Las impactantes imágenes de Madrid cubierta de una nube de polvo y con cielo de color naranja

Las impactantes imágenes de Madrid cubierta de una nube de polvo y con cielo de color naranja

Buena parte de España, incluyendo a Madrid, se vio cubierta de una gran nube de polvo de arena que llegó desde el desierto del Sahara, provocando poca visibilidad, autos cubiertos, suelos polvorientos y un cielo naranja a amarronado.

Los especialistas prevén que en las próximas horas lleguen los fuertes vientos calientes cargados de polvo, tanto a los Países Bajos como a Alemania, informó este martes la Agencia Estatal de Meteorología española.

El fenómeno fue caracterizado como «extraordinario con reducciones de la visibilidad muy importantes en amplias zonas de la península», y afecta a «ciudades tan distantes como Granada (sur), Madrid (centro) y León (noroeste)».

Recibe el nombre de España calima, por los fuertes vientos calientes cargados de polvo de arena del desierto del Sahara. Es algo bastante común, sobre todo en el archipiélago atlántico de Canarias, situado en el noroeste de África.

Las postales en Madrid muestran a las claras lo que sucede: vehículos cubiertos de una capa de polvo naranja, pasillos del metro con arena y un cielo teñido de rojo producto de la gran nube de polvo que se esparció en la noche del lunes y este martes en la capital española y otras ciudades del país.

Las partículas más pequeñas quedan suspendidas en el aire debido a la diferencia de temperatura entre el aire caliente en altura y el suelo que se enfría, mientras que las más pesadas caen, según el organismo meteorológico.

Luego, el viento transporta las partículas hacia la península ibérica, donde no se descarta que haya «lluvias de barro» sobre España, que es cuando confluye la calima con las precipitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Esquiar en Argentina: recomendaciones para estas vacaciones si contas con un presupuesto acotado

Desde Mendoza hasta Ushuaia, la nieve ya se