La pandemia no frena la contaminación del aire

La pandemia no frena la contaminación del aire

Está relacionado al aumento de los problemas respiratorios que afectan a niños y adultos mayores. El confinamiento y las cuarentenas, no logran disminuir del todo los principales gases contaminantes.

Produce inflamación en vías respiratorias, alergias, cambios en los alvéolos pulmonares disminuyendo las defensas a enfermedades respiratorias; además, deteriora la capacidad pulmonar, promueve envejecimiento celular acelerado, distintos tipos de cáncer y Enfermedad Obstructiva Crónica (EPOC). Las emisiones por combustión de gasoil han sido reconocidas como cancerígeno de primera categoría por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer .

La crisis causada por la pandemia no ha frenado el incremento de dióxido de carbono (CO2) -principal responsable del cambio climático- en la atmósfera, y este gas de efecto invernadero ha vuelto a registrar, el pasado mes de mayo, un nuevo máximo histórico.

Los datos se han registrado en el observatorio que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene en Izaña (Tenerife), que ha corroborado en un informe que la crisis desencadenada por la covid-19 no ha frenado el incremento de este gas de efecto invernadero en la atmósfera y que su concentración continúe en aumento y sin cambios respecto a la tendencia registrada hasta 2020.

Los datos ponen de relieve que el pasado mes de mayo se registró un nuevo máximo mensual histórico de concentración de CO2 con 419.7 “partes por millón” (ppm), un valor similar a los 419.1 “ppm” que se registraron en el observatorio de Mauna Loa, en Hawái.

Niveles máximos de CO2

Los datos son aún provisionales, pero los valores definitivos no diferirán mucho, según el informe que ha elaborado el director del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña de la Aemet, Emilio Cuevas-Agulló, quien ha observado que el máximo anual de CO2 se registra siempre en primavera, a finales del mes de abril o principios de mayo.

Tanto los valores diarios de dióxido de carbono registrados en el Observatorio de Izaña durante todo el 2021 como el nuevo máximo mensual alcanzado en mayo demuestran que esa aceleración de la concentración no se ha visto frenada por la crisis económica mundial causada por la pandemia de coronavirus. Algunos estudios recientes han estimado una reducción en torno al 7% de las emisiones de CO2 a nivel global debido a la menor utilización de combustibles fósiles en 2020, en comparación con 2019.

Antes de la actual pandemia ya se habían registrado otras reducciones en las emisiones anuales de dióxido de carbono, como la ocasionada por la crisis económica mundial de 2008, con una disminución porcentual similar a la causada por la crisis actual, según el informe.

En general, los años en los que el crecimiento económico se ha visto frenado por alguna crisis económica, se observa una ralentización en el ritmo de emisiones de CO2 a la atmósfera, pero la concentración promedio anual de dióxido de carbono medida en la atmósfera ha seguido aumentando sin verse afectada por estas variaciones anuales.

Para explicar por qué las disminuciones puntuales de las emisiones anuales de dióxido de carbono no han conseguido frenar la tendencia creciente de la concentración de este gas, Emilio Cuevas ha detallado que esas concentraciones no dependen de las emisiones anuales, sino del total de emisiones que se han ido acumulando en la atmósfera hasta ese momento.

Efectos sobre las emisiones anuales

El informe constata que una reducción puntual de las emisiones anuales no tiene un efecto directo sobre el promedio anual de concentraciones de dióxido de carbono.

La larga vida del CO2 en la atmósfera y las crecientes emisiones registradas durante todo el siglo pasado y el presente justifican que la reducción puntual de emisiones durante la pandemia no haya generado una disminución, ni tampoco una estabilización, en la concentración de este gas en la atmósfera.

Los observatorios de Izaña y de Mauna Loa forman parte del Programa de Vigilancia Atmosférica Global (VAG) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y sus series de datos son empleados en estudios de cambio climático.

Además, el Observatorio de Izaña se encuentra en fase de incorporación a la infraestructura europea ICOS (Integrated Carbon Observation System) para la observación y vigilancia de gases de efecto invernadero por parte de la Comisión Europea.

Fuente: EFE VERDE, https://www.ambientum.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La explosión de una supernova será visible desde la Tierra. ¿Cuándo?

Como cualquier explosión de una supernova, es enorme pero no