La lechuza vizcachera: la protagonista autóctona de hoy

- en Medio ambiente, Vida animal
841
0

Están entre las aves más vinculadas al arte y cultura en todo tiempo y lugar siendo muy distintas las interpretaciones de su presencia en el campo y ciudades, son muchas.

Por sus hábitos nocturnos, Lechuzas y Búhos son usualmente asociadas a seres malignos. Por sus ojos grandes y mirada penetrante se le asignan facultades de conocimiento y sabiduría; ya los antiguos griegos consideraban como animal sagrado de Atenea a una Lechucita o Mochuelo:

La lechuza vizcachera es una rapaz típica de la Región Pampeana, que construye su nido en madrigueras en el suelo. Dado el impacto negativo de la expansión del cultivo de soja sobre la diversidad de aves, resulta importante estudiar su efecto en la selección y en las características del hábitat a múltiples escalas.

Se estudió el uso del hábitat de nidificación antes y después del brote de la soja de primera y la selección del hábitat de nidificación después del brote de la soja a tres escalas espaciales: nido (hábitat donde la lechuza construye su nido), sitio de nidificación (círculo de radio 50 m) y área de acción (círculo de radio 600 m). Se recorrieron caminos secundarios localizando nidos de lechuzas y establecimos puntos al azar para analizar la selección de hábitat. 

Características del ejemplar

Nombres vulgares: lechuza de las vizcacheras, lechucita pampeana, lechuza de campo.

Se encuentra ampliamente distribuida en el continente americano, desde las planicies del oeste norteamericano hasta Tierra del Fuego, estando ausente sólo en la selva amazónica y las cumbres andinas.

Tiene unos 23 cm de largo. Sus ojos son amarillos, mientras que el color general de las plumas del cuerpo es castaño oscuro moteado de blanco, con pecho y vientre blancuzcos atravesados por barras pardas. Sus patas son largas y la cola es corta. Tiene hábitos terrestres y anida en madrigueras de hasta 2 m de largo bajo tierra. Pueden construirlas, pero por lo general usan las madrigueras abandonadas por otros animales, que a veces amplían. A diferencia de la mayoría de las lechuzas, tiene hábitos diurnos, lo que la hace más conocida por la gente. Se encuentra en paisajes abiertos, tales como pastizales, áreas agrícolas, desiertos o cualquier otra área seca libre de vegetación baja.

Alimentación: consume insectos, reptiles, anfibios e incluso aves y mamíferos pequeños.

Reproducción: La hembra pone de 5 a 9 huevos blancos y redondos. Ella y el macho se turnan para incubarlos. Después de 3 a 4 semanas, los huevos eclosionan y los polluelos emergen. Los padres les ofrecen presas vivas para enseñarles a cazar y matar.

Fotografía de portada y parte del contenido textual: Gabriel Delasala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Córdoba: cambiarán a los caballos de los carreros, por vehículos eléctricos

Innovadora propuesta en Córdoba. Entregan vehículos eléctricos para