La grave situación del Río Paraná: calor, sequía y bajo caudal provocan la mortandad de peces y tortugas

La grave situación del Río Paraná: calor, sequía y bajo caudal provocan la mortandad de peces y tortugas

- en Argentina, Fotografías, Medio ambiente
865
0

El calor extremo, las escasas lluvias y el bajo nivel del agua provocan una complicada situación en el río Paraná, un verdadero desastre natural que comenzó en marzo del 2021.

El panorama es desolador. Miles de peces muertos y una población de tortugas acuáticas diezmada es lo que se llega a observar en lagunas internas en el humedal del Delta del Paraná, frente a Rosario.

Desde la organización ambientalista El Paraná No se Toca, definieron a la situación como “alarmante”.“Miles de peces muertos flotan por estas horas en lagunas internas del humedal y la población de tortugas acuáticas prácticamente ha desparecido por la bajante del rio, sequía, ola de calor y extremas temperaturas”, explicó Pablo Cantador.

Además comparó la situación con lo que sucede en la Laguna Paiva, donde el espejo de agua desapareció; y en la laguna Garay, en la localidad de Santo Tomé, que también se está secando.

En Laguna Garay, por ejemplo, ambientalistas de la zona rescataron en los últimos días a cientos de tortugas acuáticas que habían quedado enterradas en el barro.

Cabe destacar que el río Paraná sigue en bajante con niveles que no se registraban desde el año 1944 y sigue descendiendo en varios puertos de Entre Ríos, donde la bajante histórica que comenzó en marzo del 2021 provocó cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social de ciudades que están a la vera del agua.

PARANÁ EN CIFRAS

En Paraná, la capital provincial, el río descendió este miércoles a -44 centímetros (por debajo del nivel del mar), superando las marcas de 1971 (0,50 metros), de 2020 y 1970 (0 metros). Por eso, hay que remontarse a 1944 para registrar una situación peor que la actual, cuando el río marcó -1,40 metros frente a Paraná, al igual que en Diamante (-1,38), Victoria (-41) y en La Paz (-1,11). De esa manera continúa muy por debajo de su nivel de aguas bajas (2,30 metros) y de su altura promedio para enero (3,23 metros) en la capital entrerriana.

Lo que se avizora no es alentador, ya que desde el Instituto Nacional del Agua indican que estos niveles tan bajos se mantendrán hasta marzo inclusive, prevaleciendo una «tendencia desfavorable».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Día de la Educación Ambiental: «Si la humanidad no cambia su conducta, el cambio climático será irreversible»

Como cada 26 de enero, se conmemora un