La lámpara de gravedad: ¡qué pena que no funcione!

- en Energí­as alternativas, Tecnología
284
2

Gravia, la lámpara de gravedad

Clay Moulton diseñó una lámpara que obtendrí­a su energí­a luminosa de la fuerza de gravedad. Su idea obtuvo el segundo premio en la competencia Greener Gadgets Design y su creador recibió 1000 dólares. Pero nadie advirtió -hasta que fue demasiado tarde- que para que la lámpara funcione habrí­a que quebrantar las leyes de la fí­sica.

Gravia, la lámpara de gravedadLa lámpara Gravia es un concepto que Clay Moulton -estudiante de la Universidad Virginia Tech- presentó como tesis de su carrera, y gracias a ello obtuvo la maestrí­a en Ciencias de la Arquitectura. La idea, como la de todos los grandes inventos, es muy simple y atrayente: una lámpara en forma de columna provista de un peso que, al descender muy despacio por su eje central, generarí­a la energí­a suficiente para alimentar una serie de LEDs con una luz difusa de intensidad equivalente a la de una bombilla incandescente de 40 watts.

En el texto de la tesis que acompañaba al plano de su proyecto, Moulton indicó otras cifras que a primera vista resultaban prometedoras. La altura de la lámpara Gravia serí­a de 1.20 metros, el peso tardarí­a unas 4 horas en descender hasta la base y sus 10 lámparas LED de alta intensidad tendrí­an una increí­ble vida útil de unos 200 años.

Estos impresionantes valores seguramente contribuyeron a la notoriedad que obtuvo la lámpara Gravia al ser presentada en diversos certámenes de invenciones. Además del segundo premio del ya mencionado Greener Gadgets Design, la lámpara Gravia obtuvo menciones de honor en otros concursos notables como el célebre Re:Volt, dedicado a premiar emprendimientos energéticos sustentables.

Clay Moulton se apresuró a patentar su invención; sin embargo, ni siquiera intentó construir un prototipo de la lámpara Gravia para comprobar su funcionamiento, ya que este requisito no fue exigido para la presentación de su tesis, ni para patentar el producto, ni para presentarlo en los concursos de diseño. Sólo necesitó mostrar un esquema técnico de su idea para completar el trámite en todos los casos.

La noticia sobre una lámpara que no consume electricidad, que recurre a la fuerza de gravedad como fuente de energí­a y con una vida útil de cientos de años, corrió por la web como reguero de pólvora. Muchos sitios se hicieron eco de los partes de prensa difundidos por las organizaciones de los certámenes, divulgando las supuestas bondades de la lámpara Gravia. Muy poco tiempo después, comenzaron a asomar las primeras demostraciones de incredulidad.

El argumento de mayor peso -literalmente- en contra del funcionamiento de la lámpara Gravia fue demostrado por un gran número de personas. De acuerdo a los cálculos basados en las especificaciones de Moulton, para que la lámpara Gravia pueda funcionar según las leyes de la fí­sica, el peso central deberí­a tener alrededor de cuatro toneladas.

Tal fue la polémica que se formó alrededor de innumerables blogs y sitios web sobre energí­as renovables y tecnologí­as sustentables, que el propio Clay Moulton se vio obligado a publicar su descargo en Pure Energy Systems, uno de los más famosos sitios dedicados a las energí­as alternativas. Allí­ declaró, entre otras cosas, que «luego de consultar a algunos amigos ingenieros, me dijeron que su funcionamiento no era posible con la tecnologí­a LED actual, pero dado el acelerado ritmo de innovación en luces de bajo consumo, la lámpara Gravia podrí­a convertirse en un desafí­o conceptual.»

Luego de disculparse públicamente, Moulton reconoce que equivocarse en un concepto no es algo malo. «De esa manera luego tomamos mejores decisiones, hacemos mejores diseños y llegamos a mejores soluciones.» Como también considera que aunque es imposible que la lámpara Gravia sea capaz de funcionar, espera que ello no sea visto como una falta de legitimidad en el certamen, o en cualquier otra cosa más «real» que el concepto de una lámpara. En consecuencia, Clay Moulton no se siente en la obligación de devolver el premio obtenido, y muchí­simo menos, los mil dólares en efectivo.

Por nuestra parte, creemos que es una verdadera lástima que la lámpara Gravia no funcione; habrí­a sido un objeto muy práctico, útil y decorativo.

2 Comments

  1. martin barbei

    que mamarracho,,,no hay notas mas informativamente interezantes para poner,,,,,,,,Y NO ME SENSURENNNNNNNNNNNN

  2. ¿Pero quien te va a censurar a vos? ¿Vos te crees que todos son como vos, que no tenes el grado de cultura minimo como para saber que esta nota sí­ es interesante. Si hasta se te nota en la espantosa ortografí­a: no sabes ni escribir y pretendes saber si una nota es interesante o no. Tipos como vos llenan los bolsillos de los Tinelli y toda la basura que seguramente encontrarás «interesante». La proxima vez que quieras saber si una nota es interesante, preguntale a nazarena velez, una referente intelectual mas cercana a tu nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El fabricante de lluvias

Hatfield gozaba de cierta celebridad por los resultados