La que nunca falla: Lasaña de carne

La que nunca falla: Lasaña de carne

- en Recetas
462
0

Este clásico plato de la cocina italiana nos trae muchos recuerdos de nuestras madres y abuelas, es un plato de esos que reúne a toda la familia en la mesa, que se come directamente de la bandeja recién sacada del horno y que nos da felicidad.

La lasaña es perfecta, además, para preparar en cantidades, congelar y llevar al trabajo o al cole. El relleno puede ser de casi cualquier cosa pero, nosotros, optamos por la clásica lasaña de carne. Una receta fácil y deliciosa para comer en familia. Además es una receta bastante económica y rinde mucho.

Anímate a prepararla en casa y estamos seguros que se convertirá en una de tus recetas favoritas y encima es perfecta como primer o segundo plato, o como plato único para la cena.

Ingredientes de la lasaña de carne

Para 6 personas

  • 750 g de carne picada (cerdo y ternera)
  • 24 placas de canelón o 12 de lasaña
  • 350 g de salsa de tomate casera
  • 200 ml de vino blanco (1 vaso)
  • 1 cebolla
  • 200 g de queso en lonchas
  • 100 g de queso rallado para gratinar
  • Sal, pimienta, aceite de oliva

Para la bechamel:

  • 400 ml de leche
  • 25 g de mantequilla
  • 25 g de harina de trigo común
  • sal, pimienta y nuez moscada

Preparación de la receta

  1. Empezamos por el relleno: colocamos un poco de aceite de oliva en una sartén al fuego y agregar carne picada con sal y pimienta a gusto. Con la ayuda de una cuchara de madera separar y mover la carne a fuego medio. Cuando la carne esté dorada agregamos la cebolla previamente picada a cuchillo. Seguimos removiendo y luego de 4 o 5 minutos al momento que la cebolla se empiece a cocinar añadimos el vino blanco. Con el fuego moderado y el alcohol ya reducido agregamos la salsa de tomate. Remover bien la preparación y dejar hasta que el tomate se reduzca un poco también. Retirar la sartén del fuego cuando consigas la consistencia óptima para tu relleno.
  2. En una olla con abundante agua y un poco de sal cocemos la pasta. Cuando el agua empiece a hervir colocamos las placas una a una.
  3. Para la bechamel derretimos la mantequilla en un sartén y le agregamos una cucharada bien colmada de harina. Tostar un poquito la harina y añadir la leche caliente poco a poco mientras removemos. Le agregamos una punta de pimienta negra, otra de nuez moscada y un poco de sal. Tendrás tu bechamel una vez que empiece a hervir de nuevo.
  4. Quitar el agua caliente de la cazuela y dejar que entre agua fría para que se corte la cocción de la pasta, dejar enfriar las placas sobre un trapo.
  5. Armamos la lasaña colocando unas cucharadas de bechamel sobre la base de la bandeja para que no se pegue la lasaña. Agregamos la primera capa de placas haciéndolas coincidir unas encima de otras para que no se muevan. Encima colocamos una capa de queso y luego una capa de carne. Seguimos con otra capa de pasta y otra de queso y otra de carne. A las capas le podés hacer el relleno que quieras. Finalmente con una capa de pasta terminamos la lasaña y le agregamos bechamel y queso rallado que se derrita bien.
  6. Llevamos la lasaña tapada con papel aluminio al horno sin precalentar. Luego de 30 minutos a 220 grados sacamos la lasaña del horno y con mucho cuidado retiramos el papel de aluminio. Volvemos a introducir la lasaña y la dejamos durante 10 minutos solo arriba para que se gratine la parte superior.

Dos consejos: El primero, cuando vayas a cortar la lasaña para servirla, espera a que se enfríe un poco y se asiente, así te será más fácil cortarla y no se desmoronará; el segundo, cuanto mayor calidad tenga la carne y los tomates que utilices para prepararla mejor será tu lasaña.

Fuente: https://www.annarecetasfaciles.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Termas de Fiambalá: un paraíso en Catamarca

Un paraíso de relax en donde las aguas