La capa de hielo de Groenlandia recibió lluvias históricas

Los grandes deshielos en Groenlandia y en otras partes del mundo se han vuelto cada vez más más frecuentes como parte de los efectos producidos por el cambio climático, a lo que también se le suman lluvias en regiones impensadas.

Unos científicos detectaron, por primera vez desde que se tiene registros, que el 14 de agosto de 2021, cayó lluvia en el punto más alto de la capa de hielo de Groenlandia. La enorme capa de hielo de de la región solía ser demasiado fría para que cayera algo más que nieve, pero ya no.

Los expertos, que le atribuyeron el inusual acontecimiento a la crisis climática, detectaron las precipitaciones en forma de agua el pasado 14 de agosto a una altura de 3.216 metros sobre el nivel del mar, luego de que la temperatura del aire se mantuviera por encima del punto de congelación durante nueve horas.

A pesar de que en este sorpresivo momento no contaban con herramientas para medir la cantidad de agua caída, los investigadores calculan que durante estos calurosos días se liberaron alrededor de 7.000 millones de toneladas de agua.

Te puede interesar: Profundos agujeros en el hielo de Groenlandia

¿Qué causó esta lluvia extrema y cómo afectó al hielo?

Investigadores del Departamento de Glaciología y Clima del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS, siglas en inglés), en colaboración con colegas de Francia y Suiza, analizaron estas preguntas y encontraron las respuestas.

No solo llovió en Summit Camp: la lluvia se midió con nuevas estaciones meteorológicas automáticas colocadas en la capa de hielo por los proyectos de monitoreo de la capa de hielo de GEUS, PROMICE y GC-Net.

Al estudiar datos detallados de estas estaciones junto con mediciones de reflectividad superficial, o albedo, de la misión satelital Copernicus Sentinel-3 e información sobre patrones de circulación atmosférica, los investigadores descubrieron que la lluvia había sido precedida por una ola de calor en una época del año en que el deshielo estacional generalmente se está desacelerando.

Seguir leyendo: Groenlandia: detectan una fuente de calor anómala bajo la capa de hielo

No fue la lluvia

«Resulta que la lluvia en sí misma no fue el factor más importante«, dice el profesor Jason Box de GEUS y autor principal del artículo que informa sobre sus resultados, que ha sido aceptado para su publicación en Geophysical Research Letters.

Hay una ironía. No es realmente la lluvia lo que dañó la nieve y el hielo, es el efecto de oscurecimiento del agua derretida y cómo el calor del evento borró la nieve que había superpuesto al hielo más oscuro en el tercio inferior de la capa de hielo.

“ Ríos atmosféricos inusualmente cálidos barrieron Groenlandia a fines de los meses de verano, trayendo potentes condiciones de deshielo cuando la temporada de deshielo estaba llegando a su fin”.

De hecho, este aumento repentino del derretimiento del hielo en la superficie de Groenlandia podría haber ocurrido sin que la lluvia tocara el suelo.

El principal culpable fue el propio calor, que derritió y eliminó por completo la superficie de la nieve, cambiando así el albedo de la superficie, que en griego significa ‘blancura’, de modo que la nieve y el hielo de Groenlandia absorbieron más rayos solares.

Los investigadores descubrieron que, entre el 19 y el 20 de agosto de 2021, este derretimiento provocó que la altura de la capa de nieve de la capa de hielo cerca de Kangerlussuaq retrocediera en la elevación en la friolera de 788 metros, la línea de nieve retrocedió, exponiendo una amplia área de hielo desnudo oscuro.

En circunstancias normales, la nieve cubriría y aislaría este hielo, pero la nieve se derritió repentinamente y expuso el hielo al calor, lo que provocó que se derritiera aún más.

Desde 2017, el profesor Box y sus colegas han estado monitoreando constantemente estas dinámicas de fusión con datos de la misión Copernicus Sentinel-3 como parte de su investigación respaldada por el programa Earth Observation Science for Society de la ESA.

Descubrieron que se había expuesto más hielo desnudo en un día del 19 al 20 de agosto que en cualquier otro día desde que comenzó su investigación.

¿Entonces, qué significa esto?

Los autores concluyen que la ola de calor que causa el evento de lluvia sirve como un excelente ejemplo de ‘retroalimentación de albedo de fusión que amplifica el impacto de fusión de la perturbación de fusión inicial‘.

Además de lo obvio y las preocupaciones de hacer que la capa de hielo se derrita más rápido mientras esto sucedía, estudiar el evento utilizando mediciones detalladas de la red de estaciones meteorológicas automáticas en el hielo instalada por GEUS junto con mediciones de los satélites Copernicus Sentinel-3 en el espacio ayuda comprender los procesos exactos y la dinámica de cómo se derrite el hielo.

A pesar de que la lluvia fue un shock y un hito en la historia del clima, los investigadores sabían que ocurriría tarde o temprano, dado el aumento de las temperaturas del Ártico.

Por lo tanto, el profesor Box y los coautores alientan la investigación para profundizar en el funcionamiento de los ríos atmosféricos y no solo en las precipitaciones.

Concluyen que comprender la frecuencia de las olas de calor parece ser un objetivo de investigación más importante que la precipitación líquida que las olas de calor pueden producir o no.

Esta investigación fue apoyada por el programa Earth Observation Science for Society de la ESA .

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Vídeo: Así viven los bichos que tenemos en el rostro y que no vemos

Los ácaros en la cara son tan sutiles