Italia sufre la sequía más grande de los últimos 70 años: las medidas que aplica el Gobierno ante la grave situación

Hacía 70 años que no se observaba una situación de estas características. Italia padece la peor sequía en décadas y para enfrentar la situación, las autoridades decidieron aplicar una serie de medidas, con el objetivo de hacerle frente a la gravedad del hecho.

Los problemas alimentarios y energéticos ya se empezaron a notar, debido a la caída del nivel del agua en el río más grande de esa nación. E Río Po, de unos 650 kilómetros de longitud sustenta los polos industriales del país, y, ahora, su nivel es tan bajo que todo, desde la producción de vegetales hasta la energía hidroeléctrica y la pesca, se ve perjudicado. 

Los satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) han mostrado como su caudal se está secando debido a la ausencia de lluvias en los últimos 110 días, de nieve en los Alpes y las altas temperaturas.

Por caso, en el norte del país, ciudad de Castenaso, las autoridades debieron tomar una medida extrema, para apuntar al ahorro del agua en la ciudadanía. 

Por un lado, está prohibido el riego de huertas y jardines entre las 8 y las 21 horas. Mientras que los peluqueros tienen prohibido hacer un segundo lavado de cabello a sus clientes, a fin de ahorrar agua en medio de la severa sequía que golpea especialmente al centro-norte de Italia.

Según el alcalde Carlo Gubellini, «entre peluquerías y barberos tenemos una decena de salones. Si multiplicamos el agua utilizada para cada cliente, estamos hablando de miles de litros por día». 

En la ciudad viven poco más de 15.000 personas y el funcionario evalúa que «de un grifo abierto fluyen al menos 13 litros de agua por minuto. Por lo tanto, hacen fatal por lo menos 20 litros para enjuagar el cabello de una persona dos veces. Ya no nos podemos permitir esto«, remarcó. 

En la capital regional, Milán, ordenaron el cierre de todas las fuentes -excepto las que cuenten con fauna y flora-, se terminó con el riesgo por aspersión del césped y obligaron a las tiendas a limitar el aire acondicionado y a cerrar sus puertas para ahorrar también energía.

Por último, la alcaldesa, Rosa Piermattei, sugiere usar el agua de cocción de la pasta para limpiar los platos y cubiertos, según se lee en su ordenanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Advierten por las consecuencias del cambio climático en Argentina

Para los especialistas, estaríamos frente a la tercera