La Amazonia ardió con 33.316 focos de incendio en agosto

Año tras años los incendios en la Amazonia de Brasil se comen miles y miles de hectáreas, sumado a la indiscriminada tala, la deforestación gana terreno. Solo en el mes de agosto de 2020, se registraron miles de incendios en la región verde más grande del planeta.

Los incendios que cada año se registran en el pulmón verde el planeta, son intencionales, de índole política y comercial. Para satisfacer la alta demanda de los mercados, la industria brasileña necesita de más espacios y recursos para el ganado. Como consecuencia, se generó más deforestación con el fin de cultivar más soja para exportación (es el alimento de vacas, pollos, cerdos y otros animales que componen la dieta rica en proteína animal).

Con el correr del tiempo se ha analizando el fundamento y la causalidad de los peores incendios en la Amazonia. Se sabe que la quema es una práctica común de agricultores y ganaderos para “limpiar” el terreno. Pero lo más preocupante es que el actual discurso del gobierno brasileño incentiva a la industria ganadera a continuar con su expansión en la selva amazónica.

Los ambientalistas solo observan apesadumbrado el triste panorama, sosteniendo que si esto sigue, más empresas verán en el Amazonas un espacio rentable para sus actividades y como resultado podrían desatarse más incendios en los próximos años.

Puedes leer: Estos fenómenos influyen en la propagación de incendios

Según los datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), se detectaron el mes pasado 33.116 focos de incendio en la Amazonia, frente a los 28.060 de agosto de 2021. Durante la jornada del 22 de agosto, al menos 3.348 incendios fueron registrados, una cifra diaria sin precedentes desde septiembre de 2007.

El número es tres veces superior al registro del 10 de agosto de 2019, conocido como el «Día del fuego», cuando agricultores brasileños lanzaron una gran operación de quemas en el noreste del país y el humo llegó hasta San Pablo, a unos 2.500 kilómetros de distancia, indicó la agencia de noticias AFP.

Entre enero y agosto, el INPE detectó un total de 46.022 focos de incendio, un aumento del 16% respecto al mismo periodo de 2021. En tanto que, en el mes de agosto, que suele ser el más crítico en términos de incendios en plena estación seca, la Amazonia nunca había ardido tanto en 12 años.

Desde 2010, las cuatro peores cifras en un mes de agosto (30.900 en 2019, 29.307 en 2020, 28.060 en 2021 y 33.116 en 2022) coincidieron con los cuatro años de mandato de Jair Bolsonaro, consignó AFP.

«Este aumento descontrolado de los incendios en los últimos cuatro años está estrechamente relacionado con el aumento de la deforestación«, señaló Mariana Napolitano, integrante del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés). Y agregó: «La Amazonia es una selva tropical húmeda y, al contrario de lo que ocurre en otros biomas, el fuego no surge espontáneamente. Los incendios siempre están vinculados a la acción humana«.

Seguir leyendo: La deforestación de la Amazonía brasileña creció un 32% en julio

Según los expertos, los incendios son causados principalmente por agricultores que «limpian ilegalmente la tierra quemando la vegetación», en un contexto en que la deforestación también está en su punto más alto en Brasil.

Con información de: https://www.ambito.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La erupción del Mauna Loa cambia el color el cielo en Hawaii

 El cielo puede menguar su color de manera