La migración de las aves entorpecida por la contaminación lumínica

La migración de las aves entorpecida por la contaminación lumínica

- en Derecho ambiental, Medio ambiente, Vida animal
272
0

Porque las aves migratorias navegan usando las estrellas en el cielo nocturno, brillante luz artificial puede desorientarlos y desviarlos de sus rutas.

Las aves migratorias que realizan sus viajes estacionales dos veces años se enfrentan a muchos peligros. Para las especias que migran durante la noche, la contaminación lumínica en las ciudades se está convirtiendo en uno de ellos, ya que esta puede desorientarlos. Un nuevo estudio examina cómo la luz artificial en la noche y la cubierta arbórea urbana se asocian con la presencia de migrantes nocturnos a través de las estaciones. 

Según la región del mundo, durante el otoño y la primavera, millones de aves migratorias a traviesan el cielo nocturno para completar la migración más larga del año. Pero, a diferencia de otros animales que migran durante el día, las aves se guían por la noche, especialmente por las estrellas. Tal como los navegantes marinos, las aves utilizan los cielos y sus destellos para orientarse. Sin embargo, en un cielo lleno de contaminación lumínica, las señales puede ser confusas.

Las aves migratorias recordamos que millones de especies necesitan ahora de nuestra ayuda para atravesar el planeta. Algunos grupos emiten sutiles sonidos en pleno vuelo para ayudar con la navegación, pero eso no es suficiente para sortear los increíbles rascacielos y las resplandecientes luces de las urbes.

Hace tiempo no había una masiva red de luces eléctricas. Ahora, las cosas han cambiado. Mares de luces artificiales desorientan en pleno vuelo a los millones de aves y esto complica en muchos sentidos la migración.

La aportación de ciudades como Nueva York o Houston ha sido “luces apagadas”. Las urbes se unen para dotar algunas noches de completa oscuridad, ayudar a que las especies eviten el impacto con edificios demasiado luminosos.

Incluso, algunas investigaciones demostraron que las aves producen mucho más sonidos durante su vuelo sobre las urbes. La única explicación sería que en estos puntos requieren mayor comunicación para evitar los inesperados obstáculos. Además, se comprobó que los edificios iluminados causan un mayor número de muertes en las aves.

“Las llamadas de vuelo nocturnas probablemente evolucionaron para facilitar la toma de decisiones colectivas entre las aves durante la navegación”- Benjamin Winger, biólogo evolutivo de la Universidad de Michigan.

¿Cómo ayudar a las aves migratorias?

A pesar de que las llamadas de vuelo parecen ayudar a las aves durante la migración. La realidad es que al llamarse vocalmente unas a otras, las aves pueden confundirse y todo gracias a la luz artificial. Estos destellos no naturales del cielo se convierten en señales confusas y, por ende, en obstáculos muy peligrosos.

“Los individuos desorientados pueden llevar a otros individuos que migran a fuentes de luz artificial”- BW

La contaminación lumínica afecta directamente el curso de las aves migratorias. Miles de especies se estrellan fatalmente con edificios y se confunden con luces artificiales. Y la solución es relativamente simple: apagar las luces exteriores durante la noche.

Podemos salvar a tantas aves con tan sólo presionar un interruptor. Ciertamente el efecto es mucho mejor al apagar grandes complejos como edificios, estadios o construcciones masivas. Incluso, el beneficio para nosotros también podría ser disfrutar de una noche completamente estrellada y fantástica.

Con información de: https://ecoosfera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Es récord: según el Guinness esta es la mayor superficie deforestada

Según el mundialmente conocido libro Guinnes, este año,