Las fuertes lluvias inundan viviendas y carreteras en Madrid

Las fuertes lluvias inundan viviendas y carreteras en Madrid

- en El tiempo en el mundo
732
0

Una docena de personas ha sido rescatadas de sus coches en Castellón y 20 vecinos de Tarragona han sido desalojados de sus casas

Los fuertes aguaceros que este miércoles 1 de septiembre cayeron sobre buena parte del centro y el este de la Península han provocado inundaciones en varios puntos, sobre todo de las provincias de Tarragona, Castellón y Toledo, en viviendas o en carreteras. También hay incidencias en las líneas de tren. Renfe ha suprimido cinco Euromed y un Intercity, que transitan entre Barcelona y Alicante. 

En Cataluña, el paso del frente ha dejado 77 litros de agua por metro cuadrado en solo media hora, y ha provocado inundaciones en calles y bajos en las comarcas tarraconenses del Montsià y Baix Ebre. El municipio de Alcanar (9300 habitantes) es el más afectado. Hasta la una de la tarde se acumulaban 167 litros de lluvia por metro cuadrado. La tromba ha provocado el arrastre de vehículos y mobiliario urbano hacia el mar. La N-340 seguía cortada a última hora de la noche en un tramo de 10 kilómetros en las proximidades de la localidad. Bomberos y equipos de emergencias han destinado varias unidades a la zona. El servicio de emergencias 112 había recibido más de 600 llamadas hasta las seis de la tarde por incidencias provocadas por las inclemencias del tiempo.

El servicio de tren entre Barcelona y Valencia sigue parcialmente interrumpido pasadas las 21.30 de la noche de este miércoles. La parte afectada es el trayecto comprendido entre Ulldecona y L’Aldea Amposta.

La tromba ha afectado con “daños materiales graves” al camping Els Alfacs, al sur de Sant Carles de la Ràpita y frente a la abadía del mismo nombre, señala un empleado por teléfono, Su director, Mario Gianni Masià, explica al teléfono que “nunca, nunca, nunca había visto algo igual, la furia del agua era impresionante”. Gianni relata cómo ha visto cómo comenzaba a caer “una tromba de agua repentina, y durante mucho rato, hasta que ha cedido la valla que separa la carretera del camping y el agua ha entrado y ha encontrado su camino”. El agua ha desplazado una docena de bungalows, y los clientes, 70 personas, han sido acogidos en el edificio del bar restaurante. Durante el episodio el agua se ha llevado por delante dos coches y “alguna caravana” al mar. Un hombre que justo estaba en el coche ha sido rescatado en helicóptero y se encuentra en buen estado de salud. Otras dos personas, con dificultades de movilidad, también han sido salvadas en helicóptero.

Camping de Los Alfaques, en Tarragona, tas las lluvias torrenciales.
Camping de Los Alfaques, en Tarragona, tas las lluvias torrenciales. JOSEP LLUÍS SELLART

El director del camping celebra que “los clientes, muchos fijos, han reaccionado con solidaridad, ayudándose unos a otros”. Muchos se quedarán, asegura, y otros se han marchado porque la tromba ha afectado la instalación eléctrica de la zona donde estaban alojados. No hay personas alojadas en pabellones, aunque se han habilitado varios para acogerlas llegado el caso. El jefe de la delegación de emergencias de Terres de l’Ebre, Ricard Expósito, cuenta que el dispositivo de emergencias está integrado por 100 bomberos, 30 mossos, y 19 personas de emergencias médicas, Protección Civil, y Cruz Roja que preparan los lugares para realojar personas, como el centro cívico de Alcanar. “No nos consta personas desalojadas, hay dispositivo preparado, pero no se está utilizando”, especifica Expósito, informa Clara Blanchar.

Entre las personas afectadas por la tromba de agua en el camping estaba Esther, de Barcelona y 59 años, que prefiere no facilitar el apellido para no preocupar a su familia. Es la primera vez que se aloja con su marido en un establecimiento así, y lo ha hecho en un bungalow, que en realidad son apartamentos de estilo ibicenco de dos plantas. “Ha empezado a llover y llover y llover, y el agua se ha acumulado hasta romper el muro y el primer coche que se ha llevado ha sido el mío”, lamenta. Asegura que no se marchará hasta que no rescaten su coche del agua. “Me ofrecen un hotel, pero me quedo aquí hasta que lo saque, aunque no hay agua ni luz”. “Ha sido todo de golpe, tanta agua…” y reconoce que se ha asustado cuando los niños del piso de la planta baja se han puesto a gritar: “Los hemos subido con sábanas”.

