pueden llegar a la capital montados en camiones de carga y cajas de comida.

Abandono de cultivos

Dado que esta plaga de ratones no muestra signos de disminuir, algunos agricultores han decidido no cultivar sus campos por temor a perder sus plantaciones.

«La gente simplemente está abandonando los cultivos porque piensa: ¿por qué voy a plantar esto si se lo van a comer?», asegura Matthew Madden, presidente del comité de semillas del grupo industrial NSW Farmers.

Algunos cultivos de sorgo cosechados a principios de este año han sufrido daños enormes, que van del 20% al 100% en algunos campos”

Matthew MaddenPresidente del comité de semillas del grupo industrial NSW Farmers

“Algunos cultivos de sorgo cosechados a principios de este año han sufrido daños enormes, que van del 20% al 100% en algunos campos”, asegura Madden, y agrega que los granos almacenados del año pasado, si no se los han comido, han estado sujetos a contaminación por excrementos.

Esta pérdida de cultivos y de grano almacenado en silos genera grandes costes de limpieza para los agricultores o, en algunos casos, la pérdida total porque no son aptos para su venta.

Pero el coste económico no se limita solo a las granjas. También se ha informado de daños a la maquinaria, los hogares y la salud de las personas. Madden, quien recientemente perdió un tractor debido al fuego después de que los ratones mordieran un cable, dijo que la devastación podría costar cientos de millones de dólares.

El número de roedores generalmente comienza a disminuir durante los meses más fríos, pero este año esto no ha ocurrido y la tendencia ha ido en aumento desde el verano pasado. Eso es un problema si los números siguen aumentando por encima del aumento típico durante los meses más cálidos.

Las abundantes lluvias del año pasado, que ofrecieron a los agricultores un respiro después de una sequía prolongada, allanaron el camino para una explosión en el número de ratones.

Vía: https://www.lavanguardia.com/

Con información de: https://www.elfinanciero.com.mx/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Por falta de agua limpia 300.000 niños mueren al año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece