La Antártida en grave peligro

La Antártida en grave peligro

La Antártida, la última verdadera naturaleza salvaje del mundo, ha estado protegida por un tratado internacional durante los últimos 60 años. Pero no ocurre lo mismo con la mayor parte del océano que lo rodea. Solo el 5% del Océano Austral está protegido, lo que deja los puntos críticos de biodiversidad expuestos a las amenazas de la actividad humana.

La Península Antártica Occidental, la parte más septentrional del continente y una de sus regiones con mayor biodiversidad, es particularmente vulnerable. Enfrenta las amenazas acumulativas de la pesca comercial de krill, el turismo, la expansión de la infraestructura de investigación y el cambio climático.

En un artículo publicado en Nature, nos unimos a más de 280 mujeres en STEMM (ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y medicina) de la iniciativa de liderazgo global Homeward Bound para pedir la protección inmediata del medio marino de la península, mediante la designación de un área marina protegida.

Nuestro llamado llega antes de una reunión, prevista para los próximos quince días, del grupo internacional responsable de establecer áreas marinas protegidas en el Océano Austral. Instamos al grupo a proteger la región, porque los retrasos podrían ser desastrosos.

Amenazas en la península

El Océano Austral juega un papel vital en la disponibilidad y seguridad alimentaria mundial, regula el clima del planeta e impulsa las corrientes oceánicas globales. El hielo que cubre el continente almacena el 70% del agua dulce de la tierra.

El cambio climático amenaza con deshacer el ecosistema del Océano Austral, ya que las especies magníficamente adaptadas al frío luchan por adaptarse a temperaturas más cálidas. Los impactos del cambio climático son especialmente insidiosos en la Península Antártica Occidental, uno de los lugares de la Tierra que se calienta más rápido. En febrero, las temperaturas alcanzaron un récord: un agradable 20,75 ? .

La península es también la parte más visitada de la Antártida, gracias a su fácil acceso, su espectacular belleza, su impresionante vida salvaje y sus ricos ecosistemas marinos. El número de turistas se ha duplicado en la última década, aumentando el riesgo de introducir especies invasoras que viajan en el equipo de los turistas. Más de 74.000 pasajeros de cruceros visitaron el año pasado, frente a los 33.000 de la temporada 2009-10.

La expansión de la infraestructura para dar cabida a los científicos y la investigación, como edificios, carreteras, almacenamiento de combustible y pistas de aterrizaje, también puede representar una amenaza, ya que desplaza la biodiversidad antártica local. Dieciocho países tienen instalaciones científicas en la Península Antártica, la mayor concentración de estaciones de investigación en todo el continente. Allí hay 19 bases de investigación permanentes y 30 estacionales.

Otra gran amenaza para la biodiversidad en la península es la pesca comercial del krill antártico, un pequeño crustáceo parecido al camarón que es la piedra angular de la vida en esta región.

Piedra angular de la vida en la Antártida

El krill es la base de la cadena alimentaria en la Antártida, con ballenas, peces, calamares, focas y pingüinos Adelia y papúa que se alimentan de él. Pero a medida que la capa de hielo marino disminuye, más barcos de pesca industrial pueden invadir las zonas de alimentación de pingüinos, focas y ballenas, actuando efectivamente como un superdepredador competidor del krill.

En los últimos 30 años, las colonias de pingüinos Adelia y de barbijo en la Península Antártica han disminuido en más del 50% debido a la reducción del hielo marino y la captura de krill. La pesca comercial de krill antártico se basa principalmente en suplementos dietéticos de omega-3 y harina de pescado. La pesquería en las aguas de la Península Antártica Occidental es la más grande del Océano Austral.

¿Cómo lo salvamos?

La captura de krill aquí se ha más que triplicado de 88,800 toneladas en 2000 a casi 400,000 toneladas en 2019, la tercera captura de krill más grande de la historia y un volumen no visto desde la década de 1980.

Para salvar la Península Antártica, uno de los pasos críticos es proteger sus aguas y su fuente de vida: ese krill antártico diminuto, pero de crucial importancia. Esto se puede hacer mediante el establecimiento de un área marina protegida (AMP) en la región, que limitaría o prohibiría actividades humanas como la pesca comercial.

En 2018 se propuso por primera vez una AMP alrededor de la península, que cubre 670.000 kilómetros cuadrados. Pero la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (la organización responsable de establecer AMP en el Océano Austral) aún no ha llegado a un acuerdo al respecto. El AMP propuesto es un excelente ejemplo de equilibrio entre la protección del medio ambiente y los intereses comerciales.

El área se dividiría en dos zonas. La primera es una zona de protección general que cubre el 60% del AMP, diseñada para proteger diferentes hábitats y vida silvestre clave y mitigar las amenazas específicas del ecosistema derivadas de la pesca.

La segunda es una zona de pesca de kril, lo que permite un enfoque de manejo preventivo para la pesca comercial y mantiene abiertas algunas áreas de pesca. El AMP propuesto se mantendría durante 70 años, con una revisión cada década para que las zonas se puedan ajustar para preservar los ecosistemas.

No más demoras desastrosas

La comisión está formada por 25 países y la Unión Europea. En su próxima reunión, el AMP propuesto será nuevamente considerado. Otras dos propuestas importantes de AMP también están sobre la mesa en la Antártida Oriental y el Mar de Weddell.

De hecho, durante ocho años consecutivos, la propuesta de un parque marino en la Antártida oriental ha fracasado. Retrasos como este son potencialmente desastrosos para el frágil ecosistema.

Proteger la península es la prioridad más urgente debido a las crecientes amenazas, pero la comisión debería adoptar las tres para cumplir con su compromiso de 2002 de establecer una red de AMP en la Antártida.

Si se establecieran los tres, se protegerían más de 3,2 millones de kilómetros cuadrados del Océano Austral, lo que le daría a la biodiversidad una oportunidad de luchar contra las amenazas crecientes de la actividad humana en la región.

Vía: Noticiasambientales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Existen alimentos que están en riesgo de desaparecer por el cambio climático

Una reciente investigación encontró que las especies silvestres