Invasión de jabalíes en Buenos Aires. ¿En que áreas de la provincia se encuentran?

- en Derecho ambiental, Medio ambiente, Vida animal
116
0

Para la sorpresa de los bonaerenses, en las últimas horas se divulgaron informes y evidencia de una plaga de jabalíes en una región de la provincia, provocando alarma entre los vecinos.

La naturaleza puede sorprender de manera grata y al mismo tiempo no, sobre todo cuando aparecen los huéspedes inesperados, en lugares impensados. Esto sucedió en las últimas horas en la provincia de Buenos Aires, cuando se detectó el avance de un cantidad importante de jabalíes, lo que activo el alarma entre los ciudadanos.

Los jabalíes comenzaron a ser avistado al norte de la provincia, entre las localidades de Ireneo Portela (Baradero) y Capitán Sarmiento (ciudad cabecera del partido homónimo) , así lo informó el medio local de Capitán Sarmiento CSHoy24 en las últimas horas.

Más que un dolor de cabeza para muchos, sobre todo para para los productores agropecuarios de la región pampeana, ya que el jabalí es plaga, porque causa estragos en los campos. La especie fue introducida a la Argentina, desde Europa, entre 1904 y 1906, junto con el ciervo colorado por Pedro Luro (1861- 1927) para su coto privado de caza en el sur de Santa Rosa (La Pampa).

Puedes leer: Autorizan la caza indiscriminada de jabalíes en Corrientes

En la Argentina el jabalí europeo se encuentra en 11 Parques Nacionales desde donde se expande a un ritmo alarmante. A mediados de 2020, por ejemplo, el equipo del área de Conservación del Parque Nacional Lanín, en Neuquén, estableció que la distribución de estos animales aumentó más del 30% en el área protegida desde 1985. En el mismo año un estudio que llevó adelante el Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (CEAN), el CONICET y el Parque Nacional Lanín, determinó que los suidos en un período de 10 años avanzaron hacia el este y noroeste de la provincia patagónica, ocupando 2.316 km2.

Con el paso de los años se convirtieron en animales silvestres y el apareamiento con los chanchos hizo que se volvieran cimarrones. En su expansión las piaras, que pueden llegar a alcanzar los 200 ejemplares (el promedio está establecido entre los 5 y los 30 ejemplares), rompen alambrados y atacan al ganado, pero el daño mayor lo hacen sobre los campos sembrados con maíz.

El jabalí europeo es un animal que pesa entre 40 y 90 kilos, aunque puede alcanzar los 150 kg y, excepcionalmente, los 180. La media de vida en estado salvaje está establecida en los 13 años y en cautiverio hasta 20. El color del pelaje varía desde el grisáceo hasta el rojizo, tendiente a volverse más oscuro hacia las extremidades. Las crías tienen unas líneas blancas en el lomo que les sirven para camuflarse. Los machos tienen característicos colmillos codiciados como trofeo de caza.

Debido a los efectos negativos que produce sobre los ecosistemas naturales, los científicos consideran a la especie como una amenaza para la biodiversidad. Es portadora de enfermedades como la brucelosis porcina, la peste porcina clásica y la peste porcina africana, la tuberculosis o la triquinosis.

La entrada de cerdos salvajes a núcleos urbanos importantes de la Península Ibérica, como Barcelona, Oviedo o la misma Madrid, es algo que se viene dando desde hace décadas. El Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) de España, estima que en 2025 su población podría superar los dos millones de ejemplares.

Te puede interesar: Fueron detenidos cuando perseguían jabalíes en helicóptero

Ante este panorama, algunas administraciones españolas comenzaron a subvencionar a los cazadores para controlar las poblaciones de animales, además de ampliar los periodos de caza. La convocatoria proclama que con ella se trata de «disminuir la densidad del animal en el medio y contribuir a la prevención y lucha contra las patologías del jabalí que pueden afectar a las especies ganaderas, especialmente la peste porcina africana, PPA, y la tuberculosis bovina, TB, mediante la caza». Por ejemplo, Cataluña, aprobó el año pasado una subvención para los cazadores de entre 12,50 y 25 euros por cada ejemplar abatido. 

La ciudad de Roma se sumó en las últimas semanas a esta verdadera invasión de piaras. A comienzos de mayo, las comunidades de barrios del norte de la capital italiana, resolvieron autoproclamar toques de queda nocturnos como medida de protección, con el fin de evitar encuentros con los chanchos salvajes que llegaron a atacar a vecinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El primer lobo ártico clonado fue presentado en China

La compañía ha explicado en un comunicado que