La gigantesca muralla de polvo del Sahara podría pasar al Pacífico

La gigantesca muralla de polvo del Sahara podría pasar al Pacífico

La vasta irrupción de polvo del desierto del Sahara ya está afectando a zonas del Caribe y sus islas y se dirige al Golfo de México y costas de EEUU.Según informes locales esta irrupción es una de las más espesas, vasta y amplia en décadas en la zona.

La visibilidad se ha reducido por la calima asociada y los problemas respiratorios se acentuarán en las zonas afectadas.

Esta masa de aire cargada de polvo del desierto (aerosoles minerales) es conocida técnicamente como Saharan Air Layer (SAL) o capa de aire sahariana, que suelen ser activas desde fines de la primavera hasta principios del otoño. Se generan en la costa oeste africana y salta al océano Atlántico tropical para cubrir amplias zona.

Ocasionalmente, los viento intensos y persistentes hacen que estas irrupciones amplias puedan recorrer más de 10.000 km y llegar a las costas americanas, dispersándose por el Caribe, Amazonía, Norte América estados del sureste, etc. Esta, en particular, podría saltar incluso a zonas del Pacífico Oriental por la zona de América Central y un ramal del norte podría llegar hasta Canadá, ya muy debilitada. Otro ramal se dirige hacia el norte de América del Sur.

Predicción de polvo sahariano para los próximos días. NASA – GMAO

Una segunda pulsación ha saltado desde África occidental y ya está sobre el Atlántico.

Irrupción histórica

Los científicos apuntan que es una de las más importantes en las últimas décadas y posee un espesor de polvo muy significativo. Las concentraciones asociadas son una de las más altas de partículas de polvo observadas en esa región en al menos los últimos 50 a 60 años, según la Dra. Olga Mayol del Instituto de Estudios de Ecosistemas Tropicales de la Universidad de Puerto Rico. A medida que la irrupción de polvo se desplaza hacia el oeste, las concentraciones disminuyen.

Según la NOAA, la capa de aire sahariana, SAL, se encuentra típicamente entre 1.5km y 6 km sobre la superficie de la Tierra. Se transporta hacia el oeste por los vientos y ondas del este en el Atlántico tropical desde el Océano Atlántico Oriental al Occidental.

Esta irrupción de polvo, junto con otros factores desfavorables, probablemente tenderá a suprimir los desarrollos convectivos y los ciclones tropicales en la zona durante varios días.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Una «mega sequía» bajo la lupa de los climatólogos

Pero la sequía en América del Norte tomó