Las focas en África ahora se enfrentan a las redes de plástico

Las focas en África ahora se enfrentan a las redes de plástico

- en Derecho ambiental, Medio ambiente, Vida animal
325
0

Las redes de pesca también representan un peligro claro y presente para una variedad de animales, desde delfines hasta tortugas, que a menudo se enredan en ellas y pueden ahogarse como resultado.

El mundo de la pesca, genera 200 millones de empleos y 3 mil millones de personas  dependen del pescado como fuente principal de proteínade personas dependen del pescado como fuente principal de proteína. Con una población mundial creciente, habrá mayor demanda de recursos marinos y por lo tanto, se incrementará el uso de redes pesqueras.

Las redes fantasmas destruyen corales, arrasan con los hábitats de animales sésiles, dañan la vegetación marina, acumulan sedimentos y bloquean e impiden el acceso hacia hábitats nicho de ciertas especies. Las redes fantasma no se descomponen, continúan matando fauna durante décadas…¿entiendes ahora por qué se las conoce como «fantasmas»?.

Además, se estima que el 90% de las especies afectadas por estas «trampas» son comerciales, lo que supone añadir a la pérdida ambiental, la pérdida económica para los pescadores

Algunas especies en peligro de extinción son víctimas de estas «redes fantasma»:  varias especies de aves marinas de interés para la conservación, así como focas, incluyendo la foca monje de Hawái (Monachus schauinslandi) -considerada en peligro de extinción-, ballenas como las jorobadas (Megaptera novaeangliae), tiburones y rayas, así como tortugas marinas. Algunas especies está casi a punto de desaparecer, como las vaquitas, «le deben» en parte a estas redes fantasma el encontrarse en esta situación.

Las redes de pesca desechadas contribuyen a la ya enorme y creciente cantidad de desechos plásticos en los océanos y son una amenaza para los frágiles arrecifes de coral. Las redes de pesca también representan un peligro claro y presente para una variedad de animales, desde delfines hasta tortugas, que a menudo se enredan en ellas y pueden ahogarse como resultado.

Ni siquiera los lobos marinos del Cabo están a salvo de las líneas de pesca y las redes, han descubierto científicos sudafricanos.

Cientos de focas, famosas por su espeso pelaje y que viven en las costas de Sudáfrica y Namibia, se enredan en cables y redes de plástico. Estas líneas y redes pueden causar lesiones graves a los mamíferos e incluso provocar su muerte, dicen los expertos de la Universidad Stellenbosch en Sudáfrica, que examinaron dos colonias salvajes de lobos marinos del Cabo ( Arctocephalus pusillus pusillus ) en Namibia.

“Son animales muy curiosos y juguetones e investigarán objetos en el agua, pero su pelaje grueso y orientado hacia atrás, que los mantiene calientes en el mar, se engancha fácilmente con líneas y correas y evita que se caiga”, observa Simon Elwen, codirector. del Proyecto Delfín de Namibia.

En total, los científicos encontraron 366 casos de enredos entre focas locales con la ayuda de fotografías y binoculares. Es preocupante que sean principalmente los cachorros y los animales jóvenes los que se ven afectados principalmente, ya que a menudo se enredan el cuello en las líneas de pesca.

Redes causan lesiones

Hasta el 8% de los animales jóvenes terminaron sufriendo lesiones “muy graves” antes de que pudieran ser ayudados, escriben los científicos en un artículo . En promedio, aproximadamente una de cada 500 focas dentro de las dos colonias observadas en Namibia se enredó en líneas de pesca y redes, y esa proporción podría empeorar aún más.

“Una vez enredadas, estas focas enfrentan un futuro muy doloroso e incierto: encontrar comida se vuelve más difícil y las heridas pueden volverse profundas y debilitantes, y probablemente causar la muerte en muchos casos”, explica Tess Gridley, codirectora del Namibia Dolphin Project, quien es una profesor del Departamento de Botánica y Zoología de la Universidad Stellenbosch.

Afortunadamente para muchas de las focas afectadas en las dos colonias, los voluntarios locales acuden en ayuda de los animales y retiran las redes problemáticas como parte de un proyecto en curso, lanzado en 2018 por investigadores universitarios y conservacionistas, cuyo objetivo es comprender los impactos de contaminación plástica en los lobos marinos del Cabo en Namibia.

Solo este año, los voluntarios han tenido que desenredar varios cientos de focas de las líneas y redes. “Desde principios de 2021 ya hemos desenredado más de 600 lobos marinos en solo dos colonias. Esta es la punta del iceberg”, lamenta Naudé Dreyer, miembro de la organización sin fines de lucro Ocean Conservation Namibia.

Los desechos plásticos, especialmente las redes y líneas de pesca, están teniendo un efecto cada vez más dañino sobre la vida marina, subrayan los científicos. Las reducciones drásticas en los desechos plásticos pueden ayudar a aliviar las cosas. También lo pueden hacer las iniciativas destinadas a recuperar las redes de plástico arrojadas al mar o dejadas en el agua.

Los cambios en la política podrían ayudar, como incentivos financieros para recuperar líneas, eliminación segura de redes y alternativas sostenibles a los plásticos”, dice Gridley.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Energías renovables: ¿Cuántas existen?

Decimos que una energía es renovable cuando proviene