La muerte de los árboles baobab

La muerte de los árboles baobab

- en Calentamiento global, Medio ambiente
846
0

Las regiones donde se registró la mortalidad de los baobabs milenarios están entre las de África que más rápidamente han vivido un aumento de las temperaturas.

En Australia, Arabia, India y muchas zonas de África crece el baobab, un árbol que puede vivir cientos de años y alcanzar alturas y circunferencias de hasta más de 30 metros. En el continente africano se le conoce como el árbol de la vida, porque frutos, tronco y cortezas se prestan a múltiples usos. En Occidente, a muchos les sonará por ser citado en el clásico literario El Principito. Una noticia alarmante sobre estas singulares plantas ha despertado la preocupación de los expertos. 

La investigación asegura que cuanto más grandes son los baobabs, más agua necesitan, y que los más antiguos ya están debilitados por la edad. «Es muy probable que una combinación de un aumento histórico de las temperaturas y una fuerte sequía fueron cruciales para provocar el colapso de los baobabs más antiguos y de los más grandes», mantiene.

Dotados de un follaje peculiar, con una estructura robusta y gruesas ramas, los árboles baobab visten los campos de África. Entre todos los arbóreos que pueblan el planeta, se dice que los baobab son el símbolo de la vida, un símbolo que hoy está muriendo.

Recientemente los científicos descubrieron que 9 de los 13 baobabs más grandes y antiguos de África perdieron la vida debido al cambio climático. Las especulaciones apuntan al aumento de las temperaturas, aquel sofocante calor que rodea y asfixia en sequía a estos ancestros.

“Informamos que nueve de los trece individuos más viejos han muerto, o al menos sus tallos más antiguos se han derrumbado y muerto en los últimos 12 años” – Nature Plants

Desentrañando a los ancestrales árboles baobab

El baobab es conocido por ser el árbol más grande y longevo en África. Se suele ubicar en Zimbabue, Namibia, Sudáfrica, Botsuana y Zambia. Desde la lejanía puede lucir extraño, ya que sus ramas se asemejan a raíces revueltas y despeinadas.

Cada ejemplar puede vivir hasta 3,000 años y convertirse en una masiva reserva de agua y frutos para los animales que comparten su hábitat. Sin embargo, la peculiaridad de los árboles baobab se encuentra en sus troncos.

baobab

Científicos descubrieron que cada tronco crece a partir de múltiples tallos centrales. Esto quiere decir que los baobabs son como medusa (en la mitología griega), un solo ser que se compone de varios.

La muerte de los legendarios arbóreos

Una vez que los investigadores captaron los baobabs afectados por el clima, analizaron muestras de diferentes partes de los troncos de cada árbol para determinar su edad. El más antiguo tenía más de 2,500 años y ahora está muerto.

Asimismo, se descubrió que entre los nueve árboles muertos estaban cuatro de los baobabs africanos más grandes. La causa de la muerte, aunque aún no está clara, se sospecha que puede estar ligada a las condiciones climáticas que azotan al sur de África.

Este escenario es aún más alarmante debido a que, de acuerdo con el Parque Kruger, “los baobabs son muy difíciles de matar”. Es posible que algunos se quemen y se despojen de su corteza para producir una nueva.

Sin embargo, cuando los árboles mueren por completo simplemente están podridos desde el interior, colapsan y dejan un montón de fibras sin vida. Por ahora se confirmó la muerte completa de cuatro de los 10 árboles analizados, el resto tan sólo experimenta la muerte de algunas de sus partes. No obstante, es un hecho que los árboles más antiguos del planeta mueren. La razón es de alguna manera obvia, aunque no confirmada: la temperatura de la Tierra se eleva.

arboles baobab

Vía: https://ecoosfera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Curiosidad de primavera: ¿El pelo crece más rápido al sol?

Inicia la temporada cálida, calor, sol y mayor