Las Bardenas Reales

- en Medio ambiente
890
0

La erosión ha esculpido los montículos de arcilla y formas fantásticas que se admiran en las Bardenas Reales, Navarra, declaradas Parque Natural en 1999 y Reserva de la Biosfera un año después. 

En este territorio despoblado de 45 kilómetros de largo y 24 de ancho, las formaciones más singulares son las columnas puntiagudas –en la fotografía, la de Castildeterra–, que adquieren tonalidades distintas según sea la luz del día.

El pueblo de Arguedas es la puerta a este laberinto de caminos, torrentes secos y vaguadas que se recorren a pie, en bicicleta y en todoterreno. Las rutas conectan los ecosistemas del parque y llevan a lugares como la ermita del Yugo, sobre una loma con vistas, y al castillo de Peñaflor -siglo XII-, vestigio del pasado como enclave fronterizo de este lugar.



Vía: nationalgeographic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Así será el instrumento cazador de asteroides y cometas peligrosos que está creando la NASA

Constantemente, la NASA vigila los objetos rocosos que