A media tarde, el camarero del bar la Bota Mar, en primera línea de playa en Alcanar, Enrique Valencia, relata, más calmado ya que hace unas horas, la angustia que pasó durante la mañana al ver que “después de rayos y truenos muy fuertes ha llegado el agua: muy fuerte y sin parar, sin parar”. “Nunca había visto llover así, soy de México, de una zona donde llueve, pero tanto y tan fuerte, nunca”, asegura al teléfono, mientras la lluvia no cesa. El agua se ha llevado por delante un murete del restaurante, que solo llevaba tres meses abierto, lamenta. La dueña del local, Míriam Ballesi, se había desplazado a Barcelona y todavía no ha podido volver para evaluar los daños.

Núria Ventura, alcaldesa de Ulldecona (6.500 habitantes), relata la jornada mientras confía en “que no llueva más”. En el pueblo han tenido que evacuar a 500 personas del polígono industrial: “Trabajadores que se han quedado aislados porque los accesos estaban cortados. Ahora están ya en casa, solo quedan dos en el pabellón”, indica y agradece el trabajo de voluntarios del pueblo que han sacado a los afectados con vehículos todoterreno. En el pueblo los bomberos han evacuado a una docena de personas en viviendas aisladas, en campos. Ventura espera a mañana para poder acceder a las naves y granjas inundadas y valorar hasta qué punto están dañadas. Además, avisa de que “todos los caminos del término municipal están afectados y todavía no hemos cobrado las ayudas de 2018”.

El Ayuntamiento de la localidad ha pedido ayuda a Cruz Roja, que ha atendido a 20 vecinos afectados por las lluvias. No se han registrado daños personales. Uno de los trenes Intercity quedó bloqueado en L’Aldea Amposta a las 15.30, hasta que casi cuatro horas después ha podido reanudar la marcha.

Tromba en Castellón

La Generalitat ha pedido ayuda a los bomberos de Castellón, que este miércoles trabajan a destajo para responder a los efectos del temporal en la provincia. Alrededor de una docena de personas han tenido que ser rescatadas de sus vehículos por Bomberos y Guardia Civil en la N-238, entre Vinaròs y Ulldecona. A la zona, donde a primera hora de la tarde seguía lloviendo copiosamente, han acudido siete dotaciones de Bomberos de la Generalitat. La carretera permanece cortada en varios tramos a última hora de la tarde. A media tarde, ya concluidos los rescates, las labores se centraban en achicar agua de la calzada.

“Ha sido en dos minutos”, ha relatado Juan Ciudad, al que han tenido que sacar de su coche después de asegurarlo con cuerdas, dada la fuerza del agua que, desbordada de un barranco, ha anegado la carretera. En esos momentos apenas caía agua, por lo que no ha sido una conducción temerosa, sino que la tromba ha llegado por tierra, desbordada, rugiendo. “Hemos pasado miedo, sí. El agua iba subiendo por el coche y mi marido está recién operado”, cuenta Conchita Rollad, quien iba a iniciar are miércoles sus vacaciones. Ellos, como otras cuatro personas de la docena de rescatados, han sido rescatadas y posteriormente trasladadas en la pala de una excavadora hasta un punto seco. Uno de ellos ha tenido que ser atendido por los servicios médicos, informa María Fabra.

Diez kilómetros de carretera cortados

En Castilla-La Mancha, la lluvia ha anegado la carretera TO-23 de acceso al polígono de Toledo en el entorno del Hospital General y numerosos vehículos han quedado atrapados y anegados, informa la DGT. Tres kilómetros de esa vía continúan cortadas a las 22.30 de este miércoles. También la N-301 a su paso por El Toboso presenta dificultades para el tránsito . En Cuenca está transitable con precaución la A-3 en Tarancón y la AP-36 en Las Pedroñeras. A primera hora de la tarde llovía intensamente en la A-4 a la altura de Ocaña y Ontígola, con atascos en ambos sentidos, aunque a última hora de la tarde se restableció el tráfico. ADIF ha interrumpido la circulación en la línea de Alta Velocidad entre Madrid y Toledo por acumulación de agua, y también entre Castillejo y Villasequilla por el mismo motivo. Afecta a los trenes de Media Distancia que conectan Madrid con Jaén y Albacete. En la provincia conquense está suspendida la circulación entre Tarancón y Huete (tramo Aranjuez-Cuenca) y, en Andalucía, entre Gobantes y el Chorro (tramo Bobadilla-Málaga).

Las zonas más afectadas de Toledo han sido los accesos a la ciudad y sus comercios, que han permanecido cerrados desde las tres de la tarde. Ana Isabel Vinuesa, dueña de la cafetería Gredos, en plena avenida Santa Bárbara, afirma que la riada se ha formado en menos de una hora: “De repente las goteras del almacén se han convertido en cascadas de agua y barro. Había medio metro de agua que se ha llevado la terraza”. El arroyo de la Rosa, paralelo a la vía, se había desbordado. Vinuesa añade: “Empecé a gritar por la ventana para pedir ayuda y cubos para achicar el agua. Ha habido un momento de tal impotencia que solo he podido sentarme a llorar”. Después de horas recogiendo y gracias a los vecinos ha conseguido limpiar la mayoría del establecimiento pero asegura que tendrá que reconstruir gran parte del almacén. Algo más de suerte ha tenido Ana Belén García-Pavón, dueña de la tienda de nutrición La Flor de la Alegría, gracias al aviso de una vecina que le recomendó bajar el cierre motor de la tienda: “La lluvia había cortado la luz y nos ha impedido accionarlo. Pero ha vuelto justo a tiempo para impedir que nos inundáramos de agua”, asegura García-Pavón. Tan solo ha tenido que limpiar pocos centímetros de agua que se habían acumulado en la planta baja. El local se inaugura este viernes: “Esta tienda ha sido mi sueño desde hace cinco años. Y pensé que no iba a poder abrir”, concluye García Pavón, que dormirá en la tienda por si vuelven las lluvias.

Cerca de Toledo, en Guadamur, una riada ha anegado sus calles. Coches arrastrados, destrozos en las carreteras e inundaciones de casi un metro de altura es la imagen que ofrece el pueblo, que ha resultado de los más afectados por el temporal. La plaza central ha quedado inaccesible. El temporal ha destrozado grandes fragmentos de asfalto y ha llenado las carreteras de lodo, restos de árboles y piedra arrancada de las paredes de las casas. Los vehículos han quedado bloqueados por el fango arrastrado por las riadas, que han derribado el monolito construido en mitad de la plaza. Los parques han quedado inundados por completo.

María del Sagrario Gutiérrez, alcaldesa durante los últimos 24 años, asegura entre lágrimas que hay más de 200 viviendas afectadas en Guadamur: “Para un pueblo de 1.800 habitantes, lo que ha costado 15 años construir lo ha destrozado en una hora. He nacido aquí y nunca he visto nada parecido”. Lo mismo lamenta Álvaro de la Fuente, vecino de la localidad. Su casa, como la mayoría del pueblo, es de una sola planta. Señala que “todos los electrodomésticos están inservibles” mientras trata de achicar junto a su familia los dos palmos de agua que aún se acumulan en su patio, informa Iker Vega.

En la Comunidad de Madrid, el servicio de emergencias 112 ha gestionado 237 expedientes relacionados con las tormentas hasta primera hora de la mañana, y los Bomberos efectuaron 50 intervenciones por inundación de viviendas y balsas en la calzada. Además de en la capital, los municipios desde los que se recibieron más avisos fueron Alpedrete (al norte de Madrid ciudad), Valdemoro, Parla, Fuenlabrada (al sur) y Rivas-Vaciamadrid (al sureste). Las lluvias han provocado cortes en Metro, Cercanías y túneles de la capital que han complicado la movilidad. En la medianoche de este miércoles quedó activado el aviso amarillo por riesgo de lluvias fuertes en la región, que este jueves es, en la mitad sur, aviso naranja por riesgo importante.

En las carreteras madrileñas la lluvia se ha hecho notar a lo largo de la tarde en la A-3, en Fuentidueña de Tajo, Villarejo de Salvanés, Perales de Tajuña, Arganda del Rey y Rivas-Vaciamadrid. En la A-4, se registraron retenciones en Valdemoro y Pinto, en ambos sentidos.

También en Navarra se han registrado inundaciones. Una fuerte tormenta dejó caer más de 40 litros por metro cuadrado en el transcurso de una hora en Tudela y provocó la inundación de calles, zonas bajas y algunos vehículos en algunas zonas de la ciudad. A las 17.40 permanecía cortada la N-121 a la altura de Caparroso.

El fenómeno meteorológico ha venido acompañado también de fuertes aparatos eléctricos. Durante las primeras horas de este 1 de septiembre se han registrado alrededor de 9.000 rayos en toda la geografía peninsular española.

Para este jueves, la Aemet prevé que continúen los chubascos y tormentas localmente fuertes en el interior peninsular y muy fuertes en puntos del valle del Ebro, el sistema Ibérico, centro y este de la meseta sur y en la Comunidad Valenciana.

Vía: elpais.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Receta tentación: Budín de coco y lima

 Hace tiempo tenía ganas de hacer este budín