La épica migración 2021 de las mariposas monarca

La épica migración 2021 de las mariposas monarca

El patrón migratorio de las mariposas monarca es el más evolucionado de todas las especies conocidas de su tipo: vuelan hasta 2,500 millas (más de 4,000 km) desde Estados Unidos y Canadá, donde se reproducen, hasta los bosques del centro de México, donde hibernan.

La mariposa monarca es un lepidóptero de la familia Nymphalidae. Su nombre científico Danaus plexippus, que puede traducirse como “transformación” y “dormilón”, haciendo alusión a la metamorfosis de la mariposa y a la hibernación.

La mariposa monarca es una de las mariposas más extendidas por el continente americano, y es única por realizar la larga migración anual a los bosques mexicanos.

Su tamaño oscila entre 9 y 10 centímetros. Los machos más grandes y con una mancha en las alas que no poseen las hembras. Las marcas negras son más pronunciadas en las hembras.

Las migraciones de animales alados a través del globo terráqueo han llamado la atención de las mentes más brillantes del mundo. En su momento, Einstein sugirió una hipótesis de cómo las aves logran atravesar el mundo sin perderse del rumbo. Pero entre las criaturas más pequeñas que atraviesan grandes cantidades de distancia están las mariposas monarca, cuya migración es un épico viaje desde Estados Unidos hasta los bosques de México y que ahora peligra.

Anualmente millones de mariposas monarca orientales atraviesan más de 5 mil kilómetros desde Estados Unidos y Canadá donde se reproducen, hasta los bosques de México, donde llegan para hibernar y resguardarse del crudo invierno de sus regiones natales. Y aunque es una de las migraciones más conocidas, no funciona de manera tan simple. De hecho, sólo una de las cuatro generaciones que se producen durante el año será la que alargue considerablemente su promedio de vida para poder emigrar en un épico viaje que dura cuatro meses.

migración mariposas monarca a México
WWF

La migración oriental de las mariposas monarca

Entre las miles de mariposas que habitan en Estados Unidos, se conocen dos rutas migratorias siendo la oriental la más extensa. Su recorrido es tan impresionante que se le ha considerado como una migración multigeneracional, misma que atraviesa los tres grandes países más al norte de América. Canadá, Estados Unidos y México ven la travesía de estas pequeñas tricolores para lograr la supervivencia de su especie.

La migración comienza con la primera generación que nace al norte de México y al Sur de Estados Unidos, para luego mudarse más hacia el norte. Las mariposas monarca de la segunda generación nace, por lo tanto, en la región central de Estados Unidos y continúan con el viaje de sus progenitoras, yendo más hacia el norte. Colindando entre las fronteras de Estados Unidos y Canadá, en la región más septentrional del hábitat natural de distribución de las mariposas, emerge la tercera generación que alcanza todavía buen tiempo para gestar una cuarta descendencia.

Llegada de la mariposa monarca a México 

Esta última generación del linaje, será la que cargue en sus alas la responsabilidad de supervivencia de toda la especie. Las mariposas recién emergidas de la metamorfosis, asombrosamente ya nacen sabiendo los caminos que deben recorrer para ponerse a salvo. Incluso cuando sus progenitoras han tenido una ruta distinta. De hecho, la responsabilidad es tan grande que alargan su promedio de vida de cinco semanas hasta nueve meses para poder completar la épica travesía.

Los individuos de esta última generación emprenden el vuelo para atravesar casi toda Norteamérica desde Canadá hasta México, donde se resguardarán del crudo invierno de las regiones septentrionales. Serán huéspedes honoríficos en los bosques centrales mexicanos durante cuatro meses, desde noviembre hasta marzo cuando emprendan el regreso más al norte para completar el ciclo.

mapa de migración de mariposas monarca
Monarch Watch

Poblaciones en picada

Conocer el proceso migratorio de las mariposas monarca cambia la visión de cualquier amante de la naturaleza. El poder de supervivencia de la naturaleza es tan grande que da lugar a las más grandes travesías incluso fuera de toda lógica. Pero las mariposas monarca, que son un habitante importante en la región de norte de América, se enfrentan a los latentes peligros que han puesto en riesgo de extinción a estos lepidópteros. Cada año fluctúan los números de las poblaciones de mariposa monarca que visitan México, no obstante, este ha ido decreciendo en los últimos años.

Desde 1997, cuando México registró el mayor número de acres cubiertos por mariposas monarca, el número ha ido cayendo. En aquel entonces se registraron 45 acres donde se instauraron nuestras visitantes aladas. Pero esta cifra se precipitó dramáticamente hasta poco menos de 2 acres entre 2013 y 2014. Desde entonces la cifra ha ido variando y en la actualidad, entre 2020 y 2021, se registraron sólo 5 acres donde las mariposas monarca se instauraron en los bosques mexicanos.

Los peligros que acechan a las mariposas monarca

Las cifras hablan por sí solas. La caída en las poblaciones ha llegado hasta extremos preocupantes que ponen en peligro la supervivencia de una de las migraciones más impresionantes del planeta. Las razones son diversas, pero en su mayoría interviene el hombre, cuya tala desmedida ha ido minando cada vez más los hábitats naturales de la especie. Tanto en Estados Unidos y Canadá, se han reducido las áreas vírgenes para dar paso a monocultivos para sustentar la agricultura industrial. Mientras que en México la tala ilegal es uno de los principales enemigos de los bosques llamados santuarios de mariposas monarca. El cambio climático también forma parte de las razones de riesgo para su supervivencia, como sucede con miles de especies más.

mariposas migracion
WWF

Es imprescindible echar una mirada a cómo nuestras prácticas están afectando a las mariposas monarca. Acciones como consumir responsablemente productos orgánicos, así como verificar la procedencia de lo que consumimos, son importantes. Pero también, plantar flores nativas de la región puede ayudarnos a reestablecer el equilibrio. Con esto ayudas a especies endémicas a continuar con su supervivencia. E incluso a salvaguardar a las mariposas monarca y otros polinizadores como abejorros, colibríes y mariposas. Toda acción suma. 

Vía: https://ecoosfera.com/

Con información de: http://mariposamonarca.travel/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Trabajan para recuperar el Delta del Paraná con la reforestación de especies nativas

Buscan restaurar la región con la plantación